I am Ghost (2012)

IAmAGhost

Debuta en el mundo del cine norteamericano H.P. Mendoza, director de origen filipino (como Brillante Mendoza, compatriota y compañero de profesión) y lo hace con I am Ghost, una película que desde luego no dejara indiferente a nadie.

I am Ghost se dirige especialmente a los fans del género de terror. Pero hemos de tener cuidado con esta afirmación. La película no es una obra más de fantasmas, ni parece acercarse a los modelos prototípicos de terror, sino que intenta dar una vuelta de tuerca a todo lo que el espectador ha visto hasta el momento. No sólo hay un giro radical en la propuesta, sino también en las formas con las que el director acomete la obra. De todas maneras, I am a Ghost es una película más cercana a lo que vulgarmente llamamos arte de cine y ensayo que a la enésima versión de película fantasmal.

La obra propone un punto de vista hasta ahora pocas veces tocado, como es la óptica del muerto o del fantasma. Lejos de visiones comerciales como la que propone Alejando Amenábar en Los Otros (2001), Im a ghost se centra en la única figura física del relato, que interpreta Jeannie Barroga, un fantasma que deambula por la casa y que realiza un bucle interminable repitiendo una y otra vez las mismas acciones que realizaba antes de morir. Se apela pues a los conocimientos del espectador, para que este reconozca los códigos que le proporciona la película y el espectador sea capaz de descifrarlos. Si normalmente las películas de fantasmas utilizan a los seres de ultratumba como una galería de monstruos que lo único que hacen es inquietar en el más acá, en la película de Mendoza se intenta penetrar en la mente del muerto, casi desde una manera analítica y científica, intentando descifrar los pensamientos que acontecen en la cabeza de un fallecido, casi como si de un experimento de disección o de cirugía psiquiátrica se tratara. Así pues, nuestra figura principal, Sylvia, habrá de hablar con la voz de una médium para poder solucionar sus problemas y marcharse definitivamente de la casa.

im_a_ghost_4

El espectador aficionado al género comprenderá las secuencias como las del bucle interminable (la teoría mil veces vista de que un fantasma sigue en este mundo porque aún le falta algo que completar en el mundo mortal), así como las conversaciones con la médium, que tantas veces hemos visto en el cine, aunque siempre desde la misma óptica. ¿Es la propuesta de Mendoza una película radical u ofrece algo generalmente substancioso que cambie para siempre las pautas del género?

Ciertamente no. La película de Mendoza es original por presentar un argumento tan interesante y novedoso, pero más que la originalidad del director o guionista (el mismo Mendoza) la propuesta era normal que se diera en algún momento, después de las visiones tan interesantes que películas como las de James Wan (Insidious o The Conjuring) explotaran de manera eficiente este mundo. De hecho, la película de Mendoza guarda bastante relación con Insidious (2007) a la que alude en cierto momento del metraje.

Formalmente la película es tan interesante como plúmbea. Mendoza acomete el retrato de su visión con una interesante radiografía de la cotidianeidad fantasmal que se traduce en una serie de encuadres muy interesantes, pero que a la vez condenan la película a un soporífero desarrollo. Si la película tiene un metraje bastante reducido (apenas dura una hora y cuarto) también es cierto que en algún momento del principio de la película se podría haber recortado perfectamente un buen cuarto de hora de la película, especialmente porque el espectador entiende perfectamente el círculo vicioso de la protagonista, y no hace falta que se nos remarque tan descaradamente el bucle en el que se ve inmersos tanto la película como el espectador.

02

Sí, la película es una obra de muy bajo presupuesto. Quizá podríamos decir que incluso se trata de una obra amateur. El propio director es el autor del guión y a la vez el responsable de la fotografía. Actores en pantalla sólo llegamos a ver a dos. Y la ambientación sucede casi exclusivamente durante toda la película en la misma mansión. Esta misma producción afecta a la puesta en escena, lejos de presentarnos complicados planos o movimientos de cámara, la película se presenta inicialmente con una gran secuencia de planos fijos que retratan el día a día de un fantasma. La gracia de estos está en las distorsiones que introduce Mendoza en muchos de ellos, causando una conmoción confusa en el espectador, que salvando las distancias, nos recuerda a la película expresionista alemana más célebre de todas, el gabinete del doctor Cagliari (1920).

El guión de la película es una auténtica montaña rusa. Si el principio es como ya he dicho, demasiado reiterativo, después de que la protagonista establezca conexión con la médium el film remonta el vuelo, para caer en picado en un final demasiado retorcido.

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s