Películas Malditas: La Semilla del Diablo

se_ha_escrito_un_crimen_926715024_650x

Si el otro día hablamos sobre la maldición Poltergeist hoy toca acercarse a una de las historias más horripilantes que han golpeado el mundo del cine y que desgraciadamente dejó boquiabierto al mundo entero, por la brutalidad de los actos que se cometieron. Nos referimos al terrible suceso que ocurrió en  relación con la película que Polanski dirigió el 1968, La semilla del diablo.

La semilla del Diablo es un clásico del género y una de las mejores películas de terror de la historia del cine. Polanski, hábil como nadie para la creación de agobiantes atmósferas elaboró una película que rehuye de los recursos habituales del cine de terror (el terror de la película se mide por la tensión, no por golpes ni subidas o bajas de volumen ni nada por el estilo). El director logró crear para la película una fuerza visual tan densa que aún revisionandola múltiples veces sigue impresionando por su potencia.

la-semilla-del-diablo

La pésima traducción del título de la película del inglés al español es la culpable de cargarse parte de la trama, y es que no hace falta ser muy listo para que con una simple lectura del título nos demos cuenta por donde van los caminos de la trama en La Semilla de diablo. Si, efectivamente, la película que originalmente se conoce como Rosemary’s Baby (o el hijo de Rosa María) contiene una trágica historia en la que Mia Farrow realiza una magnífica intepretación de una pobre muchacha que por culpa de unos vecinos y de su propio marido es condenada a llevar el hijo del diablo en su vientre. La trama contiene pues, una truculenta historia en la que aparece uno de lo que sería un eje clave en posteriores películas de terror: la aparición del anticristo.

61322434_nycmay200637_dakotabuilding1 Edificio Dakota

El director, Roman Polanski, había decidido rodar la película en el edificio Dakota, porque había recibido noticias sobre el halo mistérico sobre el bloque y pensó que sería una ubicación perfecta para la película. Muchas historias de fantasmas se habían cernido ya en aquel entonces. El mítico actor Boris Karloff, famoso por sus interpretaciones en las películas de terror de la Universal y por intepretar uno de los personajes más fascinantes de la historia del género, Frankesntein, había habitado ya en el edificio y se decía que su espíritu se había aparecido en diversas ocasiones. La terrorífica historia del edificio Dakota seguiría después de la leyenda negra de la película, porque apenas a unas calles de distancia fue asesinado el mítico cantante John Lennon, asesinado a tiros por el psicótico Mark Chapman.

Evidentemente la película fue un bombazo en su estreno, pero pese a que recibió críticas por parte de los sectores más conservadores cristianos(de hecho en España la secuencia en que se produce el acto sexual con el demonio fue censurada) a diferencia del Exorcista (1973) de William Friedkin,que fue especialmente atizada por la iglesia católica por el tratamiento que la película realizaba sobre la figura del sacerdote católico, La semilla del diablo fue recibida de mala manera por ciertos sectores bastante oscuros. Entre ellos, ciertas sectas que decían adorar al diablo y que vieron como supuestamente la película revelaba secretos ocultos de sus propios rituales y no vieron con buenos ojos como se trataba la adoración del demonio en la película. Auténticas supercherías que no habrían ido más allá sino fuera por la cruenta historia que se iba a desarrollar posteriormente.

El desgraciado protagonista de nuestra historia es Charles Manson, considerado en los Estados Unidos como uno de los criminales más peligrosos del país. Manson ejercía un magnetismo poderoso sobre sus allegados. Él y su familia formaron (y forman) una poderosa secta que se sintió ofendida por la película de Polanski. Decidieron vengarse de una de las maneras más crueles que se recuerdan en la historia.

images

Por aquel entonces el director de la película, Polanski, estaba casada con Sharon Tate, que además era una actriz respetable. Ella, como la protagonista de la película que había dirigido su marido, también estaba embarazada, para ser más exactos de siete meses. En principio la propia Tate había sido la pensada para interpretar el papel de la protagonista principal en la semilla del diablo, pero fue rechazada por los productores, con lo que Polanski decidió quedarse con Mia Farrow.

Era la madrugada del nueve de agosto, durante una velada nocturna en la que la actriz se encontraba con más compañeros La Familia Manson se adentró en la casa y asesinó de manera brutal a todos los que estaban allí reunidos, imbuidos por su absurda y particular venganza. Sharon Tate, la esposa de Polanski y que estaba embarazada fue asesinada después de recibir trece puñaladas. El ritual prosiguió y la actriz fue vejada y colgada, mientras los asesinos pintaron Pig (cerdo) en la pared, con la sangre vertida en aquella fatídica noche.

Pese a que la casa donde tan macabros crímenes se derribó en el 1994 (porque evidentemente nadie quería habitar en ella) fue durante largos años un centro de peregrinaje para miles de personas, entre los que se incluyen gente de todo tipo (desde turistas curiosos hasta sectas peligrosas).

Kyrios

Advertisements
This entry was posted in Ciclo Directores, Ciclo Directores, Cine and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s