Ciclo Preston Sturges: Las tres noches de Eva

Las_tres_noches_de_Eva-427990463-large

 

Las tres noches de Eva es una película dirigida en el año 1947 por un director con una filmografía bastante llamativa, Preston Sturges. La película cuenta una historia bastante interesante y que pone en entredicho la moral de la época, narrando una historia amorosa que para nada resulta convencional, sino que se trata de una apuesta bastante arriesgada.

Las tres noches de Eva. El título lo deja bastante claro, e incluso la graciosa animación que precede a la película, a manera de prólogo, también. En ella observamos una serpiente abalanzarse sobre unas manzanas, de manera sibilina. Y es que está claro que el peso del relato bíblico sobre Adan y Eva, sustenta de una manera muy interesante en la película. Todo el mundo lo conoce, la historia cuenta que fue Eva, quién ofreció la manzana a Adán, propiciando así que los dos fueran expulsadlos del paraíso tras haber incumplido la promesa de Dios. Pero historias machistas aparte, la película recurre al mito para hacer una reinterpretación más que interesante. Eva es nuestra protagonista principal, interpretada por Barbara Stanwyck. Pequeño apunte. El papel que interpreta Stanwyck tiene de hecho bastante en común con aquel papel de Femme fatale que le encumbró en una de las mejores películas de la historia del cine, me refiero claro está, a “Perdición”. De hecho seguramente Sturges vio la película, y estuvo seguro de que sólo una mujer como Stanwyck era capaz de interpretar un papel semejante.

Y es que en la película interpreta a una joven, que es timadora por naturaleza. Junto a su padre se dedican a estafar a cualquier inocente por los múltiples yates de lujo en los que frecuenta. Así pues, no es una mujer normal, sino que constantemente juega a engañar a diversos hombres para sacar tajada. El aspecto sibilinoso de la serpiente es más que necesario, y el director juega de manera socarrona a hacer un paralelismo claro entre ella y el reptil, que físicamente tiene aparición en la película (debido a que el personaje de Henry Fonda es un científico que investiga dichos animales).

456488_LASTRESNOCHESDEEVA1941FOT. La película es bastante sensual, contando para ello con una deslumbrante Barbara Stanwyck.

Desgraciadamente, incluso para ella, caerá en amor con el hombre al que tiene que timar, interpretado por Henry Fonda. Al igual que la personalidad de Stanwyck, el director de la película, Preston Sturges, se mantiene de manera camaleónica por la película, dominando perfectamente todos los polos por los que pasa la película, que no son pocos. Incluso en la escena de la escena de la partida de póquer (magníficamente montada, con planos detalles de las cartas, planos que encuadran a los tres, repetición de encuadres, trampas, etc..) se puede ver algo de Thriller.

Porque no sería justo calificar la película como un mero drama romántico, las Tres noches de Eva es una película más arriesgada. Comienza como comedia y ahí sabe dominarse muy bien, aunque realmente los mejores toques cómicos aparecen en la segunda mitad de la película, incluyendo un plano final con el que es imposible no terminar con una sonrisa en la boca. Pero pese a las constantes caídas y topetazos que sufre Fonda, el tono cómico va más allá. Para ello el director explota a personajes secundarios, que son los que realmente hacen que la película tenga una historia más rica ofreciendo muchos detalles, me refiero especialmente a William Demarest, actor con el que Preston Sturges colaboraría profundamente realizando varias películas juntos.

images (9) Los tropezones están a la orden del día

Entonces se produce una decisión bastante curiosa. El guión se vuelve mucho más negro y tira por unos derroteros que se alejan sobremanera de los momentos rosas o más tradicionales de la película romántica. Observamos los primeros planos con los que nos deleita Sturges y realmente tenemos miedo, porque la cara de Stanwyck es de una mala leche que asusta. La vemos enojada y tenemos piedad por la que se avecina a Fonda, que no es poco.

De hecho en gran medida la película tiene un carácter psicológico muy interesante y es que en cierta medida la película está precediendo a la mítica obra de Hitchcock, “Vértigo”, al igual que en ella, nuestro protagonista principal recibe a una mujer que sospechosamente se parece mucho a la primera mujer que amó, pero…será ella? El director nos utiliza la comedia, pero también un tono serio para presentarnos las dudas de los personajes. A nosotros nos parece obvio porque ya sabemos la trampa, pero entendamos que dude nuestro protagonista…¿Pero realmente duda? O se autoengaña más bien? La película no se decanta por ninguna de las opciones pero nos deja sutilmente en el aire el hecho de que quizá el personaje intuya quien es quien pero decida olvidar para no hacerse daño a sí mismo. Sabia decisión por otra parte.

La película antecede en gran parte la esencia de películas románticas posteriores, que desgraciadamente nunca captaron el auténtico mensaje de Las tres noches de Eva. Sólo cogieron de ella detalles superficiales como las torpes caídas tímidas del personaje (cuantas veces no hemos visto que el personaje masculino es un hombre de buen corazón pero tímido, introvertido, etc…).

8/10

Kyrios

This entry was posted in Ciclo Directores, Ciclo Directores, Cine and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s