Ensayo de Un crimen o La vida Criminal de Archimboldo de la Cruz

ensayo-de-un-crimen-img-808

Decir que Ensayo de Un crimen es un Buñuel más bien convencional no es caer en ninguna falsedad, pero uno ha de ir con cuidado ante el artista español (o mejicano, el debate sempiterno siempre estará ahí). Es cierto que la película es quizá una de las más digeribles de toda la trayectoria de Buñuel, pero no por eso hay que desmerecer la obra ni mucho menos.

La obra adatpa la novela de Rodolfo Usigli, aunque el escritor después de ver la película admitió bastante iracundo que había quedado totalmente irreconocible. Ya sabemos como se las gastaba Buñuel. En realidad la película es una visión muy interesante sobre las constantes básicas del surrealismo, bajo un tamiz de cine de Hollywood que hasta podríamos relacionar con el mismísimo Alfred Hitchcock, un hombre que también se interesó bastante por ligar muchas de sus películas con los componentes teóricos de las ideas psicoanalíticas de Freud, que tan de moda estaban en aquella época.

La película se centra en un personaje bastante pintoresco, un señor bienestante conocido como Archibaldo de la Cruz. No es casualidad el apellido religioso de nuestro protagonista, porque ya sabemos que la religión también ha estado presente en la obra del artista surrealista. De hecho, en una transgresión narrativa bastante curiosa, el cineasta rompe el cuento que al fin y al cabo era la película (el personaje estaba narrando con la voz en off la historia de su vida cuando una monja interrumpe al protagonista) para que Archibaldo sea el causante de la muerte de la pobre mujer. Digo causante porque Archibaldo no es un asesino, pese a los intentos del personaje por cometer más de un crimen.

ensayo_crimen_01

Y es que la historia nos remite a la infancia del personaje. La infancia, una época donde los recuerdos que el sujeto recibe en su memoria quedarán guardados aunque sea de manera inconsciente para hacer aparición o marcar la vida de una persona. Buñuel realmente hace un recital de las teorías psicoanalíticas, mostrándonos toda la vida de Archibaldo de la Cruz.

El caso es que durante su infancia, al joven Archibaldo le regalan una pequeña caja de música, y su insititutriz le cuenta la fabulosa leyenda de que cuando la caja de música suena, el poseedor de ella puede asesinar sólo con la mente a la persona que tiene delante. La institutriz cae fulminada mientras la caja de música suena, evidentemente no por la música sino por unos tiros que sesgan la vida de la mujer, pero el joven Archibaldo guarda ese recuerdo en su memoria de una manera fascinante. Ya de pequeño vemos que el joven tiene algunas cualidades que varían bastante con lo que es una conducta normal. La voz en off de la que se sirve Buñuel en muchos momentos de la película (recordemos que todo es una narración que el personaje principal está realizando, primero ante una monja, que es quien oye este primer relato, y posteriormente será un juez) nos revela que el niño no sentía ningún tipo de amargura ni dolor al ver a su institutriz muerta, sino que en cierto sentido le gustó el hecho de poderse sentir importante al poder fulminar a cualquiera con sólo desearlo. Durante este primer acto violento Buñuel nos señala lo que será clave en la película y en la mente criminal de Archibaldo de la cruz, cuando contemple el cadáver de la mujer y a la vez las insinuaciones sexuales que esta presenta. Está claro, el Eros y el tánatos (la erótica y la muerte) que también son un pilar no sólo de la carrera del director, sino sobre todo del trabajo de Sigmund Freud.

Este hecho marca el destino de nuestro protagonista en toda la película. Una de las cosas que mejor hace Buñuel es definir a nuestro protagonista, en gran parte ayudado por la magnífica interpretación de Ernesto Alonso, que se encarga de dotar a su personaje una singularidad crucial para la película. Archibaldo tiene una buena reputación y a primera vista no parece destacar por ninguna otra cosa. De clase alta, puede distraerse perfectamente con su hobby favorito (la modelación de cerámica) mientras deja su hacienda a otros. Pero hay algo en su conducta que nos dice que Archibaldo se quedó colgado para siempre en aquel incidente con su institutriz y la caja de música. El desencadenante vendrá otra vez más cuando oiga de nuevo la melodía de la caja de música y se haga con ella, con lo que los fantasmas que habían quedado silenciados volverán a salir a la luz, pidiéndole a Archimbaldo que cometa crímenes contra mujeres que tienen un perfil parecido a la primera mujer a la que quiso matar.

ensayo-de-un-crimen-luis-bunuel-1955-dvd-ntsc-subt-esp_MLA-F-4561226100_062013

Pero no podrá, porque el destino siempre irrumpe evitando que el protagonista pueda cometer sus actos. Buñuel en este sentido crea una película muy original que se desvía con gran eficacia de los thrillers estadounidenses de poca monta que utilizaban las teorías de Freud como excusa para ofrecer espectáculos dantescos al público. De hecho, el final es una clara parodia ante los finales felices Hollywoodienses, en los que todo termina de manera maravillosa y sin tener que lamentar nada. Buñuel se ríe a la cara ante esos finales, creando una solución perfecta en los que quedan totalmente parodiados. La respuesta del juez después de oír el relato de Archimbaldo es también un gran apunte que el director realiza en contra de una sociedad que no se inmuta hasta que las cosas no se han salido de su cauce, encorsetadas por las rígidas leyes. Y es que después de ver que Archimbaldo es un auténtico criminal, por lo menos en potencia como diría Aristóteles, se mofa de la situación y se levanta tan tranquilo comentando a este que hasta que no tenga pruebas no puede hacer absolutamente nada por detenerle.

También hay que destacar los momentos en los que Archimbaldo pierde la cabeza. Para ello el director se sirve de la distorsión musical de la melodía de la caja de música, que acaba convirtiéndose en un auténtico Leimotiv macabro. No sólo distorsión de sonido sino también de imagen, que realiza Buñuel para dar la sensación de inestabilidad. Además de jugar con una narración interesante, el director nos presenta diversas posibilidades que sólo existen en la cabeza del protagonista, es decir, secuencias de What if..que funcionan más que sobradamente.

7/10

Kyrios

Advertisements
This entry was posted in Ciclo Directores, Ciclo Directores, Cine and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s