Diamond Flash

diamond-flash

Pocas veces un producto cinematográfico ha tenido algunas ideas muy frescas y ha fracasado en su desarrollo. El cine indie es quizás el hervidero de ideas originales, pero, por A o por B, llegamos a un punto en el que algunas películas se pasan de licencia. Ese es el caso de la prima obra de Carlos Vermut, Diamond Flash, una historia que, si bien tiene algunos alicientes para verla, luego se desinfla de la peor manera posible.

¿Qué haría un Power Ranger si viviera en un mundo sórdido? Esa es la excusa de Vermut para poner a un superhéroe en una historia en la que aparentemente no tiene nada que ver. El director y guionista toma los momentos en transición de ese superhéroe y lo vincula a personajes que no tienen ninguna clase de conexión, pero donde todos acabarán teniendo su rol y papel. Lo raro es que, entre tanta mujer, quien mueve los hilos y destaca es el personaje de Diamond Flash, quien sirve de eje a todas esas tramas.

A partir de aquí se nos presenta un producto a pequeña escala movido por algo más que esa pequeña idea y una música sacada de los 8-bits. ¿Algo más interesante? No mucho. A un guión más bien regulero (tiene un puntazo gordo, eso sí) se le une una toma de planos demasiado pretenciosa. Hay alguna que otra toma que literalmente da risa cuando debería crearnos tensión. En este caso, la fotografía y la dirección han sido casi lamentables, destrozando algo que ya tenía bastantes fallas argumentales e inverosimilitudes. O, si no, ¿quién puede pensar en unos detalles tan poco creíbles como pedos en medio de una tortura?

Los actores están a un nivel aceptable, pero hay momentos de vergüenza ajena. La historia ya es poco creíble como para que, encima, tengamos que ver cómo el resto del casting lo empeore. El resultado es algo de una serie pobre, sacado con poca pasta pero con la misma dosis de profundidad estética. El resultado es un trabajo pobre, pese a que Vermut se empeñe en lo contrario: nada es creíble en una historia que pretendía salirse de plano. Si pretenden ver esta película, sin embargo, nadie se lo impedirá, es libre de hacerlo. Sólo le hemos advertido de un posible riesgo de tedio.

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s