Ciclo Brian de Palma: Fascinación

1976-Fascinacion-Brian-de-Palma-USA

 

Es un hecho más que reconocido que Brian de Palma es el alumno más aventajado de Hitchcock, el maestro del suspense. Muchas veces se ha comentado que el director americano actualiza las películas del británico, como si de alguna manera fuera una extensión en el tiempo del mítico realizador. Pero esto sería injusto en el trato con Brian De Palma, un director que no copia exclusivamente a su maestro, sino que adopta una posición sincrética delante de él, para quedarse con un resultado que va mucho más allá del simple plagio, sino que se convierte en director cuyas películas demuestran una personalidad única y singular.

El planteamiento de la película es un claro homenaje a la mítica película de Vértigo, realizada por el director británico en el 1959 (año en que también se ubica parte de la historia en la película de Brian de Palma, en un más que claro guiño hacia su progenitora). En realidad, incluso traspasando las fronteras del homenaje, se podría calificar la película como una revisión actualizada de la película de Hitchcock, en la que recordando el argumento, un policía (interpretado por James Stewart) se enamoraba de una mujer (la bella Kim Novak) que sospechosamente le recordaba a su fallecida amante. La película de Hitchcock contaba un interesante relato en el que se ponía de manifiesto un tema bastante tabú y poco tocado en el cine, haciendo hincapié en una relación que tenía muchos puntos en contacto con la necrofilia. No sólo el argumento es una clara revisión de las enseñanzas del  director británico, sino que hay que decir que también para la maravillosa partitura el director, Brian De Palma, cuenta con la música de Bernard Hermann, el director que tantas veces había colaborado con el maestro británico, creando bandas sonoras tan memorables como la de la misma Vértigo (1959) o Psicosis (1960) o la de esta película.

fascinacion_post-e1303334670648

Fascinación (mal traducida en castellano, cuando su nombre real habría de ser Obsesión) trata un tema muy parecido. El guión fue escrito por Paul Schrader, uno de los escritores más brillantes de Hollywood, autor entre otras obras del mítico libreto de Taxi Driver, realizado dos años antes de Fascinación (1978), aunque hay que decir que el propio De Palma hizo retoques en el guión, cosa que el espectador puede comprobar perfectamente en detalles como el telescopio que coloca el director en un solitario apartamento, apuntando de manera Voyeuristica hacia un apartamento, un más que claro guiño hacia la mítica película La ventana indiscreta (1954).

obs

La diferencia básica de guión que encontramos entre el de Vértigo y el de Fascinación se encuentra en las revelaciones que hace de cara al espectador. Mientras que en casi todo momento el espectador sabía cuál era el engaño en la película de Hitchock, en la obra de De Palma no se revela el misterio hasta la última parte del metraje, en la que se descubre la relación edípica entre los protagonistas principales.

Y es que la película del director norteamericano se encarga de inflar la película con tensión y unos vicios psicológicos bastante dañinos entre todas las relaciones que se establecen entre los personajes principales. Al igual que el personaje de James Stewart en la película de Hithcock, en Fascinación, el personaje principal de Cliff Robertson demuestra unas tendencias y conductas que se desvían de la vía lógica. El trauma que supuso el fallecimiento de su esposa quedó marcado en su mente de manera casi eterna, porque además él mismo se consideró el culpable de semejante situación, así que cuando encuentra a la joven Sandra en Florencia, que tiene un parecido más que notable con su esposa, pretende enmendar su error pasado. Además de amor, el personaje cae en un caos mental en el que Sandra se convierte en la segunda oportunidad que le presenta la vida para arreglar sus errores cometidos. Si James Stewart se comportaba de una manera totalmente ida en la película de Vértigo, Cliff Robertson va un paso más allá en su locura, interpretando un personaje que desde el primer momento que descubre a Sandra se comporta como si se tratara de un zombie que acaba de levantarse de la tumba.

images

Como detrás de las cámaras se encuentra el mismísimo de Palma, la película se convierte en una auténtica ensalada de planos con las que el director se deleita a placer. Míticas secuencias y que quedarán para el recuerdo son el travelling circular en la que los dos protagonistas se abrazan, una de las constantes del director, o la secuencia precedente, en la que se intuye una escena que sentaría las bases de la otra gran secuencia del director, sí, la del carrito y el bebé en Los intocables de Elliot Ness (1987). Para la fotografía el director recurre Vilmos Zsgimond, que compone unos toques lumínicos tremendamente efectivos, en los que destacan los toques resplandecientes y numerosos haces de luz blanca, que dotan a la película de una atmósfera onírica.

7/10

Kyrios

Advertisements
This entry was posted in Ciclo Directores, Ciclo Directores, Cine and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s