Citizen X (Ciudadano X, 1996)

descarga (16)

Citizen X (Ciudadano X, 1995) es una película norteamericana dirigida por Chris Gerolmo sobre un asesino en serie (la película está basada en hechos reales). Sin embargo, la peculiaridad de la cinta es que el asesino en serie no actúa en Norteamérica, sino que lo hace en la URSS, donde se ambienta la película. Aquí ya surge uno de las preguntas más lógicas ¿Es Ciudadano X una película que aprovecha su ambientación para atacar al eterno rival ? ¿Hay intenciones políticas en la película?. La imagen que se da de la URSS en la película es ciertamente negativa, incidiendo en muchos de los tópicos negativos que se tenían sobre el régimen soviético (también es cierto que muchos se cumplen). Ahora bien, Gerolmo da la sensación de realizar exclusivamente un relato fidedigno, sin que las injerencias políticas lleguen a enturbiar el ambiente de la película.

Ciudadano X era una película pensada para ser estrenada en televisiones (está producida por la prestigiosa cadena de televisión HBO) aunque la factura de la película podría pasar perfectamente como una obra pensada para ser estrenada en cines.

descarga (17)

La película se centra en Chikatilo, el carnicero de Rostov, un asesino en serie desgraciadamente real. Nuestro protagonista es un detective que está interpretado por Stephen Rea, un cirujano a quien se le dedica la investigación de lo que parece un asesino en serie, algo que los mandatarios de la URSS tratan de negar de manera insistente (según ellos, el psicópata sólo existe en el decadente mundo occidental). La película seguirá pues las investigaciones de este protagonista. Como contrapunto a esta figura tenemos la del miembro del comité que lidera las investigaciones, interpretado por Donald Sutherland, un hombre fuerte dentro del partido comunista. La interpretación de Sutherland es excelente, encarnando a un hombre de partido, duro pero que a la vez consigue ganarse la empatía del espectador (y como ya digo, mostrando una actitud ciertamente despótica).

Las imágenes bizarras de nuestro asesino Chikatilo resultan demoledoras. Y eso que el director no cae en truculencias baratas o en un gore sensacionalista. Para empezar, el miedo ya llega desde la presencia (cuidado, porque aquí empleo esta palabra a propósito, antes que hablar de interpretación) del actor que encarna al asesino, Jeffrey DeMunn. Al contrario que muchas películas sobre asesinos en serie, nuestro director no oculta la identidad del asesino, que se nos muestra ya en la primera parte del metraje. Y de primeras, la película emplea multitud de secuencias en la que observamos el modus operandi de nuestro asesino.

images (15)

Y así será como avanza gran parte de la película. Un montaje en paralelo que por una parte nos muestra las investigaciones del detective privado interpretado por Stephen Rea, mientras que por otra parte seremos testigos de los asesinatos del psicópata.

Jeffrey de Munn nos desvela el alma de un hombre, impotente ante la vida, que se desahoga continuamente con el asesinato de inocentes víctimas. Las secuencias resultan realmente impactantes, en gran parte por la creatividad con la que el director trata dichas escenas.  La crudeza se une a un lirismo casi proveniente de la estepa rusa, que consigue crea unas imágenes tan bellas como inquietantes. En algunas incluso el director se atreve a realizar un sello personal (el rostro de perfil de la víctima enfocado con la cámara, que generalmente va en unión con el montaje de las investigaciones del detective).

Es decir, a pesar de que el filme trata un tema realmente escabroso, la estética de la película no se decanta por la oscuridad más habitual del subgénero. Tan importantes como las secuencias que reflejan asesinatos son las que nos demuestran el núcleo familiar del propio psicópata, o del investigador (con quien el director realiza una interesante comparación entre los dos a lo largo del filme, mediante diversos recursos como el ya comentado montaje en paralelo o la disección de sus intimidades).

Ciudadano X nos presenta un panorama político desolador. Como ya comentaba anteriormente, gran parte de la película nos muestra el enorme estado de corrupción que existía en la URSS. Males endémicos como el orgullo y sobre todo la falsa seguridad quedan denunciados de manera excelsa por el filme, que consigue poner a la palestra el sistema de castas de la URSS (especial atención para el trato privilegiado que recibían algunos miembros del partido comunista, que por el mero hecho de pertenecer al selecto club conseguían salvarse de la purga y de las investigaciones policiales).

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s