Análisis Fílmico: Windtalkers

images (5)

Windtalkers es una película interesante, curiosa y contradictoria, quizá porque pese a tratarse de una producción pronorteamericana que no cuenta nada nuevo sobre la segunda guerra mundial está dirigida precisamente por un hombre que es bastante ajeno al tema, o por lo menos digamos que no comparte la misma visión que el público norteamericano.

Es John Woo el hombre que hay detrás de las cámaras. Un hombre que se especializó en el cine de acción y que tras realizar alguna que otra película decente en China (Hong-Kong la meca del cine chino) escuchó el canto de sirenas (sirenas con maletines rebosantes de dólares) de Hollywood y se embarcó a la aventura. De hecho Windtalkers es más que una película bélica, una película de acción y de hecho el director se sirve únicamente del contexto para poder mostrarnos todo el potencial pirotécnico que domina.

De hecho hay bastantes contradicciones en la película, casi tantas como el personaje que interpreta Nicolas Cage. ¿Se trata pues de una simple película panfletaria? No, pese a que en ningún momento se realiza una crítica a la guerra o un canto antibelicista, es cierto que el director apunte pequeñas pinceladas que pueden invitar al espectador a reflexionar.  Y nada más que eso, pequeñas pinceladas que no llegan a cubrir toda la superficie. Como ejemplos tenemos las socorridas frases de ¿Qué carajos estamos haciendo aquí, alejados de nuestra tierra? Así como el propio Cage que advierte como el infierno se ha hecho en la tierra y eso que precisamente él en el pasado era un hombre alejado de la guerra. Pero en líneas generales el ataque americano no se contempla como algo negativo ni tampoco como una justificación, simplemente ocurre, porque tiene que ocurrir. No hay una excusa real para la cantidad de cadáveres que se dejan detrás de sí (realmente la película es una continua merienda de japoneses) ni una reflexión. Ni siquiera se recurre a grandes discursos patrióticos o algún tipo de honor (Cage mismo rechazará las medallas del ejército). No, nada.

Y tiene que ocurrir precisamente porque John Woo es un hombre de acción. Ciertamente no ofrece nada que no hayamos visto antes, pero consigue mantener el pulso en muchas (y no son pocas, porque casi todo el metraje es una continua pelea detrás de otra). Para ello se sirve de recursos típicos como la ralentización de la cámara (después de momentos claves en el sentido dramático), constante usos de las cámaras aéreas, con las que nos muestra interesantes  panorámicas de lo que está sucediendo (el despliegue de soldados es tan asombroso que el espectador logra a creer que estamos ante un combate de verdad), así como largos planos en que no corta y mantiene el plano secuencia (y con cámara en mano) para mostrarnos más adrenalina posible. Incluso Woo nos mete planos sacados de archivos históricos reales y los mezcla puntualmente en ciertos momentos de la película.

683B9D794 Las escenas de acción demuestran que Woo tiene cierto talento

Pero eso es todo. La acción engulle completamente todo el sentido de la película. De hecho Woo no sabe manejarse en los demás aspectos y lo demuestra en el mismo prólogo, que resulta insulso hasta más no poder. Y además la presentación de personajes resulta tan arquetípica que el mismo director se encarga de cortar para pasar directamente a la acción (de un plano a otro empieza el conflicto).

El guión es el visto ya en miles de veces en el género, pero se ha intentado cubrir con una capa de originalidad al presentarnos a los indígenas navajos que ayudaron al ejército americano en su servicio de información. Pero el tema realmente no está profundizado, e incluso se convierte un tópico más (americano malo que pega indígena y finalmente es salvado, etc..). Los rituales mistéricos y de iniciación entre los dos navajos tampoco resultan muy eficientes y son un mero pretexto.

images (2) Nicolas Cage y John Woo durante el rodaje de la película.

Como por otra parte, lo son los personajes. Caricaturas al servicio de Woo. El principal, interpretado por Nicolas Cage, es un gran ejemplo. Ya trabajó con Woo en “Cara a Cara” (otra película de acción rodada en tierras norteamericanas) No sabemos exactamente qué pinta en la guerra, ni tampoco se muestra realmente esbozado, sino que simplemente se dedica a disparar a y poner cara de tragedia, pero sus motivos reales quedan en segundo término. Lo mismo podemos decir de los demás personajes, entre los que se incluye una variada ristra de arquetipos.

4/10

Kyrios

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s