In the Flesh: zombies diferentes

in-the-flesh-bbc3

La BBC es cuna de la originalidad. Desde los años 70, pocas son las series que no se han salido de la tangente (en el buen sentido). Si en América prima llamar la atención, en Gran Bretaña prima el experimento y la cocción de los elementos menos habituales en una buena historia. Todo empezó con Doctor Who (y sus reconversiones con el paso del tiempo), continúo con serie X y ahora es terreno abonado para Channel Four y los canales de la televisión pública inglesa.

Será el apoyo público del gobierno, pero si algo debe decirse es que Inglaterra no escatima en crear propuestas originales. La más fresca y diferente es la reciente miniserie In The Flesh, la cual es tan rompedora como la misma Black Mirror o como Utopia aunque se quede uno o dos escalones por debajo. Y es que darle un giro de tuerca al género de los zombies nunca había sido tan liberador ni tan balsámico, abonándolo a terrenos inesperados.

El riesgo era alto. Podemos verlo fácilmente con Warm Bodies, película que ya se analizó en NeoKunst y que acabó en fiasco. Está claro que en una serie con zombies como protagonistas faltaba un punto clave, y ese era la credibilidad, de un trasfondo fantástico que permitiera que nos creyéramos la historia.

En el caso de In the Flesh, la serie toma el rumbo correcto. Y es que en el mundo de la serie los zombies pueden volver a ser lo que eran: vivos. No podrán recuperar su forma humana, pero sí su mente y su conciencia. Sin embargo, y tras la calamidad padecida por la pandemia no viviente, los zombies son como una mezcla entre drogoadictos y presidiarios en el trato que reciben. Son repudiados, temidos y hasta asesinados. Se les teme por su condición aunque se hayan recuperado.

Con ese trasfondo conocemos a Kieren, un chico que guarda muchos más problemas de los que aparenta y que encima, tras su infección, debe marchar a casa de sus padres, en Roarton. El pueblo, por desgracia, es la cuna del odio a los no muertos. Allí son tratados como enemigos y son perseguidos y asesinados.

in-the-flesh (1)

Bajo ese contexto se produce la historia, que cuenta con múltiples enfoques como cualquier serie posmoderna. Kieren es el protagonista, pero todo su entorno vive experiencias muy cercanas y el conflicto entre ambos bandos (los que están a favor y los que están en contra) se trasluce muy bien a través de detalles y de juegos de rol. No llega al nivel de series como Juego de Tronos o de Roma, pero In the Flesh consigue crear tensión y nos mete en sus personajes.

A parte de distribuir bien la tensión, otro punto importante es la credibilidad. Los personajes son cálidos y cercanos para el espectador, siendo fácil de identificarse con ellos en ciertos momentos. Además, la historia ya es de por sí fresca y lógica, con lo cual el espectador no se siente engañado al ver cabos sueltos o explicaciones ilógicas. Es más, cuanto más se trate de atar cabos sueltos, más se engancha el espectador al resultado final.

En el primer capítulo ya se nos sitúa en la problemática, mientras que en el segundo y en el tercero se producen varios conflictos. El segundo episodio es terreno abonado para que conozcamos a Kieren, con sus inquietudes de antes y las de ahora, además de poner en tierra algunos problemas que se cerrarán en el tercero, que es el éxtasis de la primera temporada. Todo acaba en un final brusco que deja sin sentido al espectador. Y es de esos finales que, además, congela la sangre.

La serie, a grandes rasgos, es una apuesta original de una serie con zombies. El enfoque, el lugar, los personajes…convierten a la serie en una zona de guerra donde el espectador se integra con comodidad. La desgracia para él es que se le queda corto el viaje, que deberá esperar un año y sentarse a ver qué sucede con la segunda temporada. Si se hace, conseguirá atar los cabos sueltos de verdadero interés. Si no, se habrá quedado en un experimento decepcionante. Y eso, en una serie que partía de un buen inicio, es desalentador.

Advertisements
This entry was posted in Series and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s