Tempestad sobre Asia (1928)

Tormenta_sobre_Asia_Tempestad_sobre_Asia-587965767-large

Potomok Chingis-Khana (Tormenta sobre Asia, 1928) se trata de una película de la escuela soviética, dirigida por Vsevolod Pudovkin y que adapta una historia de I. Novokshenov.

La película gira en torno a la colonización por parte británica sobre tierras de Siberia. Gran parte de la película es de hecho un alegato anti colonialista contra los inversores extranjeros que aparecen retratados en la película como los únicos malvados de la obra. Sin duda la película transmite la carga ideológica de la URSS, mostrándonos las malignidades de los estados capitalistas. La película podría compartir pues, mensaje con otras obras de Eisenstein o Dovzhenko. Cuando queda más evidenciado este hecho es durante la primera parte de la película, en la que el estado capitalista aparece definido mediante la puesta en escena.

IMG_0028

La película gira en torno a un nativo de Siberia, interpretado por Valeri Inkishanov, que vive de la misma manera que lo han hecho todos sus ancestros (caza y economía casi de subsistencia). Parte de su trabajo se centra en la venta de las pieles que saca a diversos  animales. Un fatídico día se dirige a vender una preciosa piel de zorro a la ciudad, pero allí es estafado por el gobierno británico, que compra las pieles a un precio mísero para venderlas a un alto precio. Esta parte que transcurre en la ciudad es significativa de la manera de hacer de la escuela soviética. Pudovkin define a los británicos como arrogantes y ambiciosos, con una puesta en escena que no tiene ningún pudor en señalar a los malos del filme (incluso estéticamente son mostrados como personajes arrogantes y opulentos, que no tienen reparo en mostrar su fortuna a los campesinos pobres que se arremolinan sobre ellos) aunque para ello recurra a un evidente maniqueísmo.

Resulta ya extraño, leyendo el argumento, que una película soviética de aquellos primeros años nos muestre una realidad que quedaba marginada desde los espectros oficiales, como es la del pueblo Mongol  (ignorado ante la oficialidad Rusa). Pero además gran parte del reparto estaba seleccionada teniendo en cuenta estos parámetros, (actores nativos) cosa que desagradó a gran parte de los espectadores (y la crítica). De todas maneras, hemos de tener en cuenta que las películas de Pudovkin así como las de los demás directores de la escuela soviética no eran las más populares dentro de la URSS. La Comedia popular siempre iba un paso más allá en cuanto a número de aficionados.

El manido montaje soviético tiene una participación estelar en Tormenta sobre Asia. En los primeros planos, cuando Pudovkin nos enseña las estepas y las tierras de Siberia, los planos tienen una duración considerable y la película se recrea en una estética que nos trata de transmitir el espíritu de firmeza de los descendientes del gran Khan. Sin embargo, cuando hay escenas en las que el eje predominante es la acción, el montaje se acelera considerablemente. Desde la secuencia en el mercado, donde la población  de Siberia se rebela contra la tiranía británica hasta el alzamiento final. Montaje analítico en todo su esplendor.

4lFFz

Hay también una vena documentalista que se hace bastante fuerte en diversos momentos del metraje. A Pudovkin, parece interesarle el retrato de esta población nativa y casi con carácter antropológico podemos observar el corte con el que se realizan algunas secuencias. Desde la descripción de las propias costumbres de la tribu, en el principio del filme, donde nos muestran sus maneras de vivir, su modus vivendi, hasta la economía primitiva con la que subsisten (el comercio de pieles es el más grande ejemplo). También Pudovkin incluye parte de la religión mongola, con secuencias de una duración considerable que nos desvelan las particularidades de los ritos que tienen lugar en el seno de esta población.

El Anticolonialismo se completa con la parte final del filme. Nuestro protagonista, que iba a ser ejecutado es salvado a última hora por una estrategia política. Y es que los británicos encuentran un papel en sus utensilios, que parece ser que demuestra que nuestro personaje es un descendiente del mismísimo Ghenghis Khan. Los dirigentes lo utilizan para tener un gobierno títere que tenga la aprobación del populacho, pero que al fin y al cabo obedezca todas sus órdenes. Así pues la película pone al descubierto las tretas que tienen los países del primer mundo para dominar a su antojo a los gobiernos más pobres (algo que la URSS misma haría en un futuro no muy lejano).

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s