Inquisición (1976)

descarga (28)

Inquisición (Inquisición, 1976) se trata de una de las películas primerizas de Paul Naschy en la tarea exclusiva de realizador (su opera prima de hecho, Naschy sentía que sus guiones eran desvirtuados en otros realizadores por lo que decidió llevarlos el mismo al cine). La película, como indica el título, nos presenta el período en que actuaba la terrorífica inquisición (aunque en este caso la película se centra en territorio francés, seguramente por no levantar ampollas en suelo patrio) y en especial dentro del proceso de la caza de brujas. La película se une pues al subgénero que se denomina fantaterror, y que tiene a Paul Naschy y a Jesús Franco como sus máximos representantes.

Inquisición es una película de terror muy prototípica de aquellos años. Paul Naschy se mete el mismo en la piel de un inquisidor que realiza una caza de brujas por Francia, hasta que se acaba enamorando de una mujer…La película nos recrea una edad medieval (o moderna, para ser más exactos) que bordea entre la línea de la credibilidad y la del cartón piedra. Tampoco podemos exigir demasiado cuando la mayoría de producciones fantásticas españolas eran aún peor en este aspecto.

Lo cierto es que la película plantea una relación entre dos personajes que es el núcleo principal de la película (cuando no se pierde en hilos narrativos menores) y que es lo que mejor funciona sin duda en el filme. Me refiero obviamente a la relación entre el personaje de Paul Naschy y el de la actriz Daniela Giordano.

descarga (29)

Y es que nuestro inquisidor caerá en las garras de un amor diabólico, que le irá consumiendo poco a poco. Naschy consigue retratar una relación enfermiza, desde su tarea como director (entre la que incluye algún pasaje onírico de importancia) hasta intérprete, con una actuación soberbia que nos retrata un personaje frío y manipulador, que en su vida ha actuado con una parsimoniosa actitud, pero que la lujuria lo cambia completamente.

La recreación que realiza Inquisición, con una tibia fotografía de Miguel Férnandez Milà resulta bastante decepcionante. No resulta real en casi ningún momento y la estética de la película se pierde entre la suciedad y lo tosco de la propuesta. Quizá las secuencias más destacables, más allá de las que suceden en las mazmorras y que hablaremos a continuación, son las escenas medio oníricas (en realidad alucinaciones basadas en drogas, algo que por cierto tiene una componente histórica bastante verídica) del Sabbath, que consiguen crear una iconografía, que a pesar de no ser del todo original (el diablo por ejemplo aparece como una mezcla de diablo y carnero), si resulta interesante por el ambiente pesadillesco que consigue transmitir y así romper con la indiferencia que en general provoca el resto del metraje.

INQUISICION

Aunque también es verdad que la película toca más teclas aparte del género de terror. Y es que ya en Inquisición empieza a plantearse lo que posteriormente se conocería como cine del destape. Al morir Franco en el 1975 y con la paulatina desaparición de la censura (que no desapareció de golpe, sino fijémonos en la película de Pilar Miró, El Crimen de Cuenca) el cine español empezaba a explorar conscientemente lo que hasta entonces había sido un terreno vedado. Comercialmente el desnudo resultaba rentable y por ese motivo Inquisición no tiene ningún tipo de reparo en enseñar planos de las campesinas totalmente desnudas, o incluso mostrar una tendencia erótico-masoquista bastante pronunciada.

Esta última tiene lugar en las numerosas secuencias de tortura que nuestro personaje interpretado por el propio Paul Naschy dirige. Y es que siempre son torturas dirigidas a mujeres (algo también históricamente cierta, pues la caza de brujas afectó muchísimo más porcentualmente hablando al sector femenino) que muestran sus cuerpos al desnudo mientras la tortura emplea todo tipo de aparatos para castigarlas. Hay sin duda un aspecto morboso que Paul Naschy saca a relucir con mucha fuerza, y que queda patente en estas imágenes. El director no justifica la violencia, sino que simplemente se aprovecha de la potencia que le dan estas situaciones argumentales de las que saca partido.

Más allá de eso, la película no tiene demasiada más historia. El desarrollo resulta algo confuso y se nota el bajo presupuesto con el que está realizada la película. Sólo tenemos que fijarnos en las secuencias oníricas del Sabbath, grabadas en un teatro con elementos de cartón piedra simulando bosque. Inquisición es una película que a pesar de algunos detalles interesantes, no consigue escapar de la mediocridad general.

Advertisements
This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s