Marina Abramovic, La Abuela de las Performance

Marina-Abramovic-The-Artist-is-Present-2001-MoMA-installation-view-Portrait-with-Flowers-2009The Artist is Present, retrospectiva sobre la artista realizada en 2010 en el MoMa de Nova York.

En la época de los sesenta muchos artistas vieron que los movimientos artísticos habían sido absorbidos por los grandes mercados del arte. Los medios se sentían agotados, porque después del expresionismo abstracto de Pollock, ¿Qué más se podría decir en el arte utilizando la pintura o los métodos tradicionales?

Así que muchos artistas, la mayoría de ellos jóvenes que pretendían romper con el academicismo y el anquilosamiento por el que pasaba el arte (Una prostitución al servicio de los más ricos, los grandes cuadros se habían convertido en una mera distracción para los más poderosos) decidieron explorar nuevas vías que les permitieran seguir expresándose y continuar su particular lucha contra el mundo. Se considera al artista Allan Kaprow el padre de la Performance, cuando en la década de los sesenta planteó diversas instalaciones en las que el público podía participar directamente. Como en “Yard”, donde el artista simplemente emplazaba una serie de neumáticos en los que el espectador podía entrar y sentarse entre ellos, participar de una manera activa con la obra.

images Yard, Obra de Allan Kaprow.

La infancia de Marina Abramovic fue dura. Nacida en la antigua Yugoslavia, en Belgrado, tuvo que soportar una rígida educación, tanto por parte de sus padres (Antiguos militares en la época de Tito) y la impuesta por el gobierno. La Abuela de la Performance (mote con el que se la conoce hoy en día) rápidamente empezó a expresar sus impulsos mediante diversas Performance, aunque es cierto que Abramovic también ha cultivado artes plásticas tangibles, como diversos trabajos en vidrio (Marina estudió en la Academia de Bellas artes de Belgrado).

Las Performances de Abramovic son simples. No tienen misterio en cuanto a su ejecución, porque podrían hacerse fácilmente. Eso sí, Marina arriesga en la Performance, llevando el arte (y su cuerpo) hasta el máximo de sus posibilidades, tanto físicamente como mentalmente.  Son Performances provocativas, que muchas veces implican la participación directa del espectador.

En la década de los setenta, la artista empezó a realizar sus primeras obras, las que seguramente implican una mayor exploración de su cuerpo (no es casual, el cuerpo es un elemento que se redescubre  no sólo en el arte, sino de manera colectiva durante el siglo XX).

La serie Rythm es una sucesión de Performances que ponen en riesgo la propia integridad de la artista. La más destacable sea Rythm 0, del año 1974. En ella La artista deja completa libertad de participación al espectador.  En dicha actuación, ella se quedó completamente quieta, mientras al lado se dispuso una mesa con diversos elementos (pintura, pero también armas blancas e incluso una arma de fuego). Los espectadores podían hacer con la artista lo que ellos quisieran. El resultado fue el obvio, en un primer momento la gente se quedó parada, pero rápidamente empezaron a modificar a la artista con los objetos que se disponían encima de la mesa. En realidad, Rythm 0 es un experimento sociológico que nos habla muy bien sobre la mentalidad humana, y de cómo actúa la sociedad cuando se le da completa libertad. La gente actúo sobre Marina como si esta fuera un simple títere.

abramovic-rhythm 0-1974 Momento de Ritmo 0, en que los espectadores ya han iniciado sus experimentos sobre el cuerpo de Marina.

En la serie de Rythm se observan también diferentes elementos que forman parte de Marina de manera muy singular. Uno de estos es el componente místico que utiliza en sus performances. De hecho la propia Marina actúa y se mueve como si fuera una sacerdotisa que se encuentra ejecutando un ritual. Por eso además, encontramos diversos elementos simbólicos, como en Rythm 5.Las estrellas de cinco puntas son una simple constante  (En la obra Thomas Lips, vuelve a aparecer), así como la predilección por el color rojo, color muy especial para la artista.

appropriating-lips-of-thomas Los elementos simbólicos son muy importantes para entender el arte de Marina.

La etapa artística más interesante sin embargo, es la que discurre en el momento en que en Amsterdam conoce al que fue su Marido, Ulay, con el que no sólo sostuvo una relación amorosa, sino también profesional.  Con él realizó sus obras conocidas como “Obras de Relación” o Relation Works, en las que la artista empezó a explorar el cuerpo físico.

Un aspecto muy destacable de esta década (que tendrá fin en el 1988) es que los dos rehusaron a vivir del sistema de manera directa, sino que con apenas una caravana recorrieron medio mundo, sin más previsiones que las de ofrecer sus performances artísticas allí por donde pasaban. Un estado de preocupación totalmente cero, un alejamiento absoluto de seguir vinculados a los estamentos oficiales, lo que chocará con el último período de Abramovic, en el que se ha vinculado a diversos galeristas privados.

Dentro de las obras de relación encontramos diversas como Imponderabilia (que volvería a repetir en su retrospectiva en el Moma)

Imponderabilia

En imponderabilia, el contacto del espectador con el cuerpo es totalmente necesario, para que este pueda acceder a la siguiente sala.

Precisamente es una Performance especial la que pone fin a la relación entre Ulay y Marina. Se trata de “The Lovers” realizada en 1988. En ella los dos caminaron por la muralla China, situados en una punta diferente, hasta que después de 2500 Km recorridos, los dos se encontraron para despedirse, y así acabar también su propia relación, tanto profesional como amorosa.

088-9-the-lovers Momento de la Performance de “The Lovers”

Marina se interesó después por el teatro, una arte con el que se complementa a la perfección, pues la teatralización de sus Performances está ciertamente arraigada.

El problema que suscita Marina es precisamente el que iniciaron los Performers que trataron de buscar una vía libre que no se mezclará con el arte prostituido que se había vendido al mejor postor. Por eso precisamente recurren a una vía como la Performance, en la que el acto es efímero, porque tiene un tiempo limitado, y difícilmente se podrá volver a repetir (y aunque se repita nunca se podrá realizar de la misma manera). Sin embargo, en su última etapa (en la década de los 2000) este propio arte que parecía invendible (pues está claro que las características de la Performance hacen que este tipo de arte sea difícilmente comerciable) se comercializó. Los propios galeristas y mecenas de la artista vendieron fotografías de los momentos en que la artista realizaba sus obras. Lo que Parecía imposible se volvió en negocio y dichas fotografías cuestan entre el mundo del arte, actualmente, un precio totalmente desorbitado.

El reconocimiento por parte del mundo del arte también tardó, pero finalmente llegó. En el 2010 se celebró en el MoMa una retrospectiva entera al artista, que duró tres meses. En ella se contrataron diversas intérpretes que elaboraban gran cantidad de las obras que Marina había elaborado en vida. Y la propia artista realizó una de sus obras más enigmáticas y seguramente la que más trabajo mental y físico ha requerido. Durante los tres meses que duró la exposición, la artista se sentó en una mesa con dos sillas, en la que cualquier espectador (haciendo cola previamente) podía sentarse delante de Marina. No se recurre a la palabra, simplemente se iniciaba un dialogo con la mirada. Evidentemte a cada persona le resultó una experiencia totalmente individualizada en la que todos los sentimientos se ponían en marcha. Durante tres meses, cada día, durante más de seis horas, la Artista se enfrontaba a la mirada de millares de espectadores. Cada uno suscitaba un sentimiento diferente. Una experiencia que redescubre una capacidad tan simple como la de mirar. Y es que, ¿Cuántas veces en nuestra vida nos dedicamos simplemente a mirar sin que el ruido de la sociedad nos llene la cabeza de silencio?

© 2010 Scott Rudd www.scottruddphotography.com scott.rudd@gmail.com Momento de la performance, The artist is present. Precisamente el espectador participante es su exmarido Ulay.

Kyrios

Advertisements
This entry was posted in Análisis Fílmico, Arte, Cine y Artistas and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s