La Sal de la Tierra (1954)

Salt_Of_The_Earth_Poster

 

La Sal de la tierra es una película única e irrepetible.

Durante la caza de brujas del senador McCharty en los años cincuenta se produjeron episodios verdaderamente lamentables. Directores, actores y guionistas que debían delatar a sus compañeros de profesión por el simple hecho de pertenecer a una ideología que no era aceptada durante la guerra fría. Tampoco había que ser estrictamente comunista para ser rechazado por Hollywood, con que uno profesara en público ciertas simpatías por algún movimiento social eran suficientes para entrar en la lista negra. Si un cineasta entraba en la lista negra del comité de  actividades norteamericanas, seguramente no volvía a trabajar en Hollywood. El señor McCharty y sus acólitos se encargarían de ellos.

Una de las producciones más hermosas e insólitas que se dieron en aquellos años fue la sal de la tierra, rodada en el 1954 por Herbert J. Biberman y completada con multitud de miembros que pertenecían a la dichosa lista negra. En el reparto mismo encontramos a Juan Chacón, que no era actor sino un miembro del sindicato, y había participado en la huelga de mineros en Silver city en Nuevo México. La película retrata precisamente estos acontecimientos de la huelga. Que una película tratara este tema ya resulta un acto de valentía inigualable.

descarga (1)

La obra combina el documental con la ficción. El interés está en retratar el hecho real que tuvo lugar en Nuevo México con el mayor verismo posible, y por eso se utiliza a actores que la mayoría no son profesionales, sino auténticos mineros. No es de extrañar encontrar en la película una mezcla lingüística más que curiosa. Los intérpretes utilizan indistintamente el castellano y el inglés, como una manera natural de expresión. La poética de la película está bastante clara y alejada de la ficción del cine clásico norteamericano: Lo importante es mostrar los entresijos de la huelga, mucho más que mostrar algún tipo de relato clásico.

La película utiliza la voz en off de la protagonista principal, la actriz Rosaura Revueltas. Sí, sin duda, otra de las características más elogiables del film es el protagonismo que le otorga a la mujer, que no se convierte en un ser anclado bajo la sombra de su marido, sino que recoge unas responsabilidades enormes, llegando a ser el motor auténtico de la huelga, una vez han prohibido a los hombres que actúen como piquetes.

La denuncia social de la película alcanza una gran variedad de registros. El motivo principal de la huelga es las pocas condiciones de seguridad que encuentran los mineros en la mina, después de que más de un accidente se haya producido sin que los superiores hayan movido un ápice por arreglar las cosas. Evidentemente la vida de un minero no vale lo suficiente como para dotar a la mina de una seguridad mínima. Pero la película no se queda aquí, sino que sigue registrando los demás incidentes. El racismo también hace acto de aparición. Nuestros personajes principales son mestizos o de origen mexicano, lo que condiciona el salario y las condiciones en las que deben subsistir. A diferencia de los otros compañeros de la mina de origen puramente norteamericano (si este origen tiene algún tipo de sentido, puesto que en realidad Los Estados Unidos son un país de inmigrantes), los mexicanos no tienen derecho a agua caliente. Como vemos, este problema racial tiene aún mucha vigencia y sigue dotando a la película de una gran fuerza.

images (3)

Pero además la película dignifica el papel de la mujer, hasta unos extremos insospechados para el año de producción del film (1954). Rosaura Revueltas (haciendo honor a su apellido) interpreta en el film el papel de esposa de Juan Chacón. Como mujer de la época, se ve obligada a cuidar de la casa y mantener a los hijos. Pero poco a poco las mujeres se irán uniéndose para que este papel denigrante vaya cambiando. Cuando los hombres se vean obligados por la ley a abandonar el papel de piquetes, serán las mujeres las que se encargarán de realizar la revuelta, para llevarla hasta el éxito final. Por otra parte la película también hace hincapié en este rol tradicional de la mujer como ama de casa, demostrando en una secuencia casi cómica lo injusto de ese trato. Juan Chacón y un compañero suyo han adoptado los trabajos de sus respectivas mujeres mientras estas están en la huelga, y comentan lo arduo y duro que es el trabajo de la mujer, que hasta ahora habían infravalorado.

Por otra parte la película tiene detalles de gran interés. La policía aparece representada como un fiel esclavo de los grandes poderes (los empresarios de la mina) y no como el papel de ayudar al pueblo, que debería ser el que le pertenece por origen. Los empresarios de la mina actúan de todas las maneras posibles para conseguir sus objetivos, incluyendo agresiones físicas.

 

Kyrios

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s