Análisis fílmico: Soy el número cuatro

soy-el-numero-cuatro-2011-i-am-number-four-critica

Muchos críticos han comparado a este largometraje con el de Crepúsculo. Ambos son adaptaciones, llevan historia de amor de por medio, van dirigidos a un público juvenil y destacan por mucha espectacularidad y pocos fuegos de artificio. La verdad, sin embargo, es diferente. Quedársela criticando con la adaptación de la saga de Stephanie Meyer es una crítica muy simplista y, además, muy de superioridad. Por eso, lo mejor es destapar los pros y los contras.

Si bien es cierto que la película está lejos de ser un auténtico hit (cosa que querían pretender cuando lanzaron una campaña de publicidad al respecto)  comercial, el resultado es una versión edulcorada y simplista de lo que podría ser Smalville. Lo bueno que tiene la serie, que es una serie, se diluye en Soy el número cuatro. Su problema ya nace desde el libro, donde no hay un final concreto ni un éxito espectacular.

Para poner una definición simple, la película es una versión adolescente de los cómics de la Marvel a los cuales añaden una cantidad importante de rostros bonitos. La historia, que parte desde un buen inicio, se trunca desde el mismo momento en que se va dispersando. Meter en medio una historia de amor y varias secuencias a lo Karate Kid (los que la hayan visto sabrán por qué) no le beneficia para nada a nivel argumental. Añadirle esas secuencias acaba resultando como quien le mete sal en vez de azúcar a un pastel.

A nivel actoral, la cosa tampoco brilla mucho. Rostros bonitos por toda parte, pero no hay actuaciones excelentes. El único que juega un buen papel es Timothy Olyphant, quien es el único que da una sensación de misterio a la historia y quien funciona muy bien (tanto él como su personaje) de elemento de atracción para el espectador. El resto aburre sin más hasta bien entrado el final.

Donde sí brilla quizás la historia es en los efectos especiales. Ahí es quizás donde se muestra toda la espectacularidad, con momentos muy bien logrados. El ritmo también funciona bien en el largometraje (exceptuando escenas gratuitas). Todo eso, sin embargo, no consigue hacerla convertir nada más que en una cinta olvidable. No obstante, entretiene en las escenas de acción y se sigue fácil, especialmente en la parte inicial y en la final, donde acaban de una forma poco típica para el género pero demasiado abierta para un sólo libro.

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s