Mundo Mudo: La Virgen Casada/The Married Virgin/Frivolous Wifes

156a

 

La virgen casada es una película que a día de hoy puede parecernos olvidada. De hecho, la obra realizada en el año 1918 es una película que pese a contar con actores de la talla como Rodolfo Valentino, sigue siendo una pieza arqueológica de de difícil acceso. No ayuda claro está, que estemos ante una película irregular y que tiene más relaciones con el estilo folletinesco y melodramático tan popular de la época que con una vanguardia cinematográfica o una película que trate de innovar el lenguaje cinematográfico.

El argumento y su desarrollo es bastante complicado y hay que estar atento a la manera como se desarrollan los hechos, porque a pesar de su simplicidad, la película parece tomar algunas decisiones que no ayudan a esclarecer los hechos. Un padre que ocupa una brillante posición social es chantajeado por un conde Italiano (interpretado por Rodolfo Valentino) y por su esposa (a sus espaldas). Como decide no pagar el dinero, habrá de aceptar la propuesta de chantaje que hace que su hija se vea obligada a casarse con el conde, pese a que ella no le profesa ningún amor y además ya esta enamorada de un abogado, que este sí, se trata de un personaje honrado y puro.

La película pues, es una gran demostración del gusto popular la época. Rodolfo Valentino, el encargado de interpretar al conde italiano (un personaje malvado, que demuestra un gran egoísmo y mal carácter) fue una de las estrellas incipientes del Star system americano, como lo podrían ser hoy Tom Cruise o Bruce Willis. Aporta pues, su figura imponente y sus dotes interpretativas para encarnar un personaje que es el villano de la película. El argumento era muy del gusto de la época, conteniendo elementos diversos: Una familia de posición social que se veía amenazada (curiosamente por un extranjero), amor y sobre todo la formación de un género, el melodrama romántico al que la película ayuda a constituir. Amor, romances prohibidos y chantajes, todo en un cóctel de época que servía como fórmula evasiva para un público que buscaba en este tipo de historias el olvidarse de sus problemas (como bien hace el cine comercial de nuestra época). Que se trata de una película con unas ambiciones comerciales se observa desde el primer minuto y sólo tenemos que fijarnos en la ambientación de la obra para corroborar la idea. Mansiones y jardines amplios y espaciados que forman parte del protagonismo de la película, y que permitían al espectador medio hacerse una idea de cómo vivían las grandes familias aristocráticas. Una película, pues, que se relaciona con el folletín y que pese a no mostrar nada nuevo tiene algunos detalles de interés que la salvan de la quema y por su propia suerte, del olvido.

marriedvirgin4

Es cierto que se trata de una película rígida y muy poco dinámica. El nacimiento de una nación, una de las mejores películas del cine mudo y que para muchos inauguraba un modo de representación de cine que hoy llamamos clásico, rodada tres años antes que La virgen casada, en el 1915, tenía ya en sus fundamentos una cámara que mostraba un dinamismo y movimiento que aquí o no encontramos a propósito, o que se ha perdido por parte del realizador, Joseph Maxwell. El noventa por ciento de las secuencias de La virgen casada nos muestran una cámara estática que se acerca poco a sus personajes y que sí lo hace es mediante un montaje que mayoritariamente se muestra bastante aparatoso. Hay pocos planos de interés y apenas nos encontramos con un par de planos detalles que rompen con la monotonía general que provoca su endémica puesta en escena.

Sin embargo, hay dos secuencias (y alguna más podríamos rescatar, aunque estas dos saltan a la vista de manera muy especial) que merecen la pena ser reseñadas. Una de ellas se encuentra en los comienzos de la película. El director, Joseph Maxwell, realiza un flashback (dentro de otro flashback) que le muestra a uno de nuestros protagonistas adentrarse en la casa de uno de los protagonistas. El director se desvía esta vez del blanco y negro para mostrarnos un filtro azul que intenta emular la oscuridad de la noche. Pero la sorpresa viene cuando el ladrón enciende las luces de la habitación, porque en ese momento el director pasa del filtro azul a uno amarillo, mostrándonos de manera natural el paso de la oscuridad de la habitación a la luz que trae la iluminación artificial. Un detalle cuanto menos curioso.

marriedv2

La segunda secuencia, es más que una simple anécdota. En gran parte rompe con el estilo estático de la obra, porque el director se monta en el coche de Valentino y su amante secreta. La cámara nos muestra como los dos tienen sus rifirrafes en el coche y como este se despeña por un barranco con consecuencias nefastas para la protagonista femenina. Una secuencia que parece hecha con pocos trucos y que se rebela con el tono ampuloso de la resta del metraje para ofrecernos una secuencia que parece muy realista.

La elección de la música tampoco parece la más adecuada para la película. No hay una intención artística en la lista musical, sino que simplemente se dedica a la película como un hilo musical que llena los espacios vacíos que provocaría el silencio. Un uso desde luego muy parcial y reducido, que imposibilita en gran medida la importancia de la música en el cine mudo.

4/10

Kyrios

Advertisements
This entry was posted in Análisis Fílmico, Ciclo Directores, Ciclo Directores, Cine and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s