Ciclo Álex de la Iglesia: Crimen Ferpecto

Image

Crimen Ferpecto contiene en el mismo título un claro homenaje a la famosa película Crimen Perfecto, del maestro del suspense Alfred Hitchcock realizada en el 1954. Un guiño que además se materializa en una genial escena que resume muy bien la esencia de la obra. La película, realizada por el singular director español Álex De la Iglesia (El día de la bestia, 1995; 800 Balas ,2002), nos adentra de manera muy especial en su propio universo cinematográfico, y en este sentido la podemos relacionar con otras obras del mismo director, como La Comunidad (2000). El mismo de La Iglesia ha dicho que se pueden comparar ambas porque en las dos hay un crimen y en las dos ocurre en espacios cerrados, sólo que en una de ellas el crimen y la acción se ocultan de puertas hacia a dentro (la comunidad) , y en el caso que nos ocupa, en Crimen Ferpecto, sucede al contrario.

La singular Voz en off de nuestro protagonista principal con la que se inicia (y que nos acompañará durante todo el metraje) la obra ya nos introduce el tono narrativo de la película, muy cercano a un cuento o a una fábula moral en la que Guillermo Toledo es nuestro protagonista principal. Pero ojo, no una historia tradicional, sino distorsionada bajo el filtro del director que con su personalísima huella impregna cada fotograma de la película (¿alguien cree que es posible que un centro comercial tenga un cremador de maniquíes justo en la planta baja?).

critica-de-crimen-ferpecto-1

En este cuento moral y actualizado, en que el de manera brillante el capitalismo se pone bajo tela de juicio (en la empresa del personaje se da una competencia entre los trabajadores que al fin y a la postre crea un ambiente propicio para que ocurra un asesinato) nos encontramos con los típicos personajes que encontramos en la filmografía de Álex de la Iglesia. Personajes que se distancian totalmente de la sociedad (en este caso, de manera voluntaria, pues el personaje de Guillermo Toledo desea escalar socialmente de una manera muy ambiciosa, incluso aunque para ello tenga que pisar las cabezas de cualquier ser viviente) y que no encajan en la sociedad. Listo, guapo y con talento, nuestro protagonista tiene aparentemente todas las posibilidades de triunfar. El Frikismo queda encarnado con Mónica Cervera, una protagonista físicamente poco agraciada que está totalmente obsesionada primero con su marido y posteriormente con su trabajo.

Al fin y al cabo, el director utiliza el frikismo y lo estrambótico de sus situaciones para radiografiar lo absurdo de las tradiciones españolas y lo que subside en el inconsciente de nuestra sociedad. Y es normal que el director se sirve de estas rarezas, ¿acaso se imaginan una vía mejor que la picaresca para definir artísticamente  a nuestro país? Imposible (pensemos en Berlanga, con quien de La Iglesia comparte parte de este humor negro). No es banal que en un ataque de ira el personaje de Guillermo Toledo le grite como un loco a su mujer, que: “Eres fea, y en este mundo los feos no valen nada, lo siento es así, todo el mundo lo piensa pero nadie lo dice”. Nadie lo dice…ahí está una de las constantes del director, contar a través de imágenes lo que pocos directores patrios se atreven.

La película retrata principalmente el giro radical que emprende Guillermo Toledo, pasando de la gloria al fracaso y viceversa. Una rueda de Boecio que además el guión representa con connotaciones sexuales muy interesantes (que  precisamente sea el personaje de Toledo el que pase de dominar a Kira Miró a ser dominado por el personaje de Mónica Cervera es cuanto menos un detalle muy importante para comprender la ironía con la que trata la película a sus protagonistas).

El programa de televisión a la que la familia de Mónica Cervera está enganchada no deja de ser una parodia de las cadena basura que tanto abundan en la programación cotidiana (telecinco a la cabeza), y la neurosis de dicha familia no deja de ser otra exageración (siempre de una manera explícita, sin ocultar nada) de la que se sirve de La Iglesia para indicar veladamente al espectador, que efectivamente, existen familias que albergan una locura parecida. El deseo de escapar de Guillermo Toledo o incluso la grotesca secuencia final no dejan de ser ironías del destino. Ironía y humor negro, pilares básicos de la filmografía del director, y que aparecen como guía del film.

crimen-ferpecto-2

Desgraciadamente, el tono de la película va de más a menos. En cuanto el tono fantástico y surrealista va invadiendo la pantalla y el sentido común deja paso a la locura, la película va perdiendo terreno. No por este hecho, sino porque el director no es capaz de plasmar sus intenciones (que evidentemente se intuyen, porque De la Iglesia siempre es un director explicito en mensaje) y la originalidad deja paso a un argumento anodino.  No hay secuencias realmente inspiradas, aunque el director siempre ofrece una dirección muy interesante (incluyendo movimientos de cámara poco usuales, e incluso se permite realizar alguna que otra gracia con la Steady Cam).

Interpretaciones impecables, destacando Mónica Cervera y el papel secundario de Luis Varela que aporta bastante comicidad en su papel de consejero mental de Guillermo Toledo.

Advertisements
This entry was posted in Análisis Fílmico, Ciclo Directores, Ciclo Directores, Cine and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s