La Plaça Sant Jaume

Seguro que alguna vez, paseando por el centro de Barcelona, habréis pasado por la famosa Plaça de Sant Jaume. La mayoría de la gente sabe que ésta es el centro político de la ciudad y una de sus zonas más transitadas y fotografiadas. La plaza seguramente nos evoca grandes discursos políticos, celebraciones de éxitos deportivos y conciertos. Lógicamente, la plaza no siempre fue como la vemos ahora, pero lo que poca gente sabe, es la historia que se esconde tras dicho lugar.
Para poder emplazar la actual Plaça de Sant Jaume debemos remitirnos a 2000 años atrás, durante la Barcino romana. El sitio donde se encuentra actualmente la plaza era, en esa época, el lugar donde se cruzaban el Cardo y el Decumanus, las dos calles principales de la mayoría de ciudades romanas. Además, se sabe que en el mismo lugar estaban ubicados el forum (que era el centro de la ciudad, donde tenía lugar la vida política, comercial y además estaba geográficamente en el centro de la ciudad) y el Templo de Augusto (lugar de culto religioso, dedicado al emperador fundador de la ciudad, Augusto). Así pues, podemos constatar que ya en época romana era el lugar más importante de la ciudad.

clip_image001

En la imagen se puede apreciar el tamaño que tenía la ciudad romana de Barcino y además vemos, tal y como hemos dicho, las calles Cardo y Decumanus, que atravesaban la ciudad y se cruzaban exactamente donde se ubica la Plaça de Sant Jaume hoy en día.

Cerca de 600-700 años después, la Plaça de Sant Jaume adquirió una forma totalmente distinta. Durante todo ese tiempo, había sido una especie de centro neurálgico para la población, pese a no haber sido pensada para tal fin. En ella se construyeron lo que actualmente es l’Ajuntament de Barcelona, en un emplazamiento casi idéntico al que ocupa actualmente, y la Generalitat, conocida entonces como Diputació del General, que también se ubicó en una zona muy similar a la actual.
Pero lo que poca gente sabe y, a mi parecer, es la característica más sorprendente de la actual plaza es que, en el siglo X ¡se construyó una iglesia! Se la conocía con el nombre de Església de Sant Jaume y además estaba rodeada por un pequeño foso y un cementerio, por lo que prácticamente no había espacio libre en la plaza. La iglesia estaba ubicada exactamente en la parte que actualmente ocupa la fachada del ayuntamiento y llegaba casi hasta la fachada de la presente Generalitat. Por lo tanto, la iglesia cerraba el paso a cualquier calle. La plaza, durante otros 1000 años, dejó de existir como tal.

clip_image002

Posible emplazamiento de la iglesia (al recuadro rojo, hay que sumarle un espacio adicional donde se situaban el foso y el cementerio.)

Muchas son las historias o leyendas que envuelven esta desconocida iglesia, pero una de las más famosas, es la siguiente: si una persona con problemas económicos bajaba la escalinata de la iglesia con el trasero pegado al suelo, su suerte cambiaría y empezaría a acumular riquezas.
Mientras la Església de Sant Jaume permanecía ahí, intacta y magnifica, la ciudad fue creciendo, su población aumentó y, por ende, se incrementó el comercio. A principios del siglo XIX, la ciudad amurallada se había convertido en un lugar superpoblado, oscuro y lúgubre, puesto que algunas calles apenas recibían luz, y sucio, donde la gente vivía cada vez más estrecha. Con ese panorama, el año 1823, el gobierno de la ciudad decidió de forma unánime crear una calle amplia, abierta y sobretodo que travesase casi la totalidad de la ciudad. Esta calle, que actualmente se conoce como Carrer Ferran, era la que debía abrir. Ese mismo año, y tras casi 800 años después de su construcción, la Església de Sant Jaume fue derribada de forma definitiva y, aunque finalmente la gran calle no se abrió hasta 1901, ya jamás se planteó su reconstrucción.
El pequeño templo no pudo hacer frente a la urbanización y al crecimiento. La necesidad de una ciudad se llevó consigo la iglesia y todos sus recuerdos. ¿Quién sabe si en un futuro algún otro edificio será construido en el mismo lugar? De lo que estamos seguros es que jamás se perderá el recuerdo de un edificio que, según se dice, proporcionaba riqueza a los que la necesitaban.

Corregido y editado por: Anna Huguet

Aleix Romea

This entry was posted in Historia and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

3 Responses to La Plaça Sant Jaume

  1. pixets13 says:

    La semana que viene el segundo articulo!

  2. olga says:

    Molt be, es bonic coneixer curiositats de la nostra ciutat !!!

  3. montse says:

    m’ha agradat saber més de Barcelona

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s