Análisis Fílmico: The Collection

TheCollectionPoster

Como Marcus Dunstan consiguió un éxito considerable con su ópera prima, The Collector, realizada en el año 2009, se decidió seguir la saga del asesino coleccionista, realizando el aparente final de la duología, con The Collection (2012) una película que pone fin a las andaduras del maniático asesino.

Dunstan además de haber dirigido The collector ha estado vinculado en el género con trabajos como guionistas y ha escrito bastantes libretos sobre la saga Saw (la cuarta, quinta y sexta entrega) con lo que el tema de las vísceras y desmembramientos no es nuevo para él. Sin embargo, su mejor trabajo y a mucha distancia se trataba de su ópera prima, una película que si bien se trataba de una mezcolanza (palabra que ciertamente suena más refinada que pastiche) de diversas películas de género conseguía su personalidad mediante un sincretismo que funcionaba bastante correctamente. No es tanto el caso del remake, The Collection, una película que baja enteros respecto a su predecesora y que tira por otras vías totalmente diferentes.

images (17)

Y es que  está muy lejos de ser una película parecida a su original. En realidad donde encontramos muchas más confluencias es con la saga Saw. Y desgraciadamente la película podría pasar como una más de la saga. Estaba claro que el factor sorpresa ya no es el mismo, pero Dunstan rehúye totalmente de rodar una película con tensión (elemento clave de la primera película) sino que esta vez su esfuerzo está completamente dedicado al survival (como en la saga Saw) con unos toques exagerados de gore. Sin en la primera película funcionaban en esta el paroxismo reina durante el primer momento de la película (secuencia de discoteca incluida) con lo que los golpes se pueden prevenir a distancia.

Y eso que la primera parte de la duología había conseguido una puesta en escena más que interesante, pero lo aprendido por Dunstan  en la primera película parece haberse desvanecido por completo en esta segunda parte. Aquí el director rehúye totalmente a cualquier interesante cambio de fotografía, como había hecho en la primera película, sino que parece rodar con el piloto automático.  Además, lo primero que tiene que hacer el espectador para conseguir sacar algo de provecho de la película es permitir los mil y un agujeros que tiene la película. Ya la primera parte había demostrado que si reflexionábamos un poco el argumento no se sostenía demasiado porque era imposible que el asesino hubiera sido capaz de montar semejantes trampas en cuestión de segundos. En la segunda parte de esta saga estos problemas adolecen aún más. No ya es el gratuito prólogo ambientado en la discoteca (en la que se arma la de Dios) que uno tiene que tener mucha fe para creer que todo eso sucede de manera verosímil y sin que nadie se haya fijado en semejantes aparatos, sino que todas las trampas ambientadas en la casa carecen de sentido y algunas se montan de un momento a otro, literalmente hablando. Una cosa es dar pocas concesiones al espectador y otra tomarlo por tonto.

foto-the-collection-2-181

Después del prólogo poco hay que rascar en el film, que se convierte en una especie de  película de acción con toques macabros de por medio. Dunstan puede ofrecernos algo de creatividad, pese a que resulte perturbadora, mostrándonos algunos elementos de la colección del asesino, así como algún que otro detalle suelto, como alguna ambientación macabra (el detalle de los cuadros que nos muestran una serie de personajes grotescos resulta interesante)  pero de todas maneras a la película le falta despegar para conseguir convertirse en algo tan inquietante como lo era la primera entrega.

Y todo, pese a los diversos trucos a los que recurre la película y que resultan bastante cuestionables, como la aparición de unos seres que más humanos parecen Zombies y sacan al espectador de la película por la estupidez de incluir personajes así, como la inclusión del personaje de Johanna Braddy que no es más que un intento fallido por definir la psicótica mente del Coleccionista, pero que a la postre ni pincha ni corta  en la historia.

Se agradece eso sí, la escasa duración de la película, que no llega a sobrepasar la hora y media de metraje, y es que por lo menos Dunstan sabe que la película perdería enteros si además se alargará innecesariamente. El final también resulta gratificante, no sólo porque supone la esperada venganza del personaje principal, sino porque por lo menos han sido capaces de cerrar la saga, de una manera valiente y no permitiendo que el juego siguiera alargándose en innecesarias secuelas. Y es que más vale acabar rápido por la puerta grande que degenerando el producto con interminables sagas, que de eso Dunstan sabe un rato y por eso ha firmado tantos guiones de la saga saw.

4/10

Kyrios

Advertisements
This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s