Ciclo Brian De Palma: Doble Cuerpo

1984_DOBLE_CUERPO_poster

Doble cuerpo (1984) es sin duda una de las películas en la que más influencias podemos encontrar del gran maestro del suspense, Alfred Hitchcock. No son pocas las películas en las que el director norteamericano recoge recursos del británico, lo que ha servido a la crítica más cerrada de mente para tachar a De Palma como un simple plagiador. Está claro que no han debido de ver más allá de los cinco minutos iniciales de la película, porque sin duda Doble Cuerpo tiene una singularidad tan propia que uno no puede hacer nada más que aplaudir hasta el final, incluyendo unos títulos de crédito más que brillantes. Lo que resulta lamentable es entonces comprobar que la película fue nominada  a los premios Razzie. Pero tranquilos, recordemos que estos mismos iluminados nominaron a Stanley Kubrick por su dirección en el Resplandor. Creo que los comentarios en este sentido, sobran, sólo decir que no son pocos los genios que han necesitado décadas para ser revalorizados (o siglos, que se lo digan al Greco).

En Fascinación (1976) era Vértigo (1959), en Vestida para Matar (1980) era Psicosis (1960) y en Doble Cuerpo, son muchos más los elementos que De Palma recoge para elaborar su película.  Quizá sea el cóctel que más coge de Hitchock. La influencia que más salta a la vista es la que realiza la película de La ventana Indiscreta (1954). En aquella película, el personaje de James Stewart se convertía en auténtico voyeur que se quedaba maravillado ante las vistas que le ofrecía la ventana de su apartamento. En el caso que nos ocupa, el personaje interpretado por Craig Wasson es nuestro protagonista voyeur, que quedará totalmente maravillado ante las vistas que le ofrece Deborah Shelton. Es necesario hacer una pausa para comentar este apartado, porque es básico en la iconografía de la película. Sin duda, De Palma realiza una más que interesante radiografía sobre este concepto. En realidad, nosotros mismos, espectadores y cinéfilos, somos en gran medida un voyeur más que se atreve a adentrarse en la vida íntima de unos personajes que nunca perciben nuestra presencia. En esta ocasión, espectador y personaje principal, se funden en uno para convertirse el mismo observador que contempla desde su posición privilegiada a sus  muñecos, con los que se siente totalmente dominador y dueño de sus destinos. Pero lo que no sabe Craig Wasson es que los engranajes del film acabarán implicando a nuestro protagonista.

090508-1317-doblecuerpo38

La otra gran influencia de la película es Vértigo, de la que el director recoge una enfermedad que tiene muchos elementos en común con la del personaje principal de aquella película, interpretada por James Stewart. En nuestro caso es la Claustrofobia, pero el director realiza el mismo recurso que realizaba Hitchcock para mostrar el vértigo del protagonista, con un zoom que enfocaba frontalmente y hacia delante, mientras la cámara se abalanzaba con un travelling hacia detrás. No sólo se queda ahí, en un mero apunte técnico, sino que también la enfermedad de nuestro protagonista le impedirá como sucedía en Vértigo, acabar con las contrariedades que le suceden al protagonista.

El sentido del humor es básico en la película. Es cierto que Hitchcock tenía un sentido del humor bastante negro y singular (muchas veces basado en pequeños detalles), pero en este sentido la película de De Palma se aleja de manera sustancial a la escencia del director británico, y es que no son pocos los elementos que nos hacen pensar que De Palma pretendía más que unas risas jocosas cuando rodó ciertas escenas. Porque es bastante más que gracioso (casi uno se atrevería a decir que paródico) observar a Craig Wasson, el personaje principal que en la película representa en un principio a un antiguo actor de teatro, adentrarse en el mundo de la interpretación pornográfica, mientras De Palma nos presenta una fiesta bastante bizarra en la que de fondo escuchamos al grupo Frankie Go to Hollywood, y su mítica canción Relax. Por si no fuera poco, el film riega de una manera bastante consistente con toques cómicos en muchas secuencias, como el personaje de Melanie Griffith que evita ser atropellada mientras huye desesperadamente de la casa de Wasson, o muchos otros detalles que el director norteamericano, a diferencia de Hitchcock, deja bastante a la vista de todos.

doble-cuerpo5

Una de las secuencias más destacables de la película es aquella en que el personaje principal persigue por el centro comercial a su musa, mientras De Palma acaricia con la cámara a sus personajes de una manera pasional pero sin desentonar nunca en el efecto mágico de voyeurismo que supone la escena. Sin apenas diálogos, es Pino Donaggio el compositor que se encarga de ambientar la película, con una partitura que profundiza los tonos más cálidos y que nos remite a una música que hubiera compuesto Bernard Hermann si hubiera decidido componer con el corazón en las manos.

El guión, que como ya hemos comentado tiene más que referencias explicitas al director británico, termina por completarse con un giro de guión más que eficiente en el que se pone de manifiesto la capacidad camaleónica que tiene el director para desenvolverse en muchos aspectos. Y es que la primera media hora de la película no anticipa en absoluto el final casi cómico con el que concluye la obra.

8/10

Kyrios

This entry was posted in Ciclo Directores, Ciclo Directores, Cine and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s