La generación dorada del videoclip (II): Michel Gondry

gondry

La generación dorada del videoclip tuvo a varios representantes que empezaron a desarrollar su talento en la década de los 90. Muchos brillaron en el mundo del cine, pero ninguno tuvo la trascendencia en su mundo anterior como Michel Gondry. De hecho, el francés ha creado un lenguaje tan propio y unas técnicas tan inverosímiles que se le llama “el George Mélies del siglo XXI”.

Gondry es como un chico adulto. Su especialidad es la puesta en escena. Técnicas inverosímiles, creatividad visual, juego con el sonido…muchos son los recursos, sobretodo visuales, con los que el francés deleita a sus seguidores. Pese a la bajada a los abismos comerciales de The Green Hornet, la carrera de Gondry es una maravilla en prodigios técnicos. Y esa capacidad de exploración, ese juego con los recursos…sólo lo puede hacer un niño grande.

El francés se caracteriza sobretodo por su puesta en escena. En el anuncio de Smirnoff, así como en el videoclip de Like A Rolling Stone de los Rolling Stones, inventó la famosa técnica del bullet time. La misma con la que los hermanos Wachowski crearon Matrix, o la usada en videojuegos como Max Payne. Eso es tan sólo el cisma del iceberg, puesto que la variedad técnica de Gondry se amplía a otras técnicas como el stop motion. Tres ejemplos los tenéis a continuación, para que veáis la variedad de recursos que tiene, pero lo mejor es empezando por las consecuencias de dichas técnicas.

La primera característica inapelable de Gondry es su surrealismo. Objetos desproporcionados, manos que se disparan, figuras que se multiplican…Todo un imaginario que el francés despliega en sus videoclips y que exhibe en todo momento. En Let Forever Be de The Chemical Brothers se puede captar mucha de esa esencia.

El surrealismo (en clave positiva siempre) es uno de sus habituales en sus películas. Su primera película, Olvídate de mí, sirve para muchos de esos conceptos y para los trucajes diversos. La historia, que versa sobre una pareja que intenta olvidarse mediante un dispositivo que permite borrar la memoria, acaba derivándose en una historia sobre las segundas oportunidades. Desde ahí consigue construir una historia fresca y original donde sueño y realidad se entrecruzan.

Otro hecho fundamental para entender el estilo de Gondry es su ingenuidad argumental. Sus personajes están cargados de un infantilismo y de una imaginación envidiables. Todos son como niños grandes con los conflictos de un adulto, y sobretodo lo son sus protagonistas, quienes tienen el alma de un infante en el cuerpo de un adulto. Eso sobretodo se nota después de Olvídate de mí, con personajes como los dos protagonistas de Rebobine, por favor.

En definitiva, Gondry es un maestro de la puesta en escena. Quien desee una puesta de escena contraria al hiperrealismo de Nolan, quien ame el cine de niños adultos o quien adore las invenciones más surrealistas tienen en Gondry un espejo al que mirar.

This entry was posted in Ciclo Directores, Cine and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s