Análisis Fílmico: Escalofrío

images

 

Bill Paxton dirige y actúa en su película Escalofrío. No es novedad, porque muchas veces hemos observado ya esta relación en el cine. Tampoco es novedad la película, que hace un batiburrillo de otras películas de género como “Seven”, “El sexto Sentido” y una gran lista de películas que triunfaron ya en los noventa. La película intenta seguir la estela, realizando un copy paste (aunque sea de manera inconsciente) de estas películas, sin  conseguirlo.

De hecho una de las cosas que más sorprende es la mala dirección de la película. Evidentemente Paxton no es un tipo que tenga un talento natural detrás de las cámaras, pero es que tampoco presenta un producto académico o una mínima artesanía, sino que la película muestra algunas carencias bastante notables. Como lo sabe, Paxton ha intentado crear una estructura un tanto compleja (que no lo es tanto si pensamos en otras películas, pero si es cierto que se sale de los cánones más convencionales de los Thrillers habituales) que se relaciona directamente con el argumento y discurso que expone en la película. Todo nace en un in media res, en la que gran parte de la acción ya ha sucedido, pero no toda, como veremos. Algo raro se capta en ese inicio y es lo mejor de la película por otra parte, el saber mantener en cierto suspenso el inevitable desenlace y la tensión que se palpa durante gran parte de la película. El enigmático personaje de Matthew McConaughey se presenta ante la policía para revelar que conoce los secretos y la identidad de un asesino en serie. En breves se pone a contar su historia, que remite desde la infancia, a partir de ahí…

Empieza la película, con una voz en off que se trata de McConaughey narrándonos sus momentos de infancia. A veces la acción se interrumpe para volver al presente, que seguirá avanzado, Desgraciadamente la película acabará traicionando sus propios principios, algo muy habitual cuando se intenta jugar al mismo juego al que realiza la película, que es el del giro de tuerca final, que pretende poner patas arriba todo lo escuchado con anterioridad. En el caso de escalofrió no funciona por razones obvias. Se traiciona de manera vil todo el discurso de la película con tal de conseguir una reacción en el público. Así pues, más que una sorpresa (que por otra parte se ve venir a la legua para  los más avispados) tenemos una obra totalmente contradictoria. Además el guión, aparte de tener bastantes agujeros, es plano hasta la médula. Intenta aligerarse de la carga rutinaria que lleva consigo al mostrar los asesinatos (de ahí una estructura un poco fuera de los márgenes) pero apenas lo consigue.

frailty_shot4l Este es al máximo detalle artístico al que llega Paxton para mostrarnos su creatividad.

La relación de los asesinatos no tiene ninguna lógica coherente. O por lo menos no la tiene con este giro final. Se supone que finalmente Dios ayuda a los protagonistas, pero que especie de Dios permite no sólo ya el asesinato de personas humanas (no Demonios, por mucho que se intente justificar) sino de cierto protagonista principal, que no tenía culpa alguna en todo este embrolla. Evidentemente nos encontramos ante un debate teológico bastante embrollado del que tampoco pretendo entrar. Pero argumentalmente es cierto que la película no consigue sustentarse, porque primero defiende unas posturas para finalmente irse a otras que resultan totalmente contradictorias.

Por otra parte Paxton es un director con unas cualidades bastante menores. Escalofrío es una película plana de principio a final. Sólo tenemos que fijarnos en los supuestos momentos en que los protagonistas se iluminan o sienten el supuesto mensaje de Dios. Nos daremos cuenta de la incapacidad total de Paxton por tal de crear algo con fuerza. La  iluminación del padre y posterior monserga a los hijos parece más una broma de mal gusto que otra cosa, así como los contactos y visiones que tiene el padre con los pecadores.

La fotografía y la puesta en escena tampoco ayudan al director a conseguir su discurso. Si tenemos algún tipo de miedo no viene en caso alguno por algún aspecto cinematográfico, sino que lo sentimos por las chaladuras que el padre es capaz de hacer, es decir, por motivos totalmente extracinematográficos. La fotografía es totalmente anodina y no es capaz de mostrar brillantez alguna, ni siquiera en los momentos más brutales en los que se pide un poco de salsa.

Paxton sí es un buen actor. O por lo menos lo demuestra en la película, cumpliendo con su actuación. No así el resto del reparto.

 

 

4/10

Kyrios

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s