Análisis Fílmico: Ultimátum a la tierra (2008)

5050 El momento más expresivo de Reeves en toda la película

 

Ultimátum a la tierra evocará a los cinéfilos a la mítica película de ciencia ficción, dirigida en  el año 1951 por el interesante director Robert Wiise, que tiene alguna que otra obra muy digna de mención como esta misma, “West Side Story” o “Marcado por el Odio”.

Sin embargo el Hollywood actual padece una lacra que va a la par con las expectativas del espectador medio. Los guionistas han abandonado en su mayoría la búsqueda de nuevas ideas que puedan aportar algo a la historia cinematográfica o que contengan algún mínimo de originalidad, sino que se dedican a la simple reutilización de refritos, secuelas y precuelas, y remakes. No toda la culpa se la debemos echar a la producción norteamericana, que al fin y al cabo sólo le da al público lo que este desea. Últimatum a la tierra forma parte pues, de esta serie de películas que apenas aportan algo al cine, no ya sólo por tratarse de una simple recuperación y burda imitación de la película de Wiise, sino porque no aporta ninguna novedad respecto a la antigua (recordemos que la historia del cine ha dado remakes sublimes, como Scarface de Brian de Palma, por poner un ejemplo)

La película se trata de un producto preconcebido con el único objetivo de conseguir cierto éxito de taquilla y listos. Tampoco vamos a ser excesivamente duros con estas intenciones pues no se trata más que otra película palomitera. Lo que más duele es sin duda ver a cierta gente involucrada en este desastroso proyecto que lo único que hace es enturbiar su nombre.

De Keanu Reeves no nos sorprende, pues ya nos tiene acostumbrados (recordemos: Speed, Hardball, juego asesino y un largo etcétera) el pobrico (bueno de pobre nada, se embolsa sus buenos millones por aparecer en bodrios del estilo), y la verdad que su poca cualidad expresiva (cara palo para los amigos) va a la perfección con el poco interés que suscita su personaje. Algo lamentable pues podría resultar de lo más interesante de la película (en el original tampoco se explotaban las posibilidades que podía la compleja personalidad de un ser de otro planeta) pero nuestras expectativas quedan totalmente frustradas. Evidentemente se opta más por las ideas más facilonas que por intentar elaborar algún trazo de creatividad. La cara de insensibilidad de Klatu (y por ende de Reeves) se impone como idea general de la película.

ultimatum.jp 2 La secuencia de la huida, una de las más sonrojantes del film.

Pero Tú, John Cleese, maestro, miembro de los reyes del absurdo (los Monty Pithon) ¿era necesaria tu intervención? Al pobre Cleese le dan un papel (que también aparecía en la película original, de hecho, la escena en la que aparece es totalmente calcada a la original) menor, pero no deja de ser sonrojante verlo en tan ardua tarea. Y lo mismo podríamos decir de Scott Derrickson, director del que nos ha sorprendido con películas tan interesantes como “Sinister” y “El exorcismo de Emily Rose” pero que en este caso se mete en un berenjenal del que no ha conseguido salir con dignidad alguna.

La película empieza fallidamente desde el momento en que los primeros alienígenas y la cúpula extraterrestre hacen su aparición en la película. El rumbo de la obra se tambalea y no sabemos a dónde vamos. Está claro que el mensaje blando era necesario para que el éxito de la película fuera mayor, pero se simplifica tanto su concepto ecologista que queda en un mero esbozo que no emociona en ningún momento. Ni siquiera el clímax final en el que supuestamente el protagonista empatiza con la humanidad (nota, Keanu Reeves no domina el concepto de Empatizar en su registro expresivo) logra emocionarnos (tema aparte sería la lógica de la secuencia, pero eso lo dejamos como un apéndice aparte). La verdad, es que la simplifación que hace la película de todos sus aspectos acaba lastrando definitivamente a la película. Podemos citar el recurso del niño y sus ansias de guerra o la propia aparición del ejército norteamericano.

Pero claro, también era necesario aportar su grano de acción y thriler a la película y tampoco Derrickson logra salirse del todo con la suya. La salida del personaje de su cautiverio resulta ridícula y el director utiliza unos recursos bastante manidos y desgastados. Igualmente, las conspiraciones y conversaciones entre el personaje de Keanu Reeves y demás seres espaciales resultan anodinas y carecen de cualquier interés.

3/10

Kyrios

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s