La Lego Película (2014)

La_LEGO_pelicula-991699408-large

Eran pocos los que lo esperaban (incluidos un servidor), pero la última película, la Lego película (valga la redundancia) estrenada este 2014 ha resultado ser una de las sorpresas más gratas que nos ha dado este inicio de año en el ámbito cinematográfico. Y eso que el nombre no indicaba nada bueno, pero La Lego película no es el enésimo producto comercial realizado sólo para el lucro de marcas comerciales (en este caso el producto de una compañía juguetera) sino que se trata de una de las películas más adorables (y adultas) del campo de la animación.

1371660506865

De hecho, pese al tono de infantilismo que puede parecer a simple vista, La lego película es una obra de arte (sí, como lo leen) que sólo es disfrutable si el espectador va de manera consciente y a sabiendas de que no estamos ante un producto convencional, sino ante un auténtico delirio imaginativo. Y por si fuera poco, una película que trata desde temas filosóficos a políticos con una sensibilidad totalmente inusual.

El tema filosófico de la película se hace evidente en la última parte del metraje, y recurre a un mito que el antiguo Platón ya dejó escrito en sus obras (como la República). Se trata de ni más ni menos que el mito de la caverna. ¿Qué es real en la película? Durante todo el metraje asistimos a una serie de acciones que realizan nuestros personajes (muñecos) protagonistas y que siempre tomamos como un hecho real, aunque intuimos por algunas pistas que ofrece el guión (como el bote de pegamento o la galería de objetos humanos que colecciona nuestro Megapresi) que hay alguna interferencia con nuestro mundo. Cuando de repente, el guión realiza un giro de tercio que resulta totalmente revelador, y que además redondea la película. Si durante largo tiempo hemos creído que realmente las aventuras que estaban viviendo nuestros protagonistas eran reales, de repente nos enteramos de que todo ha sido un sueño con el que un niño ha ilustrado durante un largo juego con los muñecos de su padre (desde luego el tono de la película era exactamente ese). La película se convierte en una metáfora preciosa de la infancia y de los sueños imaginativos de los que la mayoría hemos disfrutado cuando éramos unos chavales y no teníamos ningún tipo de pudor en unir historias, que aún inconexas para la mente adulta, resultaban totalmente coherentes para nuestra mente infantil.

la-lego-pelicula-2

Esta diatriba de hecho queda magníficamente registrada en la película, con la dualidad de nuestro protagonista Emmet y nuestro villano Megapresi. Megapresi no deja de ser el doble animado de la figura paterna (con aparición posterior del magistral Will Ferrell), que tiraniza la imaginación de sus habitantes a los cuales gobierna despóticamente, y lo que es más, impidiéndoles cualquier tipo de unión posible entre los diversos mundos, separándolos mediante fronteras. Contra esta tiranía, que no deja de ser la tristeza con la que el ser adulto afronta su paso de la infancia a la madurez (abandonado la imaginación creativa de su etapa infantil, para pasar a un mundo donde ya no está permitido soñar) se opone la imaginación del niño, que con la simple capacidad de crear (aquí no estaría mal incluso parafrasear a Nietzsche cuando dice que debemos afrontar la vida con la creatividad de un niño) separa cualquier frontera física y mental. Para más Inri, la película se permite un final optimista que puede competir de tú a tú con cualquier entrega de la saga Toy Story.

Más allá de esto, también encontramos incluso política en la película, que no deja de ser una tremenda sátira a la sociedad contemporánea. Imagínense un mundo en que todo aparenta ser perfecto (todo es fabuloso, como nos recuerda la paródica canción inicial) pero que en realidad está podrido. Bueno, aparte de ser el nuestro, también es el mismo en el que habitan nuestros protagonistas. Mediante la sátira, la película propone una metáfora de la sociedad actual en la que consigue romper todo tipo de tabúes, retratando desde la hipocresía moral hasta el consumismo habitual de nuestros días. Emmeth vive en un mundo en el que todos los obreros y trabajadores se mueven igual, piensan igual e incluso ven los mismos programas de televisión ridículos (el programa de los pantalones no deja de ser una sátira de programaciones como las que nos propone la MTV) que crean una mente uniforme, una línea sobre la cual traspasarla significa el destierro inmediato. Ante este hermetismo, nuestro lado benefactor intentará derribar el establishment actual, con una serie de protagonistas como Batman, Gandalf e incluso Shaquille O’neal.

La lego película utiliza la ya casi extinta Stop Motion para retratar un mundo íntimo y a la vez delirante. El humor en la película es una constante sobre la cual se edifica gran parte de la película. Desde referencias a los propios personajes (como la vis cómica de Batman, que queda magistralmente retratada parodiando los clichés del hombre murciélago) a un humor surrealista que alabaría cualquier miembro de los Monty Pithon.

8/10

Kyrios

Advertisements
This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s