Maniac Cop

descarga (6)

Ocho años después de realizar su opera prima, Maniac (1980), William Lustig volvió al cine, con Maniac Cop (1988), una película que cuenta con muchas referencias a su película precedente (algunas explícitas, como diálogos que evocan la opera prima del director). La película gozó de un considerable éxito, lo que permitió al director realizar dos secuelas más, de un nivel mucho más paupérrimo (Maniac Cop 2, 1990; Maniac Cop 3, 1993). Como sucedía en su primera película, Lustig ambienta su segunda película en un oscuro Nueva York, donde el cineasta no trata de ocultar nada al espectador, y así son habituales, sobre todo en la primera parte de la película, secuencias de nocturnidad, donde se muestran escenas de prostitución y delincuencia. También es cierto que Lustig no logra elevar estas secuencias a la dureza de su primera película, donde ahí si resultaban sobrecogedoras.

La película fue escrita por Larry Cohen, otro célebre director de terror de los años setenta y ochenta (It’s Alive, 1974). Su impronta caústica se nota en algunos compases de la película, así como en su uso de la violencia. Por otra parte no hemos de olvidar que parte del argumento tiene elementos subversivos: La película gira en torno a un supuesto policía que utiliza todo tipo de métodos para asesinar a la población, y son numerosas las secuencias en las que Lustig nos enseña las respuestas de los ciudadanos quejándose de las acciones policiales. Sin duda el guión de Cohen apunta en algunos momentos, especialmente los que acontecen al principio de la película, a una crítica hacía la agresiva coacción policial (no es de recibo que la mayoría de la gente que aparece entrevistada cuando les preguntan su opinión respecto a la policía son afroamericanos).

images (7)

El argumento de Maniac Cop es bastante sencillo. Lo que parece Un policía psicópata empieza una oleada de asesinatos en la ciudad de Nueva York, y la verdadera policía empieza una búsqueda para atraparlo. En medio de la investigación las sospechas caerán sobre un inocente policía, interpretado por Bruce Campbell. El argumento de la película, mezcla el tono slasher, que ya aparecía en Maniac con un argumento más cercano al estilo detectivesco o policiaco. Lustig realiza una interesante mixtura de géneros que sin embargo acaba dando unos resultados desiguales.

Recuerdan especialmente las primeras secuencias de la obra a las películas de Slasher. Los primeros asesinatos del film de hecho tienen un parecido razonable con los asesinatos que veíamos en la primera película de Lustig. Siempre recreando atmósferas nocturnas y desasogantes, el director nos presenta una galería de secuencias similares donde vemos al villano de la película cometer sus tropelías. Lustig utiliza las sombras y el fuera de campo para que nunca seamos capaces de ver su rostro. No son realmente unas secuencias demasiado imaginativas u originales, pero funcionan en la manera que elaboran una premisa fantástica, que permite a la película salvar su posterior desarrollo argumental. También es verdad, que a diferencia de su primer film, Maniac, donde una de las cosas que más le importaban al director era realizar un interesante retrato psicológico sobre el asesino principal, en Maniac Cop no sucede lo mismo. Lustig se interesa por realizar un film de entretenimiento, sin ninguna otra pretensión intelectual. Lo consigue, pero sacrificando gran parte de lo que había sido el éxito de su opera prima.

maniac-cop-9

La trama detectivesca es ciertamente irregular. Lustig nos presenta un guión lleno de desajustes y en cuanto se analiza un poco en profundidad uno se da cuenta de que la película no resiste un segundo revisionado. Para empezar resulta poco creíble el asalto de la mujer de Bruce Campbell, así como el desarrollo posterior de la película, con el imparable asalto del asesino a la comisaría, o el final de la película. Realmente al film le salvan algunas secuencias contadas, pero la sinfonía general es la de estar viendo uno de aquellos productos tan cacareados durante los años ochenta, y tan faltos de calidad.

La música que compuso Jay Chattaway tiene un papel realmente importante. A pesar de construir una atmósfera singular en los primeros compases de la película, la abusiva reiteración de la música acaba por lastar la ya de por sí, simple composición musical. Fotografía interesante en algunos momentos de la película, pero mediocre en líneas generales (no funciona ninguna de las secuencias que tienen lugar durante la luz del día). Las interpretaciones son propias de una película de Serie B, y a pesar de que siempre resulta gratificante ver a Bruce Campbell en acción, en Maniac Cop Lustig no aprovecha su faceta cómica, convirtiéndolo en un simple héroe de acción de tres al cuarto.

 

Kyrios

 

 

 

 

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s