Un, dos, tres… al escondite inglés

critica-un-dos-tres-al-escondite-ingles

Iván Zulueta era un hombre que estaba por delante de su tiempo. Se acostumbra a citar sólo una película del director, Arrebato (1979) quizá porque sea una de las obras maestras del cine español, pero lo cierto es que diez años antes había realizado una película muy fresca que bebía ni más ni menos que del cine de Richard Lester  y de aquellas películas que este director había hecho ni más ni menos que con el conjunto más famoso de Liverpool, los Beatles.

Y es que el travelling lateral con el que se abre una de las primeras secuencias ya nos lo deja bien claro. ¿Saben aquel dicho de que no está hecha la miel  para la boca del asno? Pues en España, los gustos musicales podrían resumirse perfectamente con este refrán. Porque, músicos excelentes hemos tenidos, desde Antonio de Cabezón hasta Paco de Lucía, pero el pueblo (como suena de evocador esta palabra) siempre ha despreciado a sus mejores músicos por otras corrientes más populares. Para ser actuales, sí, me refiero al pachangueo y la canción barata.  Pues en la citada secuencia del Travelling, el director, Iván Zulueta, nos deja bastante claro cuáles son sus gustos, mostrándonos al compás de la cámara, las diferentes portadas de álbumes de música, de grupos tan diversos como Jefferson Airplane, Los Beatles, Cream..Joyas de la música contemporánea.

foto_texto_undostres_ampliada

Y, ¿Qué supone Eurovisión? Pues es la eclosión de toda esta morralla musical, un concurso esperpéntico que ya en aquellos años (fíjense que la película está realizada en el 1969) destilaba un olor a rancio y a anticuado que apestaba. Pues Zulueta se dedica toda una hora y media, es decir, la película entera a criticar el festival, mientras realiza una parábola social en la que no faltan algunos ataques al régimen (como la proyección del No-Do que aparece en unos instantes). Además, recordemos que sólo un año antes, en el 1968, Massiel había ganado Eurovisión, la gota que colma el vaso para que el joven Director se iniciara a la aventura.

El argumento de la película es muy simple y no tiene pérdida. Enterados de que el festival de mundocanal (Eurovisión encubierto, llega a sonar la misma canción de presentación, el famoso Te Deum de Charpentier) tiene previsto iniciar una nueva gira, nuestros protagonistas tratan de sabotear todas las posibilidades de que España se vea representada en el festival. En realidad una mera excusa para que Zulueta acompañe a la película de gran cantidad de clips musicales (recordemos que las cadenas de música como La Mtv aún no habían aparecido) de los mejores grupos españoles de la época, como los íberos, los mitos, Formula V o Los Pop-Tops un grupo madrileño de formación, que logró colarse entre los más vendidos norteamericanos y que es la formación musical con la que se acaba la película. Hay que destacar la bilocación de José María Iñigo, que se interpreta en parte a sí mismo en la película, así como unos grandes diálogos que muestran que si algo  define a la película es la valentía.

16045_g

Y es que una de las cosas que demuestra un, dos, tres al escondite inglés, es que Zulueta tenía unas ganas tremendas de hacer cine. Imbuido por el cine Beatle (inauguarado apenas unos años antes por Richard Lester) realiza una película en la que apenas hay guión y en la que hay grandes intentos por dotar a la película de un toque lo más contemporáneo posible. El director pretende huir totalmente del cine anticuado para elaborar una obra fresca y moderna. Por eso en la película no faltan cantidad de recursos que ayudan a crear este efecto, como por ejemplo diversos cortes en los que aparecen y desaparecen personajes (el surrealismo, como en las películas de los Beatles, también tiene su aparición), diálogos rápidos e hirientes que emulan el cine de los Hermanos Marx revisados por la época en que se realiza la película, travellings circulares cuando cantan algunos grupos, o multitud de escenas en las que se utiliza la cámara rápida.

La película es una oda a la juventud. Es un himno a las nuevas generaciones que habían de superar a sus antecesoras en la materia musical (y evidentemente en otras). Por este motivo, todos los actores de la película son jóvenes. Y además regentan una tienda de música, eso sí, en la que no se discrimina  a la buena música. Un gran guiño es el que realiza Zulueta hacia Beethoven cuando señala que su música ya no se vende, porque la gente sólo pregunta por los discos de pop ñoño y canciones de Eurovisión.

El estilo de la película es bastante inclasificable, así que lo mejor es añadir un enlace a uno de los fragmentos de la película para que sea el lector a quien le entre el gusanillo para ver una de las joyas de nuestro cine.

http://www.youtube.com/watch?v=Th1GYPucAiw

7/10

Kyrios

Advertisements
This entry was posted in Análisis Fílmico, Ciclo Directores, Ciclo Directores, Cine and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s