Superman: Identidad Secreta

¿Alguna vez te has sentido diferente? ¿Solo? ¿Has paseado por las calles de tu barrio sintiendo que no perteneces a él? ¿Te has planteado lo minúsculo que eres en relación a todo el universo que te rodea? ¿Que quizás la vida no sea tan importante?

Si la respuesta es sí, entonces tienes mucho en común con cualquier adolescente, y en especial con Clark Kent. Pero no el Clark Kent en el que estás pensando. Superman es sólo un personaje de cómic, y su tocayo en la vida real un chico que sufre las desafortunadas bromas de sus compañeros. Vive en Kansas, sí, como el superviviente de Krypton, en algo parecido a una granja, cómo no. Pero repito: no es él. No lo es.

Tengo otra pregunta para ti. ¿Qué harías si una mañana despertaras con los poderes de Kal-El? ¿Qué decisiones tomarías si pudieras volar, si tu fuerza fuese sobrehumana, si tus ojos pudieran fundir el metal? ¿Dónde separarías tu límite del de los demás? ¿Dónde trazarías la línea entre lo real y lo que ocurre en los cómics?

Si quieres, puedes descubrir qué haría Clark Kent, el de “mundo real”, leyendo Identidad secreta, la obra maestra de Busiek e Immonen. El dibujo es de un realismo que asusta (excepto en algún momento en las últimas páginas, en las que el tono cómic adquiere un valor semiótico trascendental para entender el desenlace emocional del personaje), que transmite múltiples sensaciones en cada viñeta. En algunos momentos da la sensación de que estás mirando auténticas fotografías, el resto del tiempo es como estar delante de cuadros que mezclan el realismo con el impresionismo. Difuminar la luz, si se hace bien, puede dar efectos realmente placenteros y sobrecogedores. Es difícil escoger mi viñeta o página favorita en Identidad secreta, pero las páginas 84 y 85 de la edición que tengo en las manos, en las cuales Clark destroza cierto escenario que tiene ante sí en cinco viñetas verticales, son realmente temibles. Los dibujos en los que vemos a Clark ante puestas de Sol son preciosos, pero eso es algo más o menos habitual en Superman, teniendo en cuenta que el Sol tiene un simbolismo esencial en la idiosincrasia del personaje.


El guión te hará llorar. Pensarás que lo has escrito tú, llegarás a creer que también podrías ser el protagonista de algo similar. Este cómic ofrece varias reflexiones importantes. Nos habla de lo difícil que puede resultar forjar nuestra propia identidad. Nos habla de las relaciones humanas. De lo importante que es encontrar a alguien con quien compartir nuestros secretos, aunque de esa manera dejen de serlo. A Clark, como a Superman, la respuesta al galimatías de su vida le viene dada en forma de mujer. Y claro, se llama Lois.  Llama la atención que, aunque el Clark de esta historia sea humano, se parezca tanto al Clark extraterrestre que todos conocemos en un punto: se siente diferente, aislado, único, pero no por eso más feliz. Y es su necesidad por establecer vínculos los que les devuelve su condición terrenal, por mucho que puedan volar. Dice Tom Morris, en su libro “Los superhéroes y la filosofía”, que la única pregunta a la que no pudo contestar sobre Superman fue una que le hizo cierto editor ejecutivo de la D.C comics…”¿Por qué hace lo qué hace?”. Una pregunta tan simple, y la respuesta no lo era. Finalmente, tras mucho cavilar, entendió que Kal-El hace lo que hace porque necesita sentirse integrado, aspecto básico en cualquier ser humano que se precie. No es todo altruismo. Es también la protección de su propio ego, son sus ganas de ser aceptado tal y como es, sin tener que disfrazarse de reportero con gafas. Y he aquí que llegamos a la última coincidencia: la de la identidad secreta.

¿Ocultarías tu identidad al mundo de ser tan excepcional como el hombre del mañana? ¿Cómo lo harías? ¿Dónde establecerías tu propia fortaleza de la soledad? ¿Qué estarías dispuesto a sacrificar? ¿Por cuánto tiempo?

Las respuestas a todo esto y más, se encuentran en el precioso volumen que ECC ha editado recientemente recopilando los cuatro capítulos que componen la historia del Superman más humano posible. ¡Disfrútalo!

David R. Rodríguez

Advertisements
This entry was posted in Conciertos and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s