Al morir la Noche (Dead of night, 1945)

Al_morir_la_noche-800105651-large

Dead of Night (Al morir la noche, 1945) está considerada como la película de terror que inicia un antes y un después en el cine de terror británico. Curiosamente la película está producida por la productora Ealing, que se especializaría años más tarde en la realización de una serie de películas cómicas con un sello personal muy marcado. En gran manera, la película precede las obras de la factoría Hammer, las películas de terror británicas más exitosas e internacionales.

La película sigue una estructura muy interesante, que tiene como hilo conductor la llegada de un arquitecto a una granja, interpretado por Mervyn Johns, donde parece reconocer a los huéspedes que habitan en el edificio.  Después de quedarse sorprendido por reconocerlos después de haberlos vistoprecisamente en una pesadilla recurrente, la película opta por la célebre estructura de las veladas de fantasmas, tan típicamente británica. La historia arquetípica de unos aristócratas británicos que se dedican a contar historias de terror durante una velada, que podemos evocar por ejemplo con la creación del mito de Frankenstein, en manos de la autora Mary Shelley. Al morir la noche recrea este tipo de estructuras, pero siempre adaptadas al tiempo contemporáneo en el que se realizó la película.

199787_1020_a

Aunque sin duda, una de las mejores construcciones de la película es que el relato principal nunca queda abandonado en pos de las demás historias. Cuando Redgrave sigue mostrando sus sospechas en torno a lo que está viendo, la película sigue enfatizando su historia. El interés nunca decae con este relato principal, y las historias sirven como plataforma, pero nunca desdeñando a la historia que cuenta Mervyn Johns.

Uno de los artículos más citados y comentados en referencia Al morir la noche, es el que se incluye en la obra de Peter Hutchings[1]. Para el autor la película recuerda a las obras bélicas exhibidas(incluyendo obras de propaganda) durante la segunda guerra mundial en el reino Unido (recordemos que la película se realizó en el 1945, justo en el año de finalización del conflicto), que compartían una misma estructura. En estos filmes bélicos y propagandísticos, la colectividad nacional seguía unos mismos parámetros que aparecen reflejados en Al morir la noche, con una complementación entre historias colectivas y a la vez siguiendo las andanzas del protagonista principal. Además Hutchings relaciona alguno de los diversos episodios con la situación social del soldado británico al volver de la guerra.

Las historias que aparecen en Al morir la noche tienen idiosincrasias y singularidades bastante diferenciadas. Ya desde la misma concepción temporal, pues algunos de los fragmentos tienen una gran duración e importancia dentro de la película (como el célebre fragmento del espejo o la Historia del golf), mientras que otros parecen más bien retazos (como la historia del enterrador moderno). Se entiende semejante disparidad de visiones, pues la película estuvo realizada por cuatro directores distintos: Alberto Cavalcanti ( que dirigió las interesantes historias del ventrilocuista, así como la de la chica de la fiesta) Charles Chrichton (la fallida historia cómica del golfista), Basil Deadern (la historia del enterrador, así como la que principal que une los diversos nexos) y Robert Hammer (la historia del espejo encantado).

al-morir-la-noche-dirvarios-1945-dvd-ntsc-vo-subesp-4499-MLA3663475082_012013-O

Pero la mayoría comparten un tono muy similar, evocando historias de fantasmas, que nos evocan un terror más propio del siglo XVIII que del XX. La más célebre (Ex aequo con la del ventrílocuo) de todas es el relato del espejo, dirigida por Rober Hamer que nos cuenta la historia de un matrimonio que decide hacerse con un espejo en un anticuario. Pronto el marido empezará a tener unas visiones angustiosas, que se deben al origen maldito del espejo. El tono del episodio está bastante cercano a la literatura británica romántica, e incluso  recuerda particularmente a William Lope Hodgson. La película juega sin duda con elementos fascinantes y sorprendentes, que buscan crear una sensación de inquietud en el espectador mediante pequeños shocks. Muchas de las historias contienen un pequeño giro argumental que trata de desestabilizar al espectador, como ocurre con el episodio de la fiesta (el espectador descubre atónito que nuestra protagonista ha tratado con fantasmas a los que trataba por seres humanos) el del enterrador moderno o incluso con la historia del golf (seguramente el episodio más flojo de todos, que trata de introducir elementos cómicos que sin embargo no acaban de funcionar).

 

Kyrios

 

 

 

[1] Peter Hutchings, Hammer and Beyond: The British horror film, Ed. Manchester university, Manchester 1994

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s