George Lucas: THX 1138.

 

THX_1138-497569808-large

Producida en gran medida por la American Zoetrope, la productora de Francis Ford Coppola (bien claro nos lo dejan los créditos, por otra parte jovencísimo por aquel entonces, pues contaba con 30 años de edad), THX 1138 (1971) fue el primer largometraje de George Lucas, director famoso especialmente por ser el director de la primera entrega de la saga Star Wars, así como el productor de las otras películas sucesivas de la trilogía (del desastre de las últimas tres mejor no hablar). La película está basada en un cortometraje que realizó el propio Lucas en la universidad de Cine, USC, que consiguió cierto revuelo y resonancia.

THX 1138 es una película de ciencia ficción. Pero la película tiene poco que ver con la propia saga Star Wars. Seguramente porque se trata de una película hermética y reflexiva (como distopía, la película se relaciona con obras de la literatura como Un mundo feliz de Aldous Huxley o 1984 de George Orwell) la película no consiguió un éxito de público como si lo hicieron las películas posteriores de Lucas. El argumento nos presenta un futuro aterrador y extraño. Es cierto que el guión de la película, escrito entre el propio Lucas y Walter Murch, nos presenta un futuro pesimista (como las obras literarias citadas anteriormente), pero en realidad Lucas crea un mundo absolutamente nuevo, muy cinematográfico y original, que poco tiene que ver con las obras literarias que se habían realizado hasta el 1971.

images

THX 1138 nos presenta un futuro donde la sociedad humana vive en una especia de complejo industrial subterráneo, totalmente controlado por el gobierno. Los seres humanos se dedican a trabajar de forma continua, y para que no protesten ni se distraigan, el gobierno emplea diversos tipos de drogas para tener sumisa a la población. De manera escrita la película puede parecernos un argumento de ciencia ficción convencional, pero en realidad THX 1138 es una película compleja, y mucho más cercana al cine de autor que al cine comercial Hollywoodiense (por extraño que parezca al provenir de quien proviene el film).

Para empezar, la película no utiliza una gran cantidad de detalles para describir el argumento futurista. Es normal que después de media hora de metraje, el espectador siga bastante confuso ante lo que está viendo, porque la película no trata en ningún momento de ofrecer explicaciones sobre la situación y por este motivo no encontramos ni voz en off, ni tampoco ningún subtexto que nos indique algún dato sobre donde se ambienta la acción (de hecho, ni siquiera se nos dice el lugar donde transcurre la mayoría de la película).

En palabras del propio George Lucas[1], la película era la intención de realizar una película de Cinema verité del futuro.

Lo que está claro es que THX 1138 es una película radicalmente diferente a los proyectos más megalómanos de Lucas. A diferencia de la saturación de efectos especiales, detalles y conceptos que habitan en el mundo de Star Wars, la primera película de Lucas es una oda a la abstracción. La atmósfera que domina THX 1138 es la de una película austera, que no trata de hacer alardes de los efectos especiales, sino que trata de convencer mediante la utilización de unos diálogos pretendidamente profundos, que tratan de dotar a la película de una carga de intelectualidad. La realidad es que no siempre la película acaba convenciendo.

thx1138_sun

Visualmente si es una película muy destacable. Lucas, que rodó gran parte de la película en diversos complejos industriales de San Francisco, nos muestra un futuro muy interesante, con unas señas totalmente reconocibles. Para ello se sirve del color blanco como un auténtico Leimotiv de la película. Es mediante el blanco, con el que Lucas asocia su mundo a un clima aséptico y totalmente desangelado. Con aire de hospital, Lucas retrata un mundo enfermo que reprime continuamente los sentimientos (el amor está prohibido, y de hecho es el desencadenante que hace despertar a nuestro protagonista de su letargo). Con algunos recursos que prácticamente construyen un mundo abstracto (la prisión donde encierran a THX 1138 es en realidad una gran superficie blanca, donde no hay absolutamente nada).

Sin embargo, el desarrollo de una distopía totalmente pesimista no acaba de funcionar. La película peca en ocasiones de ser demasiado pretenciosa, y hay una parte del metraje (el momento en que encarcelan a nuestro protagonista) en que pese a que las intenciones de Lucas son claras (describir el mundo alienado en el que viven los protagonistas) no se acaban por transformarse en realidad. Las palabras de los personajes acaban por convertirse en una aburrida cháchara que nunca consigue dar en la tecla, y que deja bastante frío al espectador.

 

Kyrios

 

 

 

 

[1] Sally Kline, George Lucas: Interviews, Ed. Univ press of Missisippi, Florida 1999

Advertisements
This entry was posted in Análisis Fílmico, Ciclo Directores, Ciclo Directores, Cine and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s