Ciclo Kubrick: 2001: Odisea en el Espacio(1)

2001_dvd2

Seguramente el proyecto más ambicioso de Kubrick, tanto en aspectos técnicos como iconográficos. La película que revolucionó el género de la ciencia ficción, dotándola de una dimensión más trascendente e intelectual de la que no gozaba del todo hasta la fecha.

Y es que antes del 1968, la ciencia ficción era considerada por el espectador medio como un género menor y un terreno en que lo que abundaba era la serie b y películas de nivel menor. Y razón no les faltaba con estos prejuicios. Exceptuando películas que esconden mensajes importante detrás, como “El planeta prohibido” (Película que personalmente atraía a Kubrick) o “Ultimátum a la tierra”, la mayoría eran películas arquetípicas en la que personajes, acciones y escenarios se repetían continuamente.

Kubrick empezó a pensar en hacer una película de ciencia ficción sobre el 1964. Como en todos sus proyectos, decidió empaparse del género para tener una visión mucho más cercana y trato de contar con uno de los más grandes novelistas de ese género, como lo era Arthur C. Clarke. Pese a que en un primer momento tenía algún prejuicio contra él (pensaba que sería el típico Hippe escritor que vivía aislado en su mundo) fue seguramente uno de los artistas con quién más congenió. Los eran personas que compartían un carácter muy cercano. Kubrick insistió a la productora en comprar algún que otro pack de cuentos, pero finalmente optaron por una decisión importante. La novela, se escribiría al mismo tiempo que se hacía la película. Hubo algún pequeño conflicto entre los dos en este tema, y es que Kubrick seguramente pretendía estrenar antes la película que el libro (porque, evidentemente recibiría mucha más fama), Clarke se quejaba de que debía estar retardando su libro a propósito.

2001 a

El tono de secretismo se mantuvo durante bastante tiempo. Poco se sabía del proyecto, que en un primer momento no se llamaba así, sino que recibió el nombre de “Viaje más allá de las estrellas”. Pocos actores parecían interesados en la obra, porque la película no prometía demostrar grandes interpretaciones y no había ningún papel principal. De hecho, uno de los personajes que más diálogos ocupa en la pantalla es HAL, el famoso ordenador a bordo de la nave espacial. El escogido para ser su voz fue Douglas Rain, por su tono melancólico y calmado.

Mil veces se cuenta la anécdota de donde viene el nombre de HAL. Kubrick quería nombrar al ordenador con las siglas de una conocida marca tecnológica como lo era IBM, pero se hubo de abstener por razones legales, con lo que decidió escoger las letras que siguientes que corresponden al abecedario.

El rodaje empezó el 25 de diciembre de 1965. Las primeras escenas  en las que vemos a los simios y el ambiente prehistórico están rodadas en un interior y todos los simios son actores disfrazados. Buscaron personal que tuviera unas semejanzas físicas singulares con los simios para que el parecido fuera razonable. De hecho todo este primer apartado de la película está rodado en interiores, exceptuando la mítica escena en la que el simio lanza el hueso al aire y se produce la elipsis más grande de la historia del cine., rodada en unos terrenos cerca de Borehamwood.

Aquí hay una de las anécdotas más curiosas que se han dado nunca en la historia del cine. Kubrick, que cada vez se estaba volviendo más paranoico con los viajes en avión y no gustaba de hacer largos desplazamientos. Encargó a gente para que le buscará lugares en Inglaterra (donde se realizó la película) que tuvieran un clima desertizado. Durante una de las reuniones que tuvo con sus colaboradores, les montó una enorme bronca porque eran incapaces de encontrar las localizaciones que estaba buscando. En ese momento, un joven que no era más que el que repartía el café al personal alzó la voz y dijo saber donde había unas localizaciones parecidas en Inglaterra. Kubrick lo miró y le dijo que si le encontraba el paisaje le demostraría de lo que era capaz. El caso es que ese jove, llamado Andrew Birkin, no tenía ni idea donde podía encontrar un paisaje parecido. Simplemente lo había dicho porque sabía que era su momento. Todos tenemos uno en la vida y el de Birkin pasó en ese instante. Rápidamente llegó a casa y pese a que en un primer momento el nerviosismo podía con él, recordó que de pequeño había visto en un libro de colegio, unas imágenes cercanas a las que Kubrick buscaba. Después de indagar en el libro fue a enseñárselo al director y fotografiar la ambientación. Lo había conseguido y sin apenas cobrar un céntimo. El chico se consiguió la confianza de Kubrick y se convertiría en uno de sus amigos más importantes, trabajando y aportando información para el director, fue él quien visitó el museo de historia natural para obtener información sobre los simios y el que investigó para el trabajo sobre Napoleón que Kubrick no llevo finalmente a cabo.

2001 andrewAndrew Birkin, El joven de los cafés.

Para las escenas que se ambientan en el futuro Kubrick intentaba conseguir una iluminación totalmente resplandeciente y blanca, que no produjera sombras. Aunque para ello necesita tal cantidad de luz y energía que el plató llegó a incendiarse, afortunadamente sin consecuencias para nadie.

Wally Weevers se encargó de los efectos especiales (Kubrick subió a recoger el Óscar de manera más o menos simbólica) y a fe que cumplió su papel. Por otra parte el viaje psicodélico que experimenta Dave fue diseñado por Douglas Trumbull.

Hacia el final del rodaje, la gente de MGM se empezaba a poner nerviosa con el proyecto, viendo que los plazos se atrasaban continuamente. Incluso la gente que trabajaba en la película no tenía demasiada confianza en ella viendo la singularidad de la obra.

Por otra parte la música que forma un elemento básico en la película también tiene una historia muy curiosa detrás. Pese a que el compositor escogido fue Alex North (que ya había trabajado con Kubrick en Espartaco) la película ha pasado a la historia por su mítica inclusión del Danubio azul, el mágico vals de Strauss. North no se enteró de que su música no se había utilizado hasta el mismo día del pase previo de la película, a la productora no le parecía bien que se escogiera música clásica, pero el debate queda claro cuando el propio Kubrick afirmó años más tarde que como los grandes compositores de música clásica no se podía competir. Andrew Birkin le dio la idea de empezar la película con el tema de así hablo Zaratustra, música que sonaba en una serie bélica que daban por aquel entonces.

This entry was posted in Ciclo Directores, Ciclo Directores, Cine and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s