La Restauración de Casa Ramona (Barcelona)

caixa_forum_barcelona_2_large Vista actual del edificio de Casa Ramona

 

La Casa Ramona se trata de uno de los edificios modernistas más emblemáticos de Barcelona (en un principio cuando fue construida estaba rozando las afueras de la ciudad, pero hoy en día ya está integrada en la ciudad), seguramente por su estilo modernista, que tanta impresión causa en millones de turistas que vienen cada año para deleitarse con la vista y con las exposiciones artísticas itinerantes que hay en su interior). Pero hay que destacar que el actual edificio ha sufrido diversos cambios, siempre para adaptarse a las situaciones que le han tocado vivir. Evidentemente no nació con la función que le corresponde actualmente (centro cultural asociado a la entidad bancaria de la caixa)  sino que empezó su nacimiento en el año 1992, (adquirido por la caixa ya desde el año 1963) sino que en un primer momento fue una fábrica textil (aunque como tal duró realmente poco, del 1912 al 1919).

Su nacimiento se debió al encargo del empresario Casimir Casaramona, el cual quería un modelo nuevo para su fábrica,  este encargó el proyecto de construcción al arquitecto modernista Josep Puig i Cadafalch. Al industrial Casaramona se le quemó una de sus fábricas algodoneras en el 1911. Por este motivo decidió la construcción de una nueva fábrica, esta vez cercana a Montjuic, por temas de seguridad. Por aquellos años Cadafalch era un joven arquitecto con muchas aspiraciones por delante, ya había trabajado en algún proyecto    en la exposición universal del 1929 que tuvo lugar en Barcelona. El edificio había pasado ya del gusto que imperaba por aquella época (y hemos de tener en cuenta que ese mismo año se expuso al lado de Casaramona el pabellón de Mies Van der Rohe, edificio que abriría una nueva etapa en la arquitectura) pero aún así recibió ciertos elogios y aún mantenía cierta dignidad.

El arquitecto que dirigió principalmente el proyecto de restauración fue Francisco Javier Asarta que  dirigió el trabajo para la inauguración del caixaforum el cual intentó mantener la singularidad constructiva con la que Cadafalch había realizado el edificio. El proceso fue complicado, porque hemos de recordar que durante largo tiempo el edifico acogía el centro móvil de la policía, que introdujo sus propias reformas para temas funcionales, habilitando por ejemplo caballerizas y salas de tiro. Evidentemente estas instalaciones fueron derruidas pero tuvo un factor positivo, y es que se habían creado grandes espacios, lo que posteriormente permitiría al proyecto acoger mejor los grandes espacios que actúan como galería o exchibión de obras de artes (e incluso espacio para instalaciones artísticas). Seguramente este ha sido uno de los trabajos con mejores resultados, se consiguió un espacio de exposición de seis mil metros cuadrados.

Para una fidelidad más veraz (que es lo que buscaba el proyecto original), se buscó modelos y planos originales de muchos detalles que a simple vista parecerían nimios, como la ornamentación floral hecha con hierro, rejas o incluso claraboyas que durante largo tiempo habían sido substituidas durante los largos períodos en que el edificio estuvo bajo la mano de la policía. También se busco mimetización en el material, con el mismo tipo de ladrillo

El sótano también fue una de las partes claves de la restauración. Era necesario hacer cambios allí en función con la nueva tipología del edificio, que requería de un mayor espacio. El edificio original construido por Cadafalch sólo tenía unos mil metros cuadrados, pero con el proceso de reconstrucción se multiplicó por seis este espacio. El sistema no fue fácil, se hubo de trabajar por debajo de la tierra y también por el trabajo original. Se construyeron una serie de pilares que sustentaban los pilares originales de la obra, para darle más altura al proyecto. Las brechas que se habían abierto debido al paso del tiempo se repararon y se utilizó el hormigón para las paredes interiores.

Una de las claves por la que el edificio mantiene bastante fresco su aparente normalidad es porque la entrada a este no se realizo interviniendo de manera que no afectara la fachada del edificio, porque la entrada actual se incide en el sótano de lo que sería la obra original. Ahora, con unas sencillas escaleras mecánicas se accede del sótano a la zona de exposiciones y de esta manera se evita

La restauración también incluye la obra del artista japonés Arata Isozaki, el cual realizó los accesos al recinto y además incluyó esculturas en el pórtico de entrada al edificio. Las esculturas se adaptan de manera digámosle, particular, al edificio. Consisten en dos árboles realizados con estructuras metálicas de  hierro y que acaban coronadas por un plafón de vidrio. Cada cual juzgará de manera individual está aportación, pero lo cierto es que rompen un poco con el tono modernista del edificio construido por Puig i Cadafalch. Que el edificio pertenece a la entidad bancaria de la caixa es una cosa evidente, no sólo por la historia del edificio, sino porque el banco se hace notar, llenando el edificio de carteles que lo corroboran y que quizá estéticamente no le hacen un gran favor al edificio, pero supongo que se tratan cosas propias de nuestro siglo,

This entry was posted in Arte and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s