Big Bad Wolves (2013)

descarga

Por el simple elogio que realizó Tarantino (inteligentemente los publicistas del film se han hecho rápidamente eco de sus palabras)  sobre Big Bad Wolves (Big Bad Wolves, 2013) la película se ha alzado como una de las más importantes de dicho año (sobre los acólitos de Tarantino mejor hablaremos otro día). La realidad, es que la película de origen israelí y codirigida por Aharon Keshales y Navot Papushado sobrepasa en ciertos momentos los límites de lo permitido, moralmente hablando.

Es lo que pasa cuando se juega constantemente con el humor más negro. La película se centra casi exclusivamente en el mismo eje argumental. Un padre de familia ha sufrido la violación de su hija (que además ha sido decapitada), y junto a un policía, se dedicará (casi todo el metraje está centrado en esta parte) a torturar a la víctima sospechosa con tal de sonsacar cierta información. El problema, más allá de que cada uno puede encontrar o no la gracia en como torturan a una persona ( por cierto, vergüenza ajena cuando en medio de la tortura uno de los verdugos se para a escuchar el móvil porque su madre tiene muy mal genio y no le puede hacer un feo), es especialmente su utilización del sentido del humor, así como el final del filme, que deja explícitamente un significado peligroso a la película. Por ejemplo, ¿qué narices pintaba el árabe que entra en apenas un par de secuencias y que empieza a discutir sobre política exterior con uno de los protagonistas que pasaba por allí?

big-bad-wolves-

Durante la tortura, nuestro protagonista, el profesor, sufre todo tipo de vejaciones inhumanas. Sus verdugos intentan saber la dirección de la víctima que el auténtico pederasta decapitó. Durante casi todo el metraje la película nos indica la inocencia del profesor, colocándole como un simple inocente con mala suerte al encontrarse en unas malas circunstancias. ¿Es permisible todas las acciones crueles que se cometen contra él? ¿Cuál es el objetivo final de toda esa utilización de la violencia?¿Pretende reírse la película con las reacciones del personaje ante las acciones extremas que realizan sobre él? La película parece recrearse en dichas torturas y limpiar cualquier mal poso que pueda dejar en el espectador con un humor que trata de aligerar lo que estamos viendo. Se puede entender la violencia cuando la obra de arte trata de decirnos algo, pero ¿Qué quiere decirnos Big Bad Wolves? La secuencia final aún deja muchas más dudas en este sentido.

Y es que se nos revela (con un plano totalmente innecesario por otra parte, después de haber visto la respuesta visual del presunto pedófilo en la penúltima escena) que efectivamente nuestro pederasta es el causante de todas las muertes. Lo que en cierta manera, se puede dejar entrever como una especie de justificación de la venganza que han llevado a cabo los protagonistas principales. Es decir, la película puede abrir un debate espinoso como es el de, finalmente se lo merecía.  Evidentemente puede que ese no sea el mensaje que los directores querían imprimir en la película (o eso espero) pero el final abre una insana ambigüedad.

images

La película israelí tiene por lo demás poco que ofrecer. La primera parte del metraje es una caza al ratón entre el pederasta, interpretado por Rotem Keinan y el policía, interpretado por Lior Ashkenazi. El humor que encontramos aquí no se aleja en exceso al que encontramos en películas como la que nos ofrece Guy Ritchie o el mismo Tarantino. La violencia como entretenimiento ocupa la mayoría de secuencias. Mucho peor es la comentada segunda parte en la que no sucede absolutamente nada, además de las reiteradas secuencias de tortura.

Poco se puede comentar sobre la temática de la película. A pesar de que Big Bad Wolves abre muchos campos en este sentido, lo cierto es que no trata ninguno con profundidad. Lo que también nos explica el porqué la película debió de agradar a Tarantino. Liviandad al extremo, pero nunca vemos un tratamiento serio o maduro de los temas tan profundos que abre la película como la pedofilia, la tortura y la justicia. La película pertenece al bloque del cine para no pensar, cine de entretenimiento que desgraciadamente pisa unas peligrosas líneas con las que el cine comercial debe mantener siempre una distancia prudencial.

Por lo demás, la factura de la película es quizá interesante, aunque no sobresaliente. La primera secuencia, un gran plano secuencia (casi por entero) realizado a cámara lenta y con una duración enorme, ya nos pone en situación. La puesta en escena de los dos directores nos presenta una película que pretende en cierto sentido dar la sensación de contener un montaje dinámico y aliviar el tedio en el espectador.

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s