Escalofrío en la Noche (1971)

Escalofrio en la noche

 

“No obstante, si vemos la película hoy,  hay momentos embarazosos que Hitchock no hubiera permitido”[1]. Así de taxativo resulta Patrick McGillian en su biografía sobre Clint Eastwood. La verdad es que la dureza del escritor es hasta cierto punto comprensible, especialmente si hacemos referencia a algunas secuencias (como aquella interminable que tiene como función mostrarnos el romance entre el personaje de Eastwood y Tobie) que pretenden seguir el estilo del director británico, pero que se quedan a medio gas.

Play Mist for Me (Escalofrío en la Noche,  1971) es el debut en la dirección de Clint Eastwood, quien hasta entonces se había dedicado exclusivamente a la interpretación, y siendo conocido especialmente además por sus papeles en películas Western. La Opera prima consiguió una favorable acogida (tampoco desmedida) en gente tan crucial como Andrew Sarris o la revista Variety. Gracias a esto, Eastwood pudo seguir con su trabajo detrás de las cámaras, hasta ser el realizador que hoy en día conocemos. La película es también la primera que produjo la compañía Malpaso[2], una productora aparentemente de carácter casi familiar, pero que también tuvo sus incidencias en la película.

images (1)

De hecho Eastwood trabajó durante el rodaje con mucha gente que ya había colaborado con el director Don Siegel (el propio Eastwood tuvo una importante relación de amistad y profesional con él) y eso lo podemos notar en la propia factura de la película. La obra, que adapta una obra de Jo Heims (quien junto a Dean Riesneir coescribe el guión) nos muestra un tema peliagudo, como es la obsesión femenina (hasta el extremo de enajenación mental).

Por este motivo algunos sectores han visto una cierta pátina de machismo en la película. Durante una pequeña exposición sobre Eastwood que tuvo lugar antes del estreno a la película, el director fue interrogado en diversos momentos sobre esta tema, poniéndose rápidamente a la defensiva. Lo cierto es que algunos[3] comparan frecuentemente a la película con otras como Basic Instinct (Instinto Básico, 1992) por  compartir el protagonismo de una mujer “asesina”,  pero lo cierto es que la película tiene poco que ver con la obra de Paul Verhoeven.

Escalofrío en la Noche nos presenta un personaje masculino bastante exagerado en su capacidad Don Juanesca. Eastwood interpreta a un DJ que trabaja poniendo música funk en una emisora. La película plantea un estereotipo masculino que bebe de la propia carrera del propio Eastwood, evocando en cierto punto el propio personaje de El hombre sin nombre, que Leone popularizó con sus Spaghetti Western. Nuestro protagonista es pues un hombre al que no le importa ir de flor en flor, en busca de cualquier relación simplemente sexual. Sin embargo, un día se topa con una mujer que lo adora especialmente por su programa de radio.

Play-Misty-For-Me-1971-Jessica-Walter-pic-6

A partir de ahí se establece un vínculo entre los dos, pero cuando nuestra chica, interpretada por Jessica Walter, se entera de que Eastwood sólo la ha utilizado para una breve relación, entrará en cólera. La película nos enseñará precisamente la relación de caza y captura que existirá entre ellos.

La película podría haber investigado más profundamente en la vena ya comentada DonJuanesca de nuestro protagonista, pero la realidad es que la película simplemente acaba por colocar la cruz encima de la protagonista femenina, que acaba con la condición de loca, porque es cierto que el personaje de Eastwood trata de arreglar la situación una vez se ha dado cuenta de sus errores (por ejemplo, la secuencia después de que Jessica Walter trate de suicidarse).

Así el eje de la película es una constante búsqueda y persecución entre la acosadora y las múltiples víctimas que rodean al personaje de Clint Eastwood. Con ineludible regusto a Hitchock, una de las bazas es el juego que realiza la película con el dentro y fuera de campo. El espectador se asienta incómodamente a la butaca una vez espera el golpe definitivo de la psicópata. Sin duda la tensión que consigue imprimir Eastwood en muchas de las secuencias es la baza principal de la película, baza que irá en Crescendo con el filme.

 

[1] Patrick McGilligian, Biografía de Clint Eastwood, Ed. Penguin Random House,  Madrid 2010, 

[2] Hay un pequeño guiño a la película en referencia a esta productora, cuando la máxima dirigente de una cadena de radio hace una proposición a Eastwood para que trabaje en su programa, le deja una nota con el sello de Malpaso.

[3] Janet Wirch-Cauchon, Women and Borderline personality disorder, Ed. Rutgers University Press, Usa 2001

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s