¡Al Fuego Bomberos! (1967)

descarga (17)

 

Horí, má Panenko (¡Al fuego bomberos!, 1967) es una de las películas que dirigió Milos Forman antes de lanzarse a los estudios norteamericanos de Hollywood, donde a la postre acabaría llegando a lo más alto (ganando el Oscar a la mejor película con la exitosa Alguien Voló sobre el Nido del Cuco). Además de ser una película fresca, que podemos encuadrar perfectamente como una obra de los nuevos cines centroeuropeos, también hay que decir que ¡Al fuego Bomberos! Tiene una cierta crítica al gobierno comunista que gobernaba por aquel entonces Praga, la capital Checoslovaca.

Y es que no podemos olvidar que el filme está realizado precisamente un año antes de que se produjera lo que conocemos como la Primavera de Praga, donde surgieron grandes disturbios entre la población Checoslovaca, y lo que supuso en definitiva la intervención militar de las tropas que habían firmado el Pacto de Varsovia. Y precisamente la película recoge todos estos malestares sociales que ya se encontraban en el aire, plasmándolos sutilmente en el argumento. En este sentido no podemos dejar de recordar la última secuencia, que nos muestra un anciano que ha perdido la casa ante las llamas del fuego (los bomberos son incapaces de apagarlo) tumbarse en la cama, el único objeto que ha sobrevivido al incendio.

descarga (18)

La película gira en torno a un grupo de bomberos, la mayoría de ellos ancianos, que celebran la despedida (jubilación) del cuerpo de uno de ellos. Precisamente este tiene cáncer y le queda poco tiempo de vida, aunque ni él mismo lo sabe. Tampoco importa mucho en realidad, porque Forman desarrolla un guión muy singular que va a tratar a los personajes de una manera poco tradicional. Este mismo personaje que tiene un cáncer, apenas aparecerá en el principio y en el final de la película.

Los años sesenta eran tiempos de cambio en muchos aspectos, incluido el cine. No existe un desarrollo tradicional en la película, sino que la cámara sigue a lo largo de todo el metraje (por cierto muy ajustado, apenas una hora y cuarto de duración) a la fiesta de despedida que montan los bomberos, y toda la película se encuadra dentro de esta tónica de celebración.

Ya en los primeros compases somos testigos de la crítica que realiza el director hacía el Establishment comunista, y es que estos ancianos decrépitos, que sólo piensan en mujeres jóvenes y en quedar bien de cara al pueblo, no pueden dejar de recordarnos a los gerifaltes de la URSS. Ácida crítica del director, que además a lo largo de la película nos mostrará todos los defectos de esta élite. Uno de los ejes centrales de la película es precisamente un concurso de belleza que organizan, observando y analizando dentro de la fiesta las bellezas más grandes que pueden adquirir para su certamen. A pesar de la crítica que se despide de la película, también hay que decir que Forman trata cariñosamente a sus personajes, y que la óptica con la que los enfoca acaba pareciéndose más a la de unos pobres líderes incapaces, cuyo tiempo ya ha pasado.

images (32)

Ciertamente el filme puede desesperar en algunos momentos, precisamente por sus características tan atípicas. La trama es prácticamente inexistente, y el espectador puede perderse en la multitud de secuencias en las que vemos a los ancianos babear ante las jovencitas. Sin embargo estas mismas imágenes aportan una frescura que incluso puede recordarnos a las imágenes Pop de la Inglaterra de las películas Beatles. Humor jocoso, basado en muchas ocasiones en las imágenes semieróticas de las mujeres que desfilan por el baile en la fiesta. Los propios Beatles aparecen representados musicalmente por la orquestra que ameniza la música, con una versión folclórica que se puede reconocer si uno está atento a la película (además, esta versión tiene lugar mientras vemos un gag cómico, lo que parece un claro homenaje a Richard Lester).

También podemos hablar de una puesta en escena, ágil y dinámica, muy propia de aquellos años sesenta donde la experimentación cinematográfica estaba a la orden del día.
Desgraciadamente la película es demasiado reiterativa, y a mitad de la película Milos Forman se queda sin ideas. El concurso de belleza, a pesar de las imágenes ácidas que aportan al filme (viendo a los viejos comunistas perder el oremus ante las mujeres) acaba resultando demasiado reiterativo. El escaso metraje tampoco ayuda a la concepción de una película que acaba perdiéndose en una narrativa demasiado inconsistente.

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s