El Castillo Maldito (1940)

descarga (60)

The Ghost Breakers (El Castillo Maldito, 1940) es una película sin gracia ni esmero en la que como es habitual en este tipo de parodias cómicas a la que se adscribe el filme, participó Bob Hope como actor principal. Un cómico que sin saberse muy bien el porqué tiene un renombre internacional, cuando lo cierto es que realmente ni una de las películas en las que participó (de toda su prolífica carrera) merece ser destacada.

La película fue dirigida por Georges Marshall, un director que hizo también una larga carrera en Hollywood pero sin llamar tampoco la atención. Lo cierto es que después del éxito que tuvo la Paramount con el filme englobado dentro de los géneros del Terror y la Comedia The Cat and The Canary (El Gato y el Canario, 1939) la productora decidió reeditar el éxito con un filme que contara con el mismo reparto principal: Bob Hope y Paulette Godard,  y con una temática similar[1]. Casi sin quererlo el filme incluyo también al intérprete Anthony Quinn en un doble papel, aunque en aquellos momentos el actor no gozaba aún del mismo prestigio que adquiriría con el tiempo. Y así surgió el Castillo Maldito.

Y eso que la película no empieza mal. Georges Marshall reconstruye desde el primer minuto una atmósfera tenebrosa, en la que no podían faltar la típica tormenta con rayos y truenos. Marshall nos presenta entonces a los personajes principales del filme. Paulette Godard es una joven que está a punto de realizar un viaje a Cuba para heredar una antigua casa familiar. Sin embargo, recibirá algunas llamadas telefónicas que le advertirán de los peligros que oculta la casa. Ella no hará caso y seguirá adelante con sus planes iniciales.

ghost_4

Entra en aparición el personaje que interpreta Bob Hope, que sin quererlo ni beberlo, se verá involucrado, junto a su criado, en la misma aventura que la del personaje de Paulette Godard. Podemos señalar que claramente se encuentran dos películas en El Castillo Maldito. La primera de ellas es una trama detectivesca de poco calado en la que vemos como el personaje de Bob Hope cree haber asesinado a una persona y huye desesperadamente para que no le encuentre la policía. Lo más destacable es el tono cómico desenfrenado del filme en estos primeros compases, que no tiene reparos incluso en realizar alguna alusión a las películas que en parte parodia, como las de Basil Rathbone (Ergo, a las adaptaciones de Sherlock Holmes en las que este intérprete haría siempre el actor y personaje principal).

Algún Gag aislado, y poco más. Pasamos pues a la segunda parte del filme, en el que la mezcla entre terror y comedia se hace más patente para abandonar la trama detectivesca de la primera parte. Es ahí donde el filme consigue alzar un poco el vuelo, aunque desde luego no es gracias a la trama cómica del filme. Bob Hope y sus fallidos gags siguen sin conseguir sus objetivos (ni siquiera aludiendo cómicamente a los demócratas, cosa que por otra parte no sorprende proviniendo de quien viene). Los protagonistas llegan a Cuba, donde parece ser que se encuentran además de con una casa encantada, con algún que otro zombi (poco importa que la leyenda originaria provenga de la isla cercana de Haití y no de Cuba). Lo cierto es que el guión demuestra tener algunos desajustes importantes y el personaje de Paulette Godard parece desaparecer por momentos para reaparecer en el momento oportuno.

descarga (61)

Lo poco positivo del filme lo encontramos en la ambientación tenebrosa que realiza la película del castillo que hereda el personaje de Paulette Godard. La película se vuelve más oscura (pero nunca abandonando las gansadas pseudocómicas de Hope) y se centra en la descripción de un castillo encantado, que contiene todos los elementos clásicos del terror de la época, inclusive las típicas armaduras que parecen moverse solas…El Castillo y la interpretación de Paulette Godard son lo más rescatables sin duda del filme, además de Willie Best.

Que se trata de un filme de la época lo podemos comprobar en el personaje del criado que interpreta Willie Best. Best fue uno de los pocos afroamericanos que pudo realizar una carrera más o menos profesional en el Hollywood clásico. Pero eso no impidió que en casi todos sus papeles hubiera de interpretar personajes estúpidos, tal cual eran los clichés que se imponían a los personajes afroamericanos. En el Castillo Maldito Willie Best interpreta una especie de servidor sumiso al personaje principal que interpreta Bob Hope. De hecho, el personaje de Best no existe como entidad propia, sino que sólo funciona en tanto está al cuidado de su amo. Además de recorrer a algún chiste racista (el tópico del Pollo frito aparece en escena) la película nos muestra a este personaje como un auténtico cobarde y muy supersticioso de las leyendas locales sobre fantasmas y espíritus. Y aún todo esto, el filme no sería nada sin su interpretación.

[1] John Reid, Memorable films of the Forties, Ed. Lulu.Com, 2004, p. 97

This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s