El Buen ladrón

cartel_el_buen_ladron_0

 

Parece que Neil Jordan tiene una maldición particular. De procedencia irlandesa, el director ha conseguido bastante éxito con algunas de sus películas, y como buen irlandés ha realizado un buen periplo por las Américas pero siempre se ha quedado a las mieles del éxito artístico  (exceptuando algunos casos como la película Juego de lágrimas 1992).  El buen ladrón (2003) sería un buen resumen de su carrera.

Aparte de una leyenda bíblica que aparece explicada en la película, El buen ladrón es un remake muy personal de Bob El Jugador, una película realizada el 1956 por el francés Pierre Melville. Y es cierto que la película de Jordan tiene una gran singularidad que la diferencia de las decenas de películas que tratan un tema parecido, como es el asalto y atraco de un casino (o en sus múltiples variantes) por parte de unos atracadores que son presentados al espectador como unos seres simpáticos. Por otra parte el guión se encarga de llenar la película de referencias y guiños culturales (ya es cuanto menos curioso que el plan de atraco sea asaltar una galería de cuadros donde encontramos Picassos, Monets, Cézannes) e incluso paralelismos con personajes reales como Johny Hallyday, el Elvis Presley francés.

images

Adentrándose en lo que podría ser la propia autobiografía del actor, el guión desarrolla el plan de Nick Nolte que paradójicamente interpreta al personaje ladrón ya anciano que está consumido por el consumo de drogas (Nick Nolte ha admitido tener múltiples coqueteos con las drogas), y que junto con otros secuaces se propone un atraco prototípico. No es aquí ciertamente donde la película consigue su mayor brillantez, y de hecho sigue paso por paso los tópicos de otras películas del género, incluido el giro final de guión. La dicotomía de la película se basa en la dupla Nick Nolte y su némesis policial, interpretada por Tchéky Kary y es aquí así como en las relaciones que se establece entre los diferentes personajes de la película, donde la obra consigue alcanzar sus cotas más altas. La sexualidad entre un veterano como el personaje de Nolte y la sensualidad de la heroinómana interpretada por Nutsa Kukhiani   así como la comicidad que aporta algún que otro personaje resaltan entre la mediocridad general de la cinta.

Y es que la película parece sin duda rodada con muchas prisas, o como si las tijeras del montaje  nos hubieran dejado un producto que aún no estuviera del todo completo. Se observa en diferentes momentos de la película. Por ejemplo, personajes como el de Nutsa Kukhiani que en un primer momento coge una importancia casi vital para el relato, pero a mitad de la película desaparece sin más. En otras ocasiones hay escenas que necesitan un ritmo más pausado pero que el director se apresura en finalizar para dar paso rápidamente a otras, en un bucle que incluso puede desorientar al espectador menos alerta en sus primeros momentos. No ha cocinado bien el tempo Jordan en su película.

Aunque sí es cierto que la dirección es interesante, como casi siempre ocurre con el director irlandés. En esta ocasión la Bohemia y el mundo de la noche más alocada quedan retratados de una manera muy interesante, en la que el director incluso parece inspirarse en los interiores de películas como El precio del poder (1981) con aquel estilo tan característico lleno de luz y de color que rozaba en muchos momentos el histrionismo visual (por no decir la horterada). Sin duda estos son los mejores ambientes que aparecen en la película, y no la luz de escenarios exteriores, donde Jordan cae más en el cliché y lo anodino (como la persecución en coche entre Nolte y Kary, aburrida y mil veces vista).

p2.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx

Realentizando y amplificando la velocidad de cierto fotogramas, así como algún movimiento de cámara muy dinámica (como la secuencia en la iglesia) la puesta en escena de Jordan es atrevida pero no rompedora (ni mucho menos). De igual manera pasa con la película. Se ve pero no se siente en ningún momento.

4/10

Kyrios

Advertisements
This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s