Desaparecida (1988)

desaparecida

Desaparecida, el film holandés realizado por George Sluizer en el 1988 poco tiene que ver con cualquier film del director británico Alfred Hitchcock.  En realidad la película de Sluizer se parece más a un metathriller, en el sentido de que juega a estirar al límite las reglas del thriller convencional, que no a una película prototípica. Por este mismo motivo, el remake que realizó el mismo director en Hollywood años más tarde en el 1993 altera el final, por obvias concesiones comerciales.

En la película de Sluizer no hay interés por descubrir quién es el auténtico criminal que secuestra a la mujer de nuestra protagonista. La película revela la identidad del asesino al poco de empezar el film, con lo que no hay interés por mostrarnos el suspense clásico (no hay una persecución en el sentido convencional). En realidad, Sluizer fracciona la película con numerosos flashbacks que hacen avanzar y retroceder el film en el tiempo, para explicarnos las complejidades que hay detrás de un caso semejante de desaparición.

desaparecida_39

Por una parte hay la figura interpretada por el actor Gene Bervoets, el marido de la mujer desaparecida. Antes de que su esposa fuera secuestrada, el director nos muestra diversas secuencias de la pareja, que decide pasar unas vacaciones en Francia. Inmediatamente encontramos algún encontronazo entre la pareja, aunque suponemos que  realmente son felices. Pero justo después de una bronca entre los dos, la mujer será secuestrada. Por este motivo se convierte para el personaje una auténtica obsesión el tratar de encontrar a su desaparecida mujer (¿sentido de culpabilidad?). Sin embargo tampoco hemos de negar la componente onírica de la película. Y es que la concepción de la película, incluyendo el magistral final, es por momentos el de mostrarnos una auténtica pesadilla.

Ya desde el comienzo del film vemos que hay elementos que resultan chocantes. Los sintetizadores componen una música bastante extraña que es capaz de crear una atmósfera totalmente irreal. Pero el componente onírico se acentúa con el sueño que dice tener la mujer de nuestro protagonista poco antes de ser secuestrada. Un sueño en el que aparecen Dos huevos de oro encarcelados (inmediatamente el director utiliza la imaginería para confundir el sueño con los potentes focos de luces de los coches ¿podrían ser nuestros dos protagonistas). Por otra parte, no es hasta que nuestro personaje masculino tiene el mismo sueño tres años después que no se decide a volver a emprender la búsqueda por su mujer. Y finalmente la pesadilla culmina con un terrible final en que queda bastante claro que el mal siempre triunfa.

Porque Desaparecida puede ser una película poética, pero no deja de mostrar la cara amarga y real de los casos de desaparición. En este sentido el final de la versión holandés no deja lugar a dudas, el mal triunfa. El plano final del periódico, donde podemos ver a nuestros dos personajes protagonistas anunciados como desaparecidos es revelador. Y además sabemos que la mass media sólo se preocupa por los dos en cuanto a son rentables, pero en cuanto dejen de ofrecer titulares, pasarán al olvido eterno.

69780

Bernard-Pierre Donnadieu interpreta a nuestro desquiciado psicótico (así se autodenomina él mismo). La película,como ya decía anteriormente, no se interesa en ocultar su identidad. Antes del secuestro el director del film ya realiza varios planos sobre su rostro, con lo que ya lo tenemos bien identificado. Entonces aparece la flexible narrativa, que con diversos retrocesos en el argumento, nos permite conocer más la identidad de este macabro protagonista.

Desaparecida quiere mostrar cómo se forja el proceso de un secuestro en una mente perturbada. Como mucha otra gente, Donnadieu interpreta a un personaje que parece camuflarse con su entorno. No hay nada que nos haga sospechar de su actividad oculta y además tiene una familia normal, incluyendo una hija. Sin embargo, el film nos muestra los diferentes intentos del personaje por tratar de capturar a diversas jóvenes. Evidentemente no era la primera vez que este personaje trataba de secuestrar a alguien. Sin duda alguna, si desaparecida funciona es por la gran construcción de este personaje, que en la función consigue comerse por entero a los demás. Sólo hay que ver el porte y la naturalidad con la que actúa Donnadieu en todas las secuencias para darse cuenta de que él es la verdadera estrella del film.

El film funciona adecuadamente y sabe dominar muy bien las texturas. La primera parte está adecuadamente presentada con el tono jovial de la película, que nos presenta unas simples vacaciones. Sin embargo, no es casual que en cuanto la pareja sufra la primera discusión la acción transcurra en un lugar oscuro, como es un túnel. La oscuridad de hecho funciona como un claro condicionante. Excepto la última escena, en que el mal se impone con naturalidad en la vida real.

 

 

 

Kyrios

Advertisements
This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s