Ciclo Tony Richardson: Tom Jones (1963)

descarga (10)

 

A priori podría parecer que Tom Jones (Tom Jones, 1963) era un paso atrás en la carrera de Tony Richardson. El director británico venía de realizar una de las películas cumbre del Free cinema, con The Loneliness of the long distance Runner (La soledad del corredor de fondo, 1962), una obra que trataba sobre las andanzas de un joven personaje interpretado por Tom Courtenay, y cuyo argumento utiliza Richardson como plataforma para diseccionar temas que hasta el momento resultaban tabúes en el cine británico, como la reacción autoritaria del sistema educacional, el gris porvenir de la joven generación de británicos, y la represión del poder hacía las clases más desfavorecidas.

Por esto, podría parecer que la adaptación de la novela de Henry Fielding (de título homónimo a la película) es una película evasiva, pero la realidad es que Tom Jones tiene poco que ver con las producciones históricas Hollywoodienses. Richardson se sirve de la película para crear una Inglaterra muy alejada de las convenciones puritanas, y donde el tono de frescura y relaciones sexuales resulta muy abierto. A pesar de que los protagonistas de la película, incluyendo nuestro protagonista interpretado por la joven estrella masculina del Free Cinema Albert Finney, forman parte del siglo XVII, lo cierto es que sus problemas y sentimientos son en realidad más propios de la generación coetánea a la de la Inglaterra de los años sesenta.

tom jones4

El argumento es pues una absoluta excusa. Tom Jones es en cierto sentido el canto de cisne del Free cinema. Producida por la compañía habitual y que produjo muchos de los filmes del núcleo duro del grupo (Karel Reisz, Tony Richardson y Lindsay Anderson), la Woodfall film, aparte de contar con uno de los directores de fotografía que también participó en muchas de estas obras, como Walter Lassally. Sin embargo, la resonancia internacional de la película fue muchos más grandes que los filmes anteriores de la Woodfall, y Tom Jones consiguió además arrasar en los Oscars. Significaría por otra parte el fin de un movimiento, con la emigración de muchos de los miembros marchándose a las tierras soñadas de Hollywood, donde exceptuando quizá a John Schlesinger, ninguno volvería a triunfar al mismo nivel que en Gran Bretaña.

No hay una estructura lineal en la película. Tom Jones nos muestra desde el inicio unas peculiaridades formales que acabarán uniéndose al propio contenido del filme. Forma y fondo se unen de manera indisociable en la película. La primera secuencia es significativa, rodada como si fuera un filme mudo (recurriendo a interludios de texto y sin utilizar la voz) nos muestra el nacimiento de nuestro protagonista, un bastardo que sin embargo será acogido por una familia noble.

La máxima de la película se encuentra detrás de las cámaras, en las manos de Tony Richardson. Una gran parte de la frescura viene dada por la puesta en escena del director, que condiciona sobremanera el mensaje de la película. Por ejemplo, está claro que el guión de la película construye un personaje fuera de su tiempo con Tom Jones (siempre riendo, licencioso, sin ningún miedo a sus superiores y a pesar de estar enamorado sin ningún pudor a acostarse con mujeres) más contemporáneo que del siglo XVII, pero también ayuda que Richardson rompa constantemente con la cuarta pared, y que Albert Finney sonría una y otra vez al espectador, sobre todo cuando ha cometido alguna de sus múltiples pillerías. Incluso detalles como los fundidos en cortinilla sirven para que el espectador entienda que no está ante una producción cualquiera.

images (19)

En este sentido, la película tiene en realidad una influencia de las películas de Richard Lester y del cine Beatle, que podríamos poner por lo menos al mismo nivel que la influencia del Free Cinema. Y es que en Tom Jones, el personaje protagonista podría pasar perfectamente como uno de los Beatles. No es sólo el humor irreverente y lleno de referencias eróticas (o que los momentos dramáticos estén contados en la película), sino también recursos formales que utiliza Richardson y que nos pueden recordar a los de Lester. La pregunta es si estos recursos se los apropia El director de Tom Jones de Richard Lester o eran aquellos años un momento propicio para realizar prácticas y experimentos en el cine.

Por otra parte la película, que está tamizada con una voz en off con la que el guión juega socarronamente en muchas ocasiones, nos presenta un personaje singular, que en gran medida representa las tendencias antimaterialistas, justo en un momento en el que la sociedad estaba contemporánea estaba empezando a fraguarse.

This entry was posted in Análisis Fílmico, Ciclo Directores, Cine and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s