Cine y Artistas: A Hard day’s Night (The Beatles)

Beatles 

A Hard day’s Night, traducida al español como, qué noche la de aquel día, se trata de la primera de las películas (de diversas, contando las películas tanto en las que actuaron personalmente, como películas de animación) que realizaron los Beatles, el grupo más importante que salió de Liverpool (bueno de Liverpool y probablemente del Reino Unido). Evidentemente la idea vino de cabo del quinto Beatle, Brian Epstein, el cerebro y mánager de la banda, que viendo el desmesurado éxito que estaba teniendo el grupo decidió aprovechar el tirón para realizar una película que le diera a los millones de fans lo que estaban esperando, ver a sus ídolos en sus grandes pantallas, mientras los veían cantar y actuar.

Y es que A Hard Day’s night se tiene que entender en el contexto del cine musical y de los cambios que se estaban produciendo en aquellos años. En los sesenta, el género videoclip aún no existía (recordemos que el primer videoclip de la historia fue Bohemian Rapsody de “The Queen”, con el nacimiento de la Mtv) y los fans ansiaban ver a sus ídolos tocar su música. La radio funcionaba a la perfección, pero faltaba la imagen y la película ofrecía la garantía de ver al cuarteto de Liverpool en todo su esplendor.

full-aharddaysnight-3sh Póster promocional de la película

La película, dirigida por uno de los directores británicos más interesantes de los sesenta, se acerca a una jornada del grupo, se adentra de ellos y de su relación musical para combinar la ficción pura y dura con una corteza documental. De hecho la frase de A hard day’s night (que noche más dura) vino de la boca de uno de los Beatles, Ringo Starr que la proclamaría después de una dura jornada de trabajo.

Y así es como empieza la película, con una espectacular secuencia en la que vemos al grupo huir de una avalancha absoluta de fans que persiguen a sus ídolos. Mientras huyen ya vemos como el grupo no tiene miedo ni a la autoparodia ni al humor más fresco y cínico. Mientras tanto, escuchamos la canción que da título a la película, un arranque perfecto y lleno de energía.

Rodada en blanco y negro, la película se ha convertido en una auténtica referencia del cine-pop. Cargada de frases totalmente absurdas que recuerdan al humor de los hermanos Marx, Lester confecciona una película que aún hoy en día sigue brillando por su modernidad. Cortes largos, música que rompe con todos los esquemas, situaciones totalmente surrealista, un montaje frenético y que no da tiempo ni a respirar (miradla y ved que podría pasar perfectamente por una película actual)…Qué noche la de aquel día se trata de pasar la música de los primeros Beatles desenfadados (los melenudos que se alejaban de la trascendencia de los últimos discos y que lo único que pretendían  era el puro divertimiento) al cine. Mucha culpa del éxito de la película la tiene Richard Lester, director británico que aparte de rodar la segunda película sobre los Beatles (Help! 1965), lograría mostrar una personalidad irreverente, en películas como “El knack y como conseguirlo” o Golfus de Roma (donde Lester despierta a  un gigante del cine mudo como Buster Keaton, que realiza un pequeño papel homenaje muy emotivo).

No hay una trama principal, sino que la película desengrana diversos momentos de un único día en la vida del grupo. Además la película es un escaparate perfecto para que el hilo de la película sea interrumpido cuando el cuarteto se dedique a tocar sus canciones, para luego seguir como si nada con la historia. Película de carácter fragmentario, Qué noche la de aquel día se sirve de diversos fragmentos que se van uniendo para formar el retablo principal. La historia es lo de menos, lo importante era mostrar a los héroes en acción.

Además de secuencias que rebosan comicidad, la película demuestra que uno de los Beatles más infravalorados tenía una capacidad interpretativa bastante correcta. Estoy hablando de Ringo Starr, el mítico batería que demostró en la película tener carácter y unas correctas dotes interpretativas. No en vano, en la segunda película de los Beatles, “Help!” tiene un papel mucho más destacado.

Si hay que quedarse con una de las secuencias del film, sin duda un servidor esogería aquel momento en que el grupo exclama que son libres después de trabajar y suena la canción “Can’t Buy me love” una de las canciones míticas de la banda.

cant buy me love http://www.youtube.com/watch?v=gk_UG7p428c La secuencia de Can’t Buy me Love

6/10

Kyrios

This entry was posted in Cine, Cine y Artistas and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s