Sin Novedad en el Frente (1930)

descarga (2)

All quiet in the Western Front (Sin novedad en el Frente, 1930) es una película norteamericana, cierto. Pero no trata sobre soldados norteamericanos participando en la guerra, sino que se centra en la vida de unos jóvenes estudiantes alemanes que se alistan como voluntarios a la Primera Guerra Mundial. Por tanto, el filme adopta el punto de vista de los perdedores, algo ciertamente inusual (probablemente, porque la película está realizada en período de entreguerras, un filme como Sin Novedad en el Frente justo después de la segunda guerra mundial habría sido prácticamente imposible que hubiera visto la luz). No es menos inusual que además el filme es un alegato demoledor contra la guerra y que fuera recompensado con la victoria en la ceremonia de Los Oscars, donde consiguió el premio a mejor película.

La película está basada en la obra literaria de un escritor Alemán, Erich Paul Remark, quien como otros muchos combatió en el frente. A pesar de las críticas que encontró, la novela fue un gran éxito. La obra interesó personalmente al presidente de la Universal, Carl Laemmle, de origen alemán, que inició los preparativos para llevarla a la gran pantalla. La dirección recaería sobre el director de origen ruso Lewis Milestone (aunque en un momento no había sido el director previsto[1]), quien realizó la película por la que pasaría a la historia, pues en su trayectoria posterior no consiguió igualar el nivel de este filme.

descarga (3)

George Cukor, nombre ilustre que por aquel entonces no había dado aún sus importantes pasos en el mundo del cine, fue el encargado de la supervisión de los diálogos. Los actores de Sin Novedad en el Frente se buscaron en jóvenes actores desconocidos para el gran público, como es el caso del protagonista interpretado por Lew Ayres, porque el filme no buscaba un reparto estelar, sino la identificación del público con actores que encarnaban gente como pudieran ser ellos mismos.

Sin Novedad en el Frente es una de las mejores películas bélicas que se han rodado jamás. No sólo por el mensaje tan brutal que desarrolla, sino que incluye novedades formales que supusieron un avance enorme respecto a otros filmes del momento. Hay que recordar que la época del cine sonoro empezaba a entrar con profunda irrupción en el mundo de Hollywood. El célebre filme de Alan Crosland, The Jazz Singer (El cantor de Jazz, 1927) se había estrenado sólo tres años antes, y había supuesto (o parte de la historiografía lo ha sintomatizado en este filme) un importante cambio. Sin embargo, es realmente el filme de Lewis Milestone el que demuestra las capacidades que podía ofrecer el cine sonoro. La guerra, un escenario que aunque suene duro decirlo, era el escenario ideal para el aprovechamiento las particularidades que ofrecía esta innovación técnica. Las metralletas, los disparos, pero sobre todo la artillería está totalmente presente en el filme. De hecho, Sin Novedad en el Frente crea un auténtico leimotiv con la reiterada artillería, elaborando una atmósfera malsana.

Iconográficamente, la película nos deja escenas para la memoria, y que se mantuvieron (y mantienen) en el imaginario colectivo durante décadas. Por ejemplo, el inicio del filme nos muestra una sociedad alemana que se encuentra totalmente jubilosa ante el hecho de ir a la guerra y salvaguardar los derechos nacionales. Una de las escenas clave en este sentido la encontramos en la escuela, donde el profesor de nuestros protagonista realiza un ciego discurso patriótico, exaltando las delicias de la guerra y el morir por la patria (citando a la célebre cita de Horacio, Dulce et decorum est pro patria mori :Dulce y Honorable es morir por la patria). Estas imágenes de locura, de un personaje exaltando los valores patrióticos para que muchachos jóvenes se alistarán al ejército ha quedado totalmente grabada en la mente de muchos, y esto se debe sin duda a filmes como este de Lewis Milestone.

Sin-Novedad-en-el-Frente-Lewis-Milestone-1930-5

Las Trincheras, el campo de batalla por excelencia de la Primera guerra mundial, aparecen representadas en Sin Novedad en el Frente con toda su crudeza. De hecho el filme también crearía una iconografía que sería utilizada en otras películas. El maravilloso travelling que encontramos en el filme no puede dejar de recordarnos el que realizaría años más tarde un genio cinematográfico como Stanley Kubrick con Paths of Glory (Senderos de Gloria, 1959)

Otra maravillosa escena es la que nos representa a los soldados del batallón discutir sobre cómo se ha originado la guerra. La conversación que mantienen no deja de ser un ataque irónico sobre los mandamases que han creado una guerra que sólo beneficia a determinados sectores.

Y por supuesto, el final del filme, una terrible secuencia que resume en pocos minutos la idiotez generalizada que Sin Novedad en el Frente ha denunciado a lo largo de su metraje, pero además con una oda a la belleza a la que pocos filmes bélicos han llegado.

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s