Colegas (1982)

colegas

Colegas (Colegas, 1982) es otro paso más en la trayectoria del realizador Vasco, Eloy de la Iglesia. La película nos adentra como muchas otras obras del realizador en la juventud marginal de los barrios trabajadores de Madrid, donde se desarrolla la historia.

Colegas se une a otros filmes del realizador, que parecen crear con sus obras una línea que puede leerse como una radiografía de la España de aquellos años (desde el tardofranquismo hasta la transición, pasando por el gobierno de la UCD y posteriormente del PSOE). Sensación que incluso queda incrementada cuando el director cuenta en muchas de sus películas con el mismo reparto, y en muchas ocasiones sus intérpretes reciclan personajes de otras películas anteriores. Es el caso de personajes como el que interpreta Enrique San Francisco, que parece una evolución de otros personajes que el propio intérprete ha encarnado en otras películas de Eloy de La Iglesia y que seguiría encarnando. En Navajeros (Navajeros,1980) lo vemos como un mafioso que domina parte del comercio de la droga que circula en el barrio. Pero también se incluyen connotaciones homosexuales en aquel personaje (que deja que uno de sus acólitos viole al personaje del Jaro interpretado por José Luis Manzano). Casi el mismo personaje que interpretaba Enrique San Francisco en Navajeros se ha permutado en el que encontramos en Colegas. Otra vez un hombre que domina los bajos fondos, y que tiene ciertas pulsiones sexuales hacía los jóvenes adolescentes. Un año más tarde, volvería a aparecer en la célebre El Pico (El Pico, 1983), otra vez con connotaciones homosexuales.

images (24)

Pero también podemos rastrear esta evolución en otros actores, como es el caso de José Luis Manzano. El actor principal de Navajeros, quien en aquella película interpretaba un criminal de baja estofa, parece que en Colegas adopta una evolución lógica. Ya no es un criminal al uso, sino que parece haberse incluido dentro de los parámetros del sistema.  Manzano es hijo de un padre autoritario, y vive en una familia media de la España de los ochenta. En cierto punto, Eloy de la Iglesia deja de banda los personajes totalmente marginales para adentrarse en el seno de los jóvenes que habían de transformar la España que daba sus primeros pasos dentro de la democracia.

Colegas, como indica precisamente el título nos muestra a tres personajes, Antonio Flores, José Luis Manzano y Rosario Flores y su profunda amistad. El tema principal de la película es el cambio generacional que realizan los tres personajes respecto a sus familias. No es una simple evolución o la recogida del testimonio por el mero hecho de ser jóvenes, sino que claramente hay unas intenciones políticas detrás.

El personaje de José Luis Manzano está enamorado del personaje de Rosario Flores, y ambos forman una relación. Por su parte ella vive con su hermano, interpretado por Antonio Flores. Los tres personajes viven pues con sus familias, que se corresponden casi con todos los clichés a la clase trabajadora, heredera del franquismo, y que trabaja para poder sobrevivir con muchas limitaciones económicas. En ambos núcleos familiares hay figuras paternas (en el caso de la familia de Antonio y Rosario es la madre la que domina la familia) que imponen su autoridad, una autoridad que no viene precisamente de la democracia, sino de una herencia franquista en la que todos estos personajes paternos se han educado.

images (25)

Es cierto que Eloy de la Iglesia no es ningún documentalista objetivo, y su cine es claramente tendencioso. Para hacer visibles las tesis antes expuestas, el cineasta recurre a la brocha gorda. Así es fácil encontrar un personaje casi grotesco en el padre del personaje que interpreta José Luis Manzano, quien continuamente está criticando las decisiones de su hijo.

La ruptura entre las dos generaciones es evidente, y queda retratada perfectamente en el final de la película. El padre de José Luis Manzano, interpretado por José Manuel Cervino, realiza una oferta hacía su hijo, en relación al hijo que va a tener en un breve futuro los dos jóvenes. Dicha oferta pone de manifiesto su ideología, en la que los dos jóvenes deberán casarse y formalizar su relación, mientras las dos familias pagarán algo de dinero a los jóvenes hasta que encuentren un trabajo. Sin embargo, Manzano decide rechazar la oferta, porque no quiere ensuciarse ideológicamente con la propuesta. La ruptura queda perfectamente retratada en este final.

Más allá de eso, Colegas nos muestra algunos detalles que resultan de interés como la utilización de una banda sonora que el director utiliza como elemento de transgresión, con una selección de música que contiene muchos temas Rock, y que sirve como elemento identificativo a los diversos personajes jóvenes. A destacar la canción que interpreta el joven Antonio Flores, una auténtica joya.

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s