Phantasm (1979)

descarga (5)

Algo muy extraño se había cocinado Don Coscarelli, el día que escribió el guión de Phantasm (Phantasma, 1979) . La película, que él mismo dirigió y montó, Phantasm se ha convertido en una película icónica del cine de terror de finales de los setenta e inicios de los ochenta, aunque ciertamente, tiene elementos tan incongruentes que no sorprende la cantidad de pasiones (favorables y negativas) que ha suscitado la película. El caso es que la película cosechó un considerable éxito (su fama también le vino por convertirse en carne de videoclub) con lo que las secuelas se convirtieron en un lastre inevitable, no sólo ya para la saga, sino para el propio Coscarelli, que apenas continuaría su carrera cinematográfica con interés.

Lo que no se puede hacer es analizar Phantasma con una mirada racional. El guión de la película (realizado por el propio Don Coscarelli; cuenta que escribió la obra a partir de diversos sueños, y es cierto que el mundo onírico tiene una vena latente en la película) es inexplicable y aún al finalizar la película quedan muchísimos interrogantes sin solucionar. En cierta medida, y sabiendo a lo que me expongo diciendo esto, la película tiene un aire Twin Peakiniano, mostrando una atmósfera malsana que tiene muchos puntos en común con otras películas surrealistas. Y es cierto que el género de terror de los años setenta es propicio a mostrar elementos sobrenaturales, como si no podría explicarse la fuerza inmune de Michael Myers en Halloween (La noche de Halloween, 1978),  pero en Phantasma aún queda más sublimado si cabe el aspecto onírico.

images (6)

Podríamos decir incluso que lo hace desde el primer momento del film, y afectando a la estructura de la película. La introducción, nudo y desenlace clásicos no tienen continuación en la película, que opta por una narración mucho más vaporosa e inconsistente. Nuestro joven intérprete, Michel Baldwin, encarna el personaje de un joven muchacho, llamado Mike, que asiste al funeral de un personaje llamado Tommy (el espectador ha presenciado esta muerte en la primera secuencia, ciertamente un tanto bizarra) y que observa un extraño personaje, al que apodarán el hombre alto (obvio el porqué), llevándose el ataúd de Tommy no se sabe muy bien con que objetivo. Tampoco se acaba sabiendo el porqué, para ser honestos.

Y es que a partir de este primer contacto, la película seguirá unos derroteros realmente extraños, tomando algunas decisiones injustificables. De repente los protagonistas (Mike y su hermano mayor, los máximos protagonistas) se dirigen a un lugar, pero al cabo de una secuencia parecen cambiar de opinión. De igual manera sucede con algunos elementos que Coscarelli introduce, y que acaban por configurar una lista interminable de preguntas: ¿Quién es el hombre alto? ¿Cuál es su objetivo? ¿Qué significan el ejército de enanos/duendes que tiene a su disposición? ¿Por qué una bola de metal atraviesa la cabeza de una persona sin motivo alguno? ¿Qué pasa en el cementerio?…Y así sucesivamente, sin olvidar los toques de humor que tratan de simular un amateurismo total por parte de Coscarelli, como podría resultar el hecho de que los dos hermanos tengan un auténtico arsenal de armas en casa o el hecho de que a los dos  les guste frecuentar el cementerio (tanto que uno decide practicar sexo en dicho lugar,;seguramente tiene que ser una experiencia inolvidable). Es evidente que o a Coscarelli no le interesa revelar los secretos del argumento (podría ser loable sino es porque la película pierde casi todo su sentido) o no ha revisado el guión más de una vez.

A esta absurdidad que demuestra la película a cada paso hay que matizarle el hecho de que por lo menos Coscarelli ha sabido crear alguna secuencia de interés, que consiguen dotar a la película de una onírica atmósfera. Es el caso de la escena a cámara lenta que nos muestra al personaje del hombre alto fijarse en el muchacho, mientras pasean ambos por la ciudad, o las secuencias que tienen lugar en la residencia del malvado antagonista, donde Coscarelli emplea una interesante gamma de colores. Para el resto de escenas observamos una gama naturalista, con el predominio de los verdes de la vegetación, pero en cuanto  nos acercamos a los dominios del hombre alto, la película se dirige hacía una gamma mucho más fría, dominada por los grises y blancos.  Su mundo está evidentemente relacionado con un mundo vacío de color y de imaginación, donde predomina el formalismo.

images (7)

En definitiva, Phantasma es una película extraña y personal, pero con demasiados errores como para acabar tomándosela en serio. La iconografía que construye la película (El hombre alto, las secuencias del cementerio o los pasillos en blanco) resultan originales pero demasiado inconsistentes.

Advertisements
This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s