No he leído las 50 sombras de Grey

Image¿Era Grey o Gray? Ni siquiera lo sé. No soy partidaria de criticar algo que no he leído. Estoy convencida, sin embargo, de que es una obra magistral en una sola cosa: en mantenerle a uno pegado al papel, leyendo todo el día y toda la noche. ¿Qué es? ¿Qué hace que la gente se enganche a estas cosas sin redención posible? Porque, vamos a pensarlo bien, los datos sobre esta serie de novelas que circulan son un cúmulo de las siguientes características: sexo, un hombre perfecto, vampiros, sadomasoquismo, amor, y un supuesto final feliz intrigante.

Señoras y señores, nos encontramos ante lo que se denomina un fanfiction explotado en toda regla. Y no es una crítica destructiva, para nada, ¿cómo iba yo a criticar un bestseller? Sinceramente creo que el fanfiction es un género digno de análisis, para la gente que lee en serio, personas que esperen encontrar en la lectura algo más que una mera distracción, este género prácticamente no existe. Pero hay millones de fanfiction en la red, millones. Como su nombre indica, el fanfiction es la ficción del fan, aquel espacio en que los fanáticos, en su mayoría adolescentes, de cualquiera de los múltiples mundos de la imaginación “oficial” o “publicada”- Harry Potter, el Señor de los Anillos, Los juegos del hambre, etc.- pueden generar nuevas situaciones con espacios, tiempos y personajes que, obviamente, no son suyos. De manera que si quiero, puedo liar a Harry y a su amigo Ron y que hagan un trío con Lord Voldemort si me apetece.

Hecha esta pequeña aclaración definitoria, no es difícil imaginar que esta ingente producción de narraciones oscila entre textos que son prácticamente una recopilación de deseos de aquel que escribe de hacia dónde debería haber ido el libro o libros del que escriba, y auténticas construcciones nuevas. Antes de las llamadas “50 sombras”, creía que el mundo del fanfiction era una generación extraordinaria de personas apasionadas, para nada interesadas en nada más que en un comentario, un mensaje de apoyo desde algún lugar del mundo en el que otro lector, apasionado por una trama conocida, fuera capaz de reconocerse en la opinión, la sorpresa, la imaginación propia.

Pero adiós a mi fe en la humanidad. Supongo, que una versión adulta, sadomasoquista de Crepúsculo, o incluso, si me apuráis, de las grandes novelas de vampiros como las de Anne Rice (como si no fueran lo suficientemente sádicas), podría encontrarse perfectamente en la web sin necesidad alguna de descargar veteasabercuantos euros en una librería, con el plus de que tus comentarios sean leídos directamente por el autor con interés y compañerismo. Los fanfictions nacen, irónicamente, del deseo de más, de estar enganchado a más no poder a un mundo imaginario, y si está bien escrito, lo más seguro es que genere también un ansia incondicional y en muchos casos casi adolescente de leer más, de que el próximo capítulo no tarde en llegar y de que sea largo, larguísimo.

Hay algo en lo que estamos de acuerdo todos: los mercados, los lectores, los escritores, las editoriales… los bestsellers enganchan, o deberían. ¿Cuál es entonces la diferencia entre los fanfictions y un tocho pasado por una buena campaña publicitaria? ¿Quién le da a alguien la legitimidad suficiente para escribir sobre algo que ya estaba escrito y sacar dinero de ello? Y lo que es peor, ¿quién me asegura que no hay por ahí algún escritor increíble sirviéndose de personajes secundarios?

Dicen por ahí “tienes que leerlo”, “es magnífico”, “te vas a enganchar” y luego “es una novela porno para amas de casa aburridas”. No sería la primera vez que me encuentro con una novela en que parece haber una liberación absoluta del tabú, y luego resulta que la protagonista principal es incapaz de hacer la o con un canuto, como decía mi abuela, me imagino, por ejemplo, a una policía o a una cantante super estrella, casada con un artista o algo así, que a pesar de su independencia económica al llegar a casa y ver a su maridito le dice al pobre lector algo parecido a : “No hay nadie que me haga sentir mujer cómo lo hace él”, y luego se lo tire sobre todos los muebles de la casa con todo lujo de detalles. Vayamos por partes ¿cuál es entonces el mensaje? ¿Explicitar el sexo cual adolescente en celo no es algo malo? ¿las mujeres independientes practican sexo? ¿las mujeres independientes dependen de un hombre para sentirse enteramente mujeres? ¿Somos super progres porque leemos porno?

Voy a parar, porque creo que me estoy comiendo con patatas a Simone de Beauvoir, a Virginia Wood y a otras tantas. Pero me da miedo, creo que abandono el artículo con una seria preocupación, sin críticas ni nada, pero… ¿los bestsellers son solo para adolescentes?

María Gandía

About mariedemon88

To write or to write.
This entry was posted in Conciertos and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s