The Sniper (El Francotirador, 1952)

descarga (20)

The Sniper (El francotirador, 1952) es una película ciertamente extraña. Dirigida en pleno período del cine clásico norteamericano, la película desarrolla un tema poco visto anteriormente en estos momentos del cine, como era el tratamiento principal del asesino maníaco (o psicópata), que en esta ocasión es el protagonista absoluto de la cinta. En cierta manera, la película recuerda a otra muy poco conocida en España, que también se adentra en unos derroteros muy similares, como es Targets (El héroe anda suelto, 1968) de Peter Bogdanovich. Pero claro, El Francotirador, dirigida por Edward Dmytryk se adelanta en más de una década a la obra de Bogdanovich.

Justamente Dmytryk volvía a los Estados Unidos después de ser nominado en la lista negra por parte del comité de actividades antiestadounidenses. La película, producida por Stanley Kramer cuenta con un guión de Harry Brown que a la vez adapta una historia escrita por Edna Anhalt y Edward Anhalt.  Rodada en San Francisco (la ciudad aparece con intensidad en el filme)  y a pesar de ser un película con unos medios bastante ajustados, Dmytryk sabe sacar el máximo rendimiento.

images (36)

Arthur Franz, que brilla con una soberbia actuación, interpreta a nuestro protagonista principal y absoluto (no comparte protagonismo con ningún actor más). Se trata de un misógino empedernido, que se balancea entre posiciones mentales totalmente desequilibradas. Es cierto que no es la primera vez que vemos a un asesino en pantalla, pero la verdad es que la figura que encarna Franz anticipa ciertamente el personaje del PschycoKiller, que aparecería con fuerza en filmes muy posteriores. Ya la primera secuencia (secuencia que por cierto mejoraría tremendamente sin la música de fondo que la acompaña) nos muestra una serie de imágenes bastante polémicas y que difícilmente podríamos visionar en alguna otra película de la década de los cincuenta, por su absoluta crudeza. Observamos al personaje de Franz sólo en su habitación, mientras prepara su rifle francotirador y apunta a una pareja por la ventana. Somos incluso testigos de un plano que nos muestra lo que ve el personaje a través de la mirilla (este plano se repetirá en diversas ocasiones a lo largo de la película). Sentimos indudablemente la fragilidad de la carne humana ante la potencia de un arma de fuego. Sin embargo, el personaje no dispara en esta primera ocasión.

Y es que la película se queda a medio camino entre la exploración psicológica (casi podríamos decir que psiquiátrica del personaje, como haría años más tarde películas como El estrangulador de Boston, 1968) y el cine criminal. Pues parte de la película nos muestra una serie de discursos científicos (en ocasiones con un tono bastante naif, que incluso recuerda la explicación final de Psicosis) acerca de la enfermedad del asesino, mientras que el tramo final de la película parece que sigue la persecución por parte de la policía de nuestro asesino.

Sniper, The (1952)_003

A pesar de que es cierto que se respira un aire bastante ingenuo en la investigación de las motivaciones del protagonista, el espectador queda anonadado ante tanta brutalidad e inquisición con la que se mueve la película. Evidentemente, al explorar terra incognita, Edward Dmytryk no sabe muy bien cómo moverse en algunos pasos. Para ejemplo tenemos la manera en cómo se concibe los ataques que recibe nuestro protagonista. La intención del director es mostrar la gran cantidad de golpes que recibe el protagonista, para demostrar su respuesta violenta. Sin embargo, algunos de estos momentos resultan bastante infantiles. No basta con ver un rechazo amoroso o las quejas de su jefa para que seamos capaces de comprender el porqué nuestro protagonista se carga un rifle a la espalda para asesinar a cualquiera que se le ponga por delante.

La misoginia es uno de los aspectos que trata el filme. Arthur Franz interpreta a un personaje que no encuentra ninguna relación fructífera con la que pueda llenar su vacío. Continuamente lo vemos fracasar con mujeres, porque lo que la mayoría de sus víctimas son precisamente féminas.

Hay también una vena documentalista en el filme, que se destapa en el retrato de nuestro protagonista. Desgraciadamente también es cierto que la trama policial es bastante más floja en comparación con el retrato del personaje. Adolphe Menjou interpreta al policía principal, responsable de las investigaciones criminales, pero el guión no acompaña dignamente las andanzas de este personaje.

 

Advertisements
This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s