Arropiero, El peor criminal de la historia de España

arropiero

El arropiero fue un desgraciado personaje de su época. Su sobrenombre “Arropiero” proviene de su padre, que mediante la fermentación de la conocida bebida que hacía a base de higos tomaba unas melopeas de renombre.

Carles Balagué se acerca a la figura mediante el documental, Arropiero, el vagabundo de la muerte (2008). No nos vamos a engañar, la factura de la película revela que Balagué no contaba con un amplio presupuesto cuando se decide rodar la película. De hecha la producción denota que estamos muy alejados de los documentales sensacionalistas del otro lado del charco, sino que al igual que nuestro personaje central, nos encontramos con un documental que se acerca de manera muy personal a la figura. Hay que decir que Carles Balagué ha trabajado ya realizando diversos documentales, la Barcelona de la Postguerra en La casita blanca. La ciudad oculta (2002) o el Madrid de los años sesenta en De Madrid  a la Luna (2006).

En líneas generales, podemos decir que el documental se aleja del morbo. Evidentemente siempre que nos acercamos a una figura histórica como el Arropiero (el psichokyller o asesino en serie con mayor número de víctimas de la historia de España) y entramos en detalles y casos particulares hay que entrar en profundidad contando historias que resultan bastante desagradables, pero la película se aleja de la tendencia a por ejemplo del periódico  “El Caso” que por aquel entonces en la España franquista trataba estos casos que hoy en día cadenas de televisión privadas se encargan de airear a las masas públicas. De hecho, mediante los mismos testimonios que son los que recrean la película se da por momentos una visión compasiva del asesino. No se cuenta la historia sentimental de sus víctimas, sino que simplemente se realiza un monográfico sobre la figura del asesino. No hay una hagiografía claro está, pero si se nota cierto tono compasivo. Todos los testimonios que configuran la película son personas que lo vieron en persona. Desde los criminólogos que recrearon con él los diferentes asesinatos que él Arropiero había causado hasta algún compañero suyo. Son las voces que describen la trágica vida de Manuel Delgado, más conocido como el Arropiero.

images (3)

El arropiero fue un caso bastante lastimoso y a todas luces un hijo de su época, eso ya quedaba claro antes de ver el documental. Cuando fue capturado y trasladado en uno de los múltiples viajes, la radio del coche policial estaba encendida y en ella se contó que un asesino en serie mexicano había sido capturado, el Arropiero espetó, déjenme un par de días y alcanzo el número de víctimas de ese hijo de perra.

No recibió nunca una educación esmerada y fue un analfabeto durante toda su vida. La proyección de la película de Richard Flesicher, El estrangulador de Rillington Place, le marcó cuando ya había cometido diversos crímenes. En su retorcida mente él quería convertirse en un asesino tan afamado como el que la película mostraba. Él quería ser Tony Curtis, aunque a la vez se pavoneaba que él era más listo porque a él no le habían capturado. Se le atribuyen veintidós víctimas pero él se jactaba de cometer bastantes más. Lo cierto es que el arropiero no era un asesino glamouroso si es que alguna vez se pueda hablar de este término. También es cierto que el asesino trabajo en los ambientes mafiosos de la Marsella de aquella época y era difícil precisar cual había sido su actuación en la Francia de aquella época, porque los lazos policiales que existen ahora no los había en aquellos tiempos.

Tenía una obsesión y carecía de moral alguna. El psiquiatra que elabora su perfil psiquiátrico en la película duda de que estuviera realmente loco, sino que obedecía unas pautas diferentes a las habituales. Otros criminólogos que aparecen en el documental nos cuentan que tenía todos los números desde su nacimiento para convertirse en el monstruo que se convirtió. Una infancia destrozada (se vio obligado a prostituirse sexualmente desde su adolescencia), una nula educación, un cuadro psiquiátrico complicado (trastorno anti social y otras enfermedades mentales) y una vida alejada completamente de la corriente.

El vagabundo de la muerte. Es la crónica de una España Negra.

Kyrios

Advertisements
This entry was posted in Análisis Fílmico, Artículos and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s