Mirando hacia atrás con Ira (1958)

220px-Looking_back_moviep

Look Back in Anger (Mirando hacia atrás con ira, 1958) fue la primera película producida por la Woodfall film, una compañía que tendría un papel capital dentro de la nueva ola inglesa conocida como el Free Cinema. Fue fundada por tres hombres, Tony Richardson (quien dirigiría el primer filme), John Osborne (Dramaturgo que escribió la obra teatral que adapta la película) y Harry Saltzman (quien abandonaría la producción de películas de Free Cinema para acercarse a la más lucrativa saga de James Bond). La película adapta la obra de Jonh Osborne de título homónimo, que causó una profunda sensación en el público y crítica británica.

Y es que la película, que simbólicamente inicia el Free Cinema junto con Room at the Top (Un lugar en la Cumbre, 1959) de Jack Clayton, supone una ruptura con los valores preestablecidos de la cinematografía tradicional. El título de la obra es más que significativo. A diferencia de movimientos como la Nouvelle Vague francés, en el Free Cinema encontramos una voluntad transformadora de la sociedad, que en muchas ocasiones es vista desde una perspectiva de realismo social. En Mirando hacia atrás con Ira, la voluntad de transformación de una sociedad que está podrida desde sus cimientos resulta palpable desde el odio que emana nuestro protagonista principal.

En efecto, el filme gira indiscutiblemente sobre el protagonista que interpreta Richard Burton. Y especialmente, en torno al odio que profesa sobre absolutamente todo. Acostumbrados al buenrollismo general del cine del momento (que parece haberse trasladado a la contemporaneidad de manera indefinida) el personaje de Burton se hace eco en su propia idiosincrasia de una sociedad que estaba llegando hasta el límite. Como muchos otros personajes del Free Cinema, por ejemplo, el que interpreta Tom Courtenay en The Loneliness of the Long Distance Runner (La Soledad del Corredor de Fondo, 1962) del propio Richardson o Richard Harris de This Sporting Life (El Ingenuo Salvaje, 1963) de Lindsay Anderson, Burton representa el arquetipo de joven que empezaba a rebelarse contra la sociedad construida por los adultos. No es casual que a este movimiento del Free Cinema se le asocie la etiqueta de “Angry Young men”[1] (en castellano, jóvenes airados) por presentar personajes contestatarios y críticos con el mundo que les rodea.

images (91)

Es cierto que Mirando hacia atrás con ira es la película más encorsetada de Tony Richardson. Seguramente porque la influencia de John Osborne en la creación de la película fue bastante importante. De hecho, el lenguaje cinematográfico que emplea el filme está en numerosas ocasiones relacionado con el mundo teatral, del cual obviamente provenía Osborne (recordemos que la obra se estrena primero en los tabloides británicos). En ocasiones, esto produce una cierta rigidez esquemática, aunque también es verdad que el talento de Richardson asoma ya en algunas secuencias clave del filme.

La película gira en torno al ecosistema familiar tan extraño que ha montado el personaje principal, que interpreta Richard Burton. No sólo vive con su mujer, que interpreta Mary Ure, sino también con un amigo suyo, llamado Cliff (interpretado por Gary Raimond, quien por otra parte no tiene inconveniente en piropear a la mujer de su amigo delante suyo) y posteriormente se añadirá una amiga de su mujer, interpretada por Claire Bloom. Lo cierto, es que si a un espectador en pleno 2015 ya le puede soprender un modus vivendi tan extravagante, podemos entender la reacción molesta de muchos espectadores pertencientes a generaciones más mayores. Este propio rechazo aparece literalmente en el filme, en dos secuencias que van cronológicamente unidas. Nuestro personaje y su pareja van al cine, en lo que parece un filme  propagandístico colonial, donde los británicos se imponen ante lo que parece una tribu indígena. Ante los comentarios en voz alta que nuestro protagonista realiza en el cine, un espectador de edad avanzada le espeta que si no le gusta el país, lo mejor que puede hacer es marcharse. Justo al salir del cine, nuestros protagonistas se encuentran con la mirada inquistorial de gente mayor. Es un clara muestra de la ruptura generacional.

images (92)

El filme pivota completamente en torno a los paroxísticos discursos que realiza el personaje de Burton. Su odio queda  plasmado en los continuos diálogos desdeñosos que realiza sobre su mujer y su entorno. En realidad, Mirando hacia atrás con ira es una película ciertamente difícil de digerir. La lengua viperina de nuestro protagonista y el veneno que emana de esta se dispersan incluso por la puesta en escena de la película, que se encuentra influenciada por el discurso central del filme. Al igual que nuestro protagonista, Richardson recurre a elementos formales para delimitar la apatía de nuestro protagonista.

[1]  En realidad, tanto a Richardson como a Osborne, la etiqueta no les entuiasmó: SIERZ, Aleks, John Osborne’s Look Back in Anger, Ed. Continuum Books, Londres 2008

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s