The Grandmaster

grandmaster1

Las artes marciales son un tema bastante peligroso para el cine. El espectador medio busca rapidez, coreografías de altísimo nivel y poco pensar. Lo que por desgracia muchos olvidaron de mirar es el nombre del director: Wong Kar Wai. Y para un genio como él, lo mejor era no meterse en lo mismo que habían hecho otros directores de acción.

The Grandmaster no es una película de artes marciales, sino una película sobre las artes marciales. Es un matiz muy diferente, ya que Wong Kar Wai explota todo el mundo que subyace de ese terreno. La cinta del director de Hong Kong es más filosófica que de acción, un error que Golem puede pagar caro con el público medio. Sin embargo, y en ese sentido, el largometraje se disfruta a sí mismo sacando la belleza que hay de las artes marciales. La cinta sigue el dicho “rueda una película de golpes como si fuera de amor”. Y lo consigue.

Otro de los hechos que desconcertarán al espectador es la enorme hibridación de géneros que despliega la película. Wong Kar Wai no sólo jugará con la acción, sino que también meterá en la mezcla romance, biopic y drama. El ingrediente que une toda esa “cocina” se implementa sobretodo en una fotografía exquisita y cuidada al detalle, amén de una forma de rodar lentísima en la cual el espectador ha de dejarse llevar.

Encontrarle defectos a The Grandmaster es complicado. Quizás la película es demasiado densa y contiene diálogos a veces demasiado fragmentados. Ello implica, por desgracia y con la promoción de la película, a que el espectador medio haga un esfuerzo innecesario. A eso también se le puede achacar el poco caso que le han hecho al director de Hong Kong, reduciéndolo todo a una versión tortuosa en vez a las tres cintas para sus públicos (asiático, europeo y estadounidense).

Lo que sí es un fallo es incluir la historia de un personaje el cual tiene cero trascendencia en la historia tanto de Ip Man como de Gong Er, personajes en los que se sustenta la historia. Y es que esa parte es la verdaderamente sobrante. Sí, es muy bonita y contiene toda la mala leche de las artes marciales, pero aporta nada a la cinta más que metraje extra. ¿Debían meterse más minutos para entender de qué iba la historia de “El Cuchilla” o, por el contrario, era un recurso añadido?

Habrá que ver el Director’s Cut para entender el producto final. Lo que queda claro es que, con imperfecciones, Wong Kar Wai ha vuelto a deleitar a sus fans e incluso a la Academia, quien es posible que le nomine para el Oscar a Mejor Película de Habla no Inglesa. La recomendación es dejarse llevar por las imágenes para entender esta oda a las artes marciales.

Advertisements
This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s