William Friedkin: Bug (2006)

descarga (14)

 

 

Las dos últimas películas de William Friedkin han supuesto una revalorización de un director que no estaba pasando precisamente por los mejores momentos de su carrera. Poco se esperaba a estas alturas del director de The Exorcist (El Exorcista, 1974), pero lo cierto es que tanto con Killer Joe (Killer Joe, 2011) como con Bug (Bug, 2006) el cineasta ha vuelto a brillar con intensidad.

Bug es una extraña película. Lo que está claro es que Friedkin no cuenta con el enorme presupuesto con el que llegó a tener en algunos momentos de su carrera, por lo que la mayor parte del metraje del filme sucede en un mismo lugar (la habitación del motel en la que vive el personaje interpretado por Ashley Judd) y con un cartel de actores tan poco deslumbrante como numeroso. Pero aún así, Friedkin consigue imprimir su huella de autor en el filme, y salirse con la suya.

Bug-2006-1

La película se inicia con una panorámica a vista de Helicóptero (argumentalmente tiene una explicación, es la presencia que aparecerá después en la película, una delirante visión de los dos protagonistas) que termina aproximándose al motel donde vive nuestra protagonista que tendrá un gran peso en el filme. El guión empieza a un ritmo pausado y calmado, mostrándonos la vida mediocre que lleva el personaje que encarna Ashley Judd, una mujer marcada por su divorcio y en especial por la pérdida de su hijo años atrás. En estos momentos Friedkin opta por un minimalismo plástico que sin embargo se traduce en unos correctos planos (generalmente representando la vida nocturna) que descubren la vida de nuestra protagonista. Especial atención para los interiores, tanto de la cochambrosa habitación del motel (el Raccord está realmente trabajado en este aspecto, y por momentos uno puede sentir la picazón de las chinches…aunque estén sólo en la cabeza de nuestros protagonistas) como del Bar-Discoteca donde trabaja también la única amiga de la protagonista, interpretada por Lynn Collins, que además es el personaje que se contrapone por peso natural a las características de su compañera.

Y así transcurre linealmente la película, hasta que Friedkin empieza a introducir algunos elementos sospechosos. Uno de ellos, aunque al fin y al cabo no deja de ser un truco con el que engaña al espectador (como lo son las constantes llamadas telefónicas que llegan a casa y que más tarde no vuelven a tener aparición) es el exnovio de la chica, interpretado por Harry Connick jr. No deja de ser irónico que pese al historial de malos tratos que lleva este personaje a sus espaldas, al fin y al cabo no acabe por convertirse en la amenaza principal de nuestra protagonista.

images (25)

Y es que Bug no es una película al uso. Debe contemplarse como lo que es, un ejercicio con el que el director, Willia Friedkin, se permite realizar una gran broma de mal gusto, y que a todas luces resulta inquietante para la mente del espectador.
Porque a la triste vida de nuestra protagonista se añadirá un elemento totalmente desequilibrante, y que acabará por llevar a la película a unos derroteros totalmente histéricos que anteriormente sólo habían sido anunciados de manera muy ligera (en parte, por la ya comentada ambientación del filme). Se trata del personaje de Michael Shannon, un tipo extraño que acabará intimando con nuestra protagonista y que según él está siendo perseguido por el ejército (del que ha desertado). Y ahí empieza la locura, justo en el momento en el que este protagonista afirme con esquizofrénica afirmación que tiene insectos en su propia piel (de ahí el título de la película).

La película acabará derivando en una locura paranoide, en la cual somos testigos del descenso a los infiernos de los dos protagonistas (El exsoldado acaba convenciendo a la chica, que ya se encontraba mentalmente débil por diversas circunstancias y ahora acaba finalmente sucumbiendo ante la locura) que continuamente utilizan un lenguaje conspiranoico. Es cierto que la película de Friedkin acaba tirando más por la vía del impacto y de una estética desagradable que no por el intento serio de realizar una radiografía más o menos seria de la desquiciante situación en la que están los personajes.

Hay que destacar también la interesante ambientación que va progresando en la película, y que lo hace a la misma velocidad que la estabilidad mental de los personajes. Si el motel de por sí ya era bastante aterrador, aún resulta más inquietante con la visión definitiva, matizada por un potente foco de luz azul, así como por paneles de papel de aluminio que recubren la habitación (ya se sabe la ligazón entre locura y papel de aluminio). Sin duda las dos interpretaciones principales (las de Ashley Judd y Michael Shannon) elevan a la película, convirtiéndola en más allá de una simple anécdota.

 

 

This entry was posted in Análisis Fílmico, Ciclo Directores, Cine and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s