Nada Personal (Nothing Personal, 2009)

nothingpersonal

Urszula Antoniak, directora de cine de origen holandés, sorprendió a todos con una película tan preciosista como minimalista, titulada Nothing Personal (Nada personal, 2009), que gira en torno a dos torturados personajes, interpretados respectivamente por Stephen Rea y Lotte Verbeek. El guión lo escribió la propia directora y la película tuvo una favorable acogida, consiguiendo la nominación de los premios del cine europeo en la categoría de mejor actriz, con Lotte Verbeek.

Nada Personal empieza su discurso con unos sugerentes primeros planos. Pese a que la película hace especial hincapié en las pausas y los silencios, una de las mejores bazas de Antoniak es que tiene una brillante capacidad para transmitir gran cantidad de ideas y sentimientos sin tener que recurrir, más que en contadas ocasiones, a la palabra. Como decía, los primeros planos nos muestran una multitud (uno de los pocos planos, junto a la secuencia del bar, donde vemos más protagonistas aparte de nuestra pareja principal) de gente, apoderándose de diversas cosas en lo que parece un rastrillo. A continuación vemos el rostro desolado de nuestra protagonista, que quiere deshacerse de todos los objetos para olvidar su vida. A continuación la película nos mostrará sus primeras andanzas (la película está en cierta manera estructurada por ciertos subtextos que nos anuncian el tono predominante de cada fragmento), buscando huir desesperadamente de su antiguo modo de vida. Entre la magistral interpretación de Lotte Verbeek, y los ricos detalles que utiliza el guión de la película, queda bastante bien definida la esencia de nuestra protagonista. Sin duda parece que el personaje quiere dejar atrás una relación amorosa muy tortuosa, que ha dejado totalmente frustrada al personaje.

images (16)

Lotte interpreta un perfil de mujer totalmente incapaz de rehacer su vida y que paga su fracaso sentimental con cualquiera que se cruce en su camino. Las secuencias que nos muestran su enfado con una familia (Antoniak utiliza muy bien esta secuencia, porque además nos presenta la hipocresía de la clase media, que toma a la protagonista por una vagabunda, con lo cual giran totalmente la vista) o con el camionero que ha decidido pararla y que al realizar un gesto que Lotte considera obsceno, marchará inmediatamente.

Nada Personal es una película que trata diversos temas, como el aislamiento y la soledad, pero sobretodo es una película que nos habla sobre la recuperación del amor, entre dos personajes que han pasado por una etapa brutal. Si al personaje de Lotte le podemos adivinar parte de sus fracasos emocionales, de igual manera sucede con el personaje de Stephen Rea, que admite haber perdido a su mujer, después de que esta falleciera. Si a Punch -Drunk Love (embriagado de amor, 2002), la caústica película de Paul Thomas Anderson, le quitáramos toda la carga irónica, nos podría dar una idea de cómo es el estilo de Nada Personal. Durante gran parte de la película, el contacto entre los dos personajes es nulo, y apenas la directora emplea diálogos básicos e insustanciales (pues, como indica el título de la película, establecen un pacto entre los dos con tal de no hablar sobre ningún tema personal). Pero a poco, la relación entre los dos se va fraguando, y del respeto y la admiración se pasa finalmente al cariño. Deliciosas resultan las secuencias en que el protagonista interpretado por Stephen Rea deposita cada vez más un poco de su confianza en ella. A pesar de que la película nos relata la historia de dos personajes aparentemente asépticos y fríos, predomina una ternura muy especial, que también va en gran medida unida a la atmósfera que predomina la película. Antoniak combina a la perfección el realismo con una vena onírica (que eclosiona con una de las secuencias finales) creando un sello intimista muy personal.

Nada Personal es también una película de actores. Las cotas de excelencias que consigue se debe en gran medida a la química que se establece entre los dos personajes y actores.

images (17)

Es interesante remarcar parte de la estética de la película, basada en una tradición pictórica muy propia de la pintura holandesa. La pintura de bodegón y las escenas costumbristas son seguramente los géneros más famosos de la pintura holandesa del siglo XVI y XVII, y la película realiza diversos homenajes a esta citada tradición. Múltiples son los planos que realiza Antoniak sobre las comidas que presenta el personaje de Stephen Rea a su invitada. Tamizadas bajo una luz deliberada y muy singular, estas propias imágenes configuran una filosofía muy propia, vinculada con el modo de vida rural, casi medievalista, que cultivan nuestros protagonistas. Por otra parte, los planos que realiza Antoniak sobre la bella Lotte Verbeek, muchas veces bajo el efecto de una luz o cerca de un foco lumínico, recuerdan a las pinturas más célebres del pintor holandés Vermeer.

 

Kyrios

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s