Hardcore: Un mundo oculto (1979)

images (1)

Veinte años antes de que Joel Schumacher sacara a la palestra el tema de las películas snuff y todo el submundo que se oculta detrás con la interesante película 8MM (Asesinato en 8mm, 1999) el director Paul Schrader ya hizo lo propio con Hardcore (Hardcore: Un mundo oculto, 1979).

Paul Schrader, guionista de películas como Taxi Driver (Taxi Driver, 1975) escribe para la ocasión el mismo guión que se encarga de dirigir. La película gira en torno a un padre de familia, interpretado por George.C. Scott, que pierde a su hija durante unas convivencias en las que ella se marcha, y la búsqueda que este emprende por conseguir recuperarla. Schrader, uno de los miembro más visibles del nuevo Hollywood, en realidad recupera la estructura y la premisa de una de las películas clásicas más famosas, como es The Searchers (Centauros del desierto, 1956) un western donde recordemos que el padre interpretado por John Ford buscaba su hija secuestrada por un grupo de indios. Hardcore es la versión postclásica de este mismo mito.

images (2)

La secuencia inicial resulta realmente maravillosa, y combinada con el mismo final de la película dicen mucho acerca de la esencia de la película. En realidad, esta primera escena tiene muchas similitudes con la obertura que veríamos años más tarde en la película de David Lynch, Blue Velvet (Terciopelo azul, 1986). En ambas películas vemos una comunidad idílica, que festeja unas celebraciones tradicionales. Nada parece preceder la tormenta que está a punto de desatarse, porque de puertas para afuera creemos en la comunidad. La música que compone Jack Nitzsche subraya esta edulcoración de la que somos testigos. En realidad, una metáfora que realiza Schrader de la propia Norteamérica, pues el pueblo donde se ubica la acción corresponde a las características típicas de los pueblos que tantas veces hemos visto en gran cantidad de filmes. Sin embargo, la realidad es que Gran Rapids, el pueblo al que nos referimos, tiene cierto olor a fetidez.

El guión que escribió Schrader trata, al igual que el que veíamos en Taxi Driver, el mundo subcultural de la pornografía, un tema culturalmente tabú en el cine clásico, y que sin embargo tiene su aparición de primer nivel en el cine de los años setenta. Nuestro protagonista, al enterarse de que su hija está involucrada en este submundo, decide emprender una búsqueda dentro de la gran urbe para encontrar a su hija.

Tiene vital importancia en la película el papel religioso de nuestro protagonista interpretado por George Scott, así como el de su comunidad de origen. Schrader nos presenta una núcleo donde domina el calvinismo (el apellido de nuestro protagonista nos puede recordar a emigrados precedentes del norte de Europa) y donde la mayoría de los miembros profesan una profunda fe. Nuestro protagonista es uno de ellos, y por supuesto cumple con todos los dogmas cristianos. A pesar de que su mujer murió hace tiempo, no ha vuelto a casarse y como irónicamente comprobamos más tarde, no ha visto nunca un filme pornográfico.

cscotthardcore

Y precisamente, uno de los ejes centrales que desarrolla la película es la evolución de nuestro protagonista, creyente, en un mundo subterráneo y lleno de degradación (por lo menos desde su punto de vista). Uno de los momentos más impactantes de la película tiene lugar cuando el protagonista visiona un vídeo de su propia hija, que supone el primer contacto del personaje con un mundo oculto, pero real. Y es que Schrader incide en este proceso, que se desarrolla a lo largo de la película. Gran parte de la estructura del guión  consiste en seguir los pasos de nuestro protagonista, que después de descartar la ayuda de un investigador privado (que sin embargo tendrá un papel destacable en el final de la película) tratará de descubrir lo que está pasando. Somos testigos pues de sus investigaciones, y del camino personal que tendrá que recorrer en busca de pistas. Prostitución, el mundo del cine pornográfico (genial el detalle de colocar a un director de la UCLA dentro del set de un vídeo porno) e incluso su particular Star-System afloran a lo largo del metraje. Hemos de tener en cuenta que en los años setenta la industria del cine porno era muchísimo más rentable de lo que resulta hoy en día.

El final de la película resulta sintomático. En realidad, la hija de nuestro protagonista huye de su propio padre porque había visto su libertad coartada. La hija encuentra la comprensión que no había sido capaz de hallar en casa, por las rígidas costumbres de la comunidad y de su padre. Schrader cierra el film con una panorámica de las vistas de la gran ciudad, que se contraponen con las vistas del pueblo que habían abierto la película. Las diferencias y similitudes entre las dos han quedado al descubierto a lo largo de la obra.

 

 

 

 

 

Advertisements
This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s