Análisis Fílmico: Bestias del sur Salvaje

 

Bestias_del_sur_salvaje-446869524-large

Bestias del sur salvaje es la película aparentemente Indie que triunfa de forma masiva después de recibir galardones en festivales independientes. De hecho uno podría hablar larga y tendidamente de cómo festivales que supuestamente han nacido como una selección de películas que se proclaman con una actitud diferente a la mayoría de producción hollywodiense han acabado por acatar la misma postura. Sí, hablo de Sundance. Bestias del sur salvaje ha conseguido varias nominaciones a los Oscars en la ceremonia del 2012, incluyendo la de mejor película. Lo que está claro es que la película es atrevida, pero no una apuesta totalmente rompedora como para no poder gozar del respeto de un público mayoritario.

Pero, ¿Qué encontramos en la película? Es difícil de explicar porque ni ella misma tiene unas intenciones claras, sino que, al igual que la barca en la que viven los protagonistas durante largo tiempo, la película se mantiene a la deriva en muchos momentos, coleccionando fragmentos poco cohesionados entre sí. El guión ciertamente no tiene una estructura clara sino que naufraga entre millares de conceptos diversos, que aparecen a veces sin forma en la película. El espíritu romántico es lo que predomina la obra, pero no hablo de romántico como una palabra gastada y mil veces recurrente, sino como romántico puro. De hecho muchas reflexiones de la niña hacen alusiones a conceptos discutidos hace dos siglos. Podríamos decir que Bestias del sur salvaje es una propuesta, atrevida a medias (tanto en forma como en contenido), que se queda en tierra de nadie.

Bestia-y-la-pequeña La fantasía es un elemento clave de la película.

Bestias del sur salvaje, puede verse precisamente como una alusión romántica de la situación Post Katrina (tormenta en el sur de los Estados Unidos e incluso centro de refugiados a los que los protagonistas se niegan a ir) y de cómo los supervivientes más arraigados a su mundo tratan de sobrevivir después de tal debacle, no en vano se cita la palabra apocalipsis y fin del mundo en diversas ocasiones y es que para ellos sin duda se trata del fin del mundo y de seguir con el estilo de vida que ellos concebían antes de la tormenta.

El problema de Bestias del sur salvaje es que pese a la aparente inocencia e ingenuidad que destila la película, uno nunca se lo llega a creer del todo. La película retrata un mundo donde la mano humana civilizadora no ha llegado de forma consitente, sino que el hombre vive en un estado de salvajismo y unión de la naturaleza total (aquí más que románticos podemos hablar también de conceptos ilustrados como el buen salvaje de Rosseau y el hombre primitivo de Bougainville del que nos hablaba Diderot). El espectador decide si acepta el discurso o no, pero hemos de tener en cuenta que la propuesta de vida que magnifica la película propone un estado de primitivismo animal que puede resultar hasta dañino. Sólo hay que fijarse en las escenas en que el padre enseña a su hija (que la trata durante toda la película como un hombre, precisamente porque trata de anular su feminidad, porque se considera que no tiene la fuerza necesaria para vivir en ambiente tan hostil) como adaptarse al mundo en el que viven.Bestias-del-sur-salvaje-oscar-mejor-película-900x506Padre e hija protagonistas absolutos de la película.

Las reflexiones de la niña resultan igual de pedantes y realmente no hacen un gran bien a la película. Otra vez se vuelve a repetir conceptos románticos (la unión del universo, el macrocosmos y el microcosmos, la fuerza potencial de la naturaleza) pero que dichos de la manera como se dicen en la película, y más por una niña pequeña que apenas llega a los diez años de edad, resultan harto cargantes. Ideas sueltas, poco conectadas que no logran crear un discurso coherente (Eso sí, el final cuadra con el principio, para hacer más ligera la película al público) sino que intentan tocar la fibra sensible al espectador. Así pues la voz en off de la niña es un elemento del que se sirve el director de manera constante, abusando incluso de ella y utilizándola constantemente para que la niña exprese sus sentimientos, seguramente porque en ese aspecto el director se siente incapaz de mostrarlo con la imagen.

La puesta en escena es atrevida y precisamente totalmente irregular. Seguramente no encontramos casi ni un plano fijo en toda la película, sino que se dedica a moverse de manera inquieta por todo el escenario, siempre encuadrando a los personajes de manera muy cercana, en primeros planos. Esta idea de inquietud se apoya en el montaje, que corta constantemente a los personajes y a las secuencias, no dejando ni un solo minuto de respiro. El mundo de fantasía de la niña (los recurrentes sueños de la niña, en que desarrolla su imaginación, como los jabalíes gigantes se unen a la historia corriente) unido a la voz de la niña hace que la película goce de un carácter fantasioso, en este sentido es cierto que la película puede contener diversas lecturas.

La fotografía y la música de la película son dos aspectos a favor de esta. La fotografía juega con el ambiente sureño en el que se ubica la historia (el agua es un elemento clave en la película), pero también incluye momentos que permiten al director explayarse más en su discurso fantasioso. Por otra parte la música es un elemento clave para que el film se eleve en el alto horizonte que ella misma se pone propone.

 

4/10

 

Kyrios

Advertisements
This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s